Korenfeld dio contratos por 25 mdp a universidad que le otorgó doctorado

En 2015 Conagua erogó 25 mdp por 3 estudios en institución de Tel Aviv, la cual confirió al ex director un "honoris causa" y presidencia del centro de investigación. Ven conflicto de interés
El 29 de marzo de 2015, Korenfeld fue fotografiado al subir a un helicóptero oficial de la Conagua para un viaje personal a Vail, Colorado. El 9 de abril renunció a su cargo (TOMADAS DE VIDEO)
28/02/2017
03:10
Pedro Villa y Caña
-A +A

La Comisión Nacional del Agua (Conagua) contrató por 25 millones de pesos y adjudicación directa los servicios de la Universidad de Tel Aviv por tres estudios de contaminación de agua en el territorio nacional en 2015. En ese año la institución educativa de Israel le confirió a David Korenfeld Federman el título de doctor honoris causa y el nombramiento de presidente del Consejo Directivo de su Centro Internacional del Agua.

Documentos públicos consultados por EL UNIVERSAL detallan la asignación por realizar estudios en esa universidad por adjudicación directa y los reconocimiento al ex funcionario público en el mismo año.

El 30 de noviembre de 2013, en el marco de la visita de Shimon Peres, entonces presidente de Israel, a nuestro país, Korenfeld Federman, todavía director de Conagua, y Joseph Klafter, presidente de la Universidad de Tel Aviv, se reunieron y anunciaron un intercambio científico y tecnológico en el tema hídrico, puesto que ambos señalaron que la “cooperación es una de las herramientas más eficientes para mejorar la situación mundial del agua y las condiciones sociales y económicas de la población”.

La Universidad de Tel Aviv, en Israel, decidió otorgar un doctorado honoris causa a Korenfeld Federman el 25 de marzo de 2015, por “su destacado liderazgo y por las políticas del agua en México”, así como por “su distinguida posición dentro de la comunidad judía mexicana y su activo fomento de lazos de cooperación en el campo del agua entre Israel y México, en beneficio de ambos pueblos”.

Cuatro días después, el domingo 29 de marzo, un vecino del fraccionamiento Bosque Real, municipio de Huixquilucan, Estado de México, fotografió por la mañana al funcionario federal y a su familia cuando bajaba de una camioneta blanca con maletas para abordar una aeronave en el helipuerto del complejo residencial.

En medio de cuestionamientos por el uso del helicóptero de propiedad federal para asuntos personales, se confirmó que el funcionario y su familia viajaron a Vail, Colorado, donde tenían una reservación para pasar las vacaciones de Semana Santa.

El 9 de abril, 12 días después, David Korenfeld presentó su renuncia al cargo. Expuso en una conferencia: “Desde que se presentó el evento me he conducido como siempre lo he hecho en mi vida pública y privada: apegado a los valores de la verdad, honestidad, siempre de frente y con transparencia”.

Casi un mes después, el 14 mayo, en una ceremonia en las instalaciones de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, el ex director de la Comisión Nacional del Agua recibió el máximo grado de una institución universitaria, el honoris causa que se había anunciado desde marzo.

“Es un gran honor recibir un doctorado honoris causa de una de las universidades más importantes de Israel”, recogió el periódico The Jerusalem Post.

En julio de ese año, el sitio en línea de transparencia de la Comisión Nacional del Agua detalló que se realizaron acciones para establecer tres contratos con esa misma institución educativa israelí, para realizar estudios del agua en México por los que recibió un total de 25 millones de pesos.

En la página de internet de la dependencia no se indica la forma en que fueron otorgados estos trabajos; sin embargo, al buscar en la página de obligaciones de transparencia se detalla que los contratos CNA-UTELAVIV-01-2015, CNA-UTELAVIV-03-2015 y CNA-UTELAVIV-04-2015 fueron otorgados por adjudicación directa amparados en el articulo 1 de la Ley de Adquisiciones, el cual permite asignar montos a instituciones sin necesidad de realizar una licitación pública.

La dependencia federal señaló que por la investigación sobre contaminantes emergentes en matrices ambientales en el país, la universidad israelí recibió 15 millones de pesos de dinero público.

Los recursos tuvieron como objetivo dotar a la Conagua del conocimiento y métodos analíticos para la detección de contaminantes emergentes seleccionados en diferentes matrices ambientales, según el informe final de 33 páginas.

Por los estudios acerca de la reutilización de aguas residuales en México, el caso Sonora y por el documento Muestreo, técnicas de medición de parámetros in situ, y estrategias de monitoreo para la vigilancia del agua subterránea, el organismo federal pagó 5 millones de pesos por cada análisis.

El informe final indica que “el estudio inició en julio de 2015, luego de un encuentro entre profesionales de la Conagua y los científicos de la Universidad de Tel Aviv”, sin dar más detalles de la justificación por las que se le asignó realizar ese trabajo.

La institución educativa israelí revela que el análisis careció de información importante para la investigación sobre el agua residual de Sonora.

“Nos gustaría poner énfasis en que a pesar de los enormes esfuerzos del Organismo de Cuenca Noroeste y de la Comisión Nacional del Agua para ayudar y proporcionar una base de datos completa en el área de estudio, gran cantidad de información crucial aún falta, principalmente, en cuanto a la que se refiere a la cantidad y calidad de las aguas residuales”, refiere el documento publicado por la universidad de Israel.

Tres meses después de haber iniciado los trabajos por los contratos adquiridos, el 8 de octubre Joseph Klafter, presidente de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, informó que había nombrado a David Korenfeld presidente del Consejo Directivo de su Centro Internacional del Agua.

El nombramiento de la universidad israelí a David Korenfeld Federman contraviene lo dispuesto en la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, que indica en su artículo 9 que el servidor público que deje de desempeñar su empleo, cargo o comisión, en ningún caso aprovechará su influencia u obtendrá alguna ventaja derivada de la función que desempeñaba hasta un año después de haber concluido sus funciones.

“No se respetó la ley”

Para especialistas en los temas de transparencia y corrupción consultados por EL UNIVERSAL, los contratos otorgados a la Universidad de Tel Aviv y las distinciones de esa casa de estudios a David Korenfeld sugieren que hubo conflicto de interés.

Marco Fernández, investigador de México Evalúa, aseguró que el ex director general de la Comisión Nacional del Agua no respetó los lineamientos de la ley de responsabilidades de los servidores públicos , puesto que no se esperó un año para tener cualquier vínculo con la Universidad de Tel Aviv.

“Se sugiere que pudo haber existido un conflicto de interés, porque no se respetaron los términos de la Ley de Responsabilidades de Funcionarios Públicos en los que el ex director general de la Comisión Nacional del Agua no estuviera involucrado con una asociación a la cual se le da posteriormente un contrato para servicios de la dependencia. Debió haberse esperado un año en términos de la legislación y no lo hizo”, declaró.

Para el también profesor de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Instituto Tecnológico de Monterrey, la revisión de los documentos no justifica la razón por la que se hizo la adjudicación directa a la universidad de Israel.

“Me parece que tenemos un problema serio en donde inevitablemente hay la apariencia de que favor con favor se paga y, por lo tanto, la Universidad de Tel Aviv le da una distinción honoris causa no por sus capacidades en el sector, sino pareciera que fue respondiendo a los beneficios económicos que la universidad obtuvo a partir de tres contratos por un total de 25 millones de pesos”.

Para Max Kaiser, director de Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), es necesario que la Comisión Nacional del Agua detalle con precisión el motivo por el que se dieron estos contratos millonarios a la universidad, puesto que esto da pie a inferir que hubo conflicto de intereses debido a su relación con David Korenfeld Federman.

“Se puede hacer una inferencia lógica: Korenfeld instruyó que se otorgaran estos contratos, lo corren y termina en la Universidad de Tel Aviv, eso suena lógico, no sé si el que suena lógico quiere decir que hay un acto de corrupción. Suena a conflicto de interés, a conflicto de influencias”, comentó el experto del Instituto Mexicano para la Competitividad. El especialista consideró que es necesario que el organismo federal justifique y explique “si la Universidad de Tel Aviv fue la idónea para hacer estos trabajos, si estos estudios se están usando o sirvieron para algo, además de que si no había otro instituto o universidad que lo pudiera haber hecho por mucho menos costo”.

Académicos en el estudio del agua que pidieron el anonimato indicaron que es dudosa la forma en que fueron otorgados los estudios millonarios, además de señalar que la Universidad de Tel Aviv no es una institución que sea referente en el tema o que destaque mundialmente por la investigación del agua.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS