#SuperBowl, ventana que atrae a políticos

El evento deportivo es aprovechado como escaparate por personajes de la política estadounidense. Marcas y empresas publicitarias también recurren a él para establecer sus puntos de vista
Los días previos al juego hubo protestas contra la política de Trump afuera del estadio, en Houston (TRISH BADGER. REUTERS)
07/02/2017
04:20
Alonso Cedeño
-A +A

En una semana que vio a @RealDonaldTrump correr a la fiscal general interina por negarse a defender una orden ejecutiva, a una vocera de la Casa Blanca inventar una masacre para justificar la xenofobia del mandatario, donde el líder del ejecutivo se dedicó a descalificar al juez federal que dio un revés judicial a la prohibición de entrada de musulmanes a Estados Unidos, donde se especuló sobre llamadas negativas con tres jefes de Estado aliados, donde las protestas en aeropuertos, por parte de gobernadores y de representantes demócratas y republicanos por igual, el análisis de la conversación política o la ausencia de ella durante un partido de futbol podría resultar extraña, pero sucede que bajo el principio de polarización que ha desarrollado el inquilino de la Casa Blanca el SuperBowl generó mucha expectativa al respecto.

Siendo el evento mas visto en la televisión, también es el que más presencia genera en medios sociales, y el foro que se ha ocupado en los últimos cinco años para que los políticos intenten conectar con audiencias que normalmente no están pendientes de ellos.

Twitter reportó el año pasado que durante el Super Bowl 50 su audiencia sufrió una caída de 25% con respecto a los 28.4 millones de mensajes que se emitieron en el SuperBowl 49.

Tal vez esperando una caída similar, por primer año Twitter decidió reportar audiencia en lugar de mensajes: 4,300 millones de visualizaciones de tuits relacionados con el #SuperBowl. Por su parte Facebook reportó que mas de 65 millones de usuarios compartieron un total de 200 millones de publicaciones, interacciones y comentarios sobre el mismo evento.

Sin embargo estas no son las únicas formas que cambiaron, recordemos que en 2013 ya en plena carrera por la reelección @FLOTUS (ahora @FLOTUS44) aprovechó un mensajes de apoyo a Beyoncé para posicionar a su familia como un ejemplo de cercanía y normalidad, https://twitter.com/FLOTUS44/status/298240788943499267 . @HillaryClinton hizo lo propio en 2014 y ahora en 2017 sobre el espectáculo del medio tiempo.

Al respecto, muchos esperaban que @LadyGaga con sus 65.2 millones de seguidores, de los cuales 55% son falsos según twitteraudit.com, hiciera un posicionamiento político durante su show, con el antecedente de haber participado en la Marcha de las Mujeres y ser una crítica recurrente del presidente Trump. Sin embargo esto no ocurrió, acaso una leve modificación de la popular canción America, la bella y casi para finalizar su actuación un abrazo mientras decía “quédate aquí” a una bailarina con rasgos que podrían ser los de un inmigrante.

Las marcas y la publicidad también aprovecharon para establecer sus puntos de vista, tal vez motivados por los últimos procesos de activismo, viralización y asociación que comentamos la semana pasada. Desde Anheuser-Busch, la fabricante de la cerveza Budweiser pero también la accionista mayoritaria de Cervecería Modelo, quien mostró un comercial donde cuenta la historia uno de sus fundadores, hasta la poco conocida tienda de materiales de construcción “Lumber 84”, que presentó un comercial cuya versión completa solo pudo ser vista en su página de internet, según la propia marca pues la cadena Fox, de tendencias republicanas, consideró demasiado controversial escenas donde aparecía un muro, pero donde también influyó seguramente la duración, más de seis minutos a cinco millones de dólares el espacio de 30 segundos.

En el análisis de un amigo y colega, Make America Great Again se ha convertido no sólo en un slogan, sino en un pretexto, “quien no está a favor de mis decisiones está en contra de su país y será responsable de todo lo malo que suceda”, nos insinúa el presidente-empresario. El balance de lo dicho durante esta semana, y de los comerciales que vimos durante el partido nos da una señal clara que si bien, hay algunos que apuestan por una franca confrontación, lo políticamente correcto es estar en contra del presidente, quien por supuesto ya dejo claro que no es político y que las formas, y los pesos y contrapesos tradicionales no le importan, y en su mundo de “hechos alternativos” no hay más verdad que la de Twitter, su Twitter.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS