Ni PRI ni Delfina, el rival es AMLO en Edomex: Laura Rojas

El proceso interno del PAN será limpio, asegura; Delfina Gómez podría convertirse en Juanita , dice
Laura Angélica Rojas Senadora del PAN (IRVIN OLIVARES. EL UNIVERSAL)
16/02/2017
03:30
Suzzete Alcántara
-A +A

 

Video

Ni PRI ni Delfina, el rival es AMLO en Edomex: Laura Rojas

El proceso interno del PAN será limpio, asegura; Delfina Gómez podría convertirse en Juanita, dice

La senadora y aspirante a la candidatura del PAN a la gubernatura del Estado de México, Laura Angélica Rojas Hernández, afirma que el rival a vencer en la contienda del próximo 4 de junio será Morena y no el PRI, porque asegura que ha sabido capitalizar el enojo social que se dio por el incremento a los precios de las gasolinas.

Afirma que la diputada con licencia y candidata de Morena, Delfina Gómez, es una Juanita, ya que el verdadero abanderado es el líder nacional de su partido, Andrés Manuel López Obrador, basta con ver el spot en el que ella dice tres frases y él, el resto.

“Morena está creciendo de una manera importante en el Estado de México y en el país, Andrés Manuel es quien está capitalizando el malestar social, hay que decir que la candidata no es Delfina, a mí me preocupa que ella sea una ‘juanita’”, reitera. 

Rojas Hernández dice que el método de designación es el más acertado para ganar la elección en la entidad, razón por la cual es tiempo de que el objetivo mayor sea lograr la alternancia, más allá de los deseos personales, “ese fue el motivo por el que acepté” la decisión de la Comisión Permanente local, aun cuando asegura que le costó trabajo en un inicio.

En entrevista con EL UNIVERSAL, agrega que la ruptura de la alianza con el PRD no perjudica, por el contrario, ha generado al interior del PAN mexiquense entusiasmo, ya que había recelo en que el abanderado fuese Alejandro Encinas.

Se dice confiada de que no habrá una designación directa en caso de que sea Josefina Vázquez Mota, y de ser así, promete sumarse a su campaña, pues argumenta que es tiempo de que el Estado de México cambie de régimen, luego de ser gobernado por el PRI casi 90 años.

Sobre si su presidente nacional, Ricardo Anaya, puede utilizar la candidatura en la entidad con miras a 2018, prefiere no comentar, pues antes de ganar la Presidencia de la República se tiene que pasar por Coahuila, Nayarit, las alcaldías en Veracruz y el Estado de México.

¿Ve bien el cambio de pasar de un proceso interno a una designación?

—Creo que lo más importante es buscar que el partido gane la elección del Estado de México y para eso tenemos que definir el mejor método que nos lleve a elegir al candidato con quien podamos lograr ese objetivo.

Desde el principio he tenido claro que el objetivo es conseguir al mejor, que nos lleve al objetivo mayor, que es ganar el Estado de México, porque es una entidad donde no ha existido la alternancia, llevamos casi 90 años de ser gobernados por un mismo partido que es el PRI, y los resultados están a la vista, tenemos una creciente inseguridad, feminicidios que no cesan, deficientes servicios públicos, una enorme corrupción y esto es por una falta de alternancia.

El método de selección que decidió el partido me parece que para las circunstancias que estamos viviendo es el idóneo, y quiero ser franca en ese sentido, ya lo dijo la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, hubo una intervención de los gobiernos federal y estatal priísta, como lo hicieron hace seis años para impedir la alianza a toda costa.

No dudamos ni por un momento que en la elección interna del PAN pueda haber intervención para que no salga el candidato más competitivo, por eso me parece que teníamos que blindar el proceso, sobre todo cuando el PAN es muy competitivo, como no lo teníamos desde hace 12 años para ganar el Estado de México.

Por eso yo acepté el método de designación directa, y por eso acepté someterme a un proceso de escrutinio público junto con los demás candidatos para medir si soy la que puede garantizar el triunfo del PAN en el Estado de México.

¿De no ser la ganadora se sumaría a quien salga mejor posicionado?

—Sí, por supuesto, porque el objetivo es ganar el Estado de México. El que resulte de este ejercicio de medición, técnico, científico, el más competitivo, yo lo voy a respaldar.

¿El hecho de no ir en alianza no pone en riesgo el triunfo del PAN?

—No, eso es algo que yo declaré mucho, pero la alianza sin duda es una ayuda, nos pone de arranque en una mejor posición, pero no es indispensable para que el PAN pueda ganar solo. Lo hemos visto en otros estados el año pasado, en algunas entidades fuimos solos y ganamos. No podemos dejar permear la idea, porque es falsa que sin alianza no hay triunfo o el PAN está perdido, incluso no ir en alianza nos ha afianzado más en nuestra identidad.

Había resistencia de panistas, no sólo liderazgos, la militancia no está receptiva a que nuestro candidato fuera Alejandro Encinas, le veían una serie de peros, no se sentían identificados, iba a costar mucho convencer a la militancia de que abanderáramos a Encinas, a Juan Zepeda (PRD) mucho menos. Por eso esta circunstancia de no ir en alianza tiene entusiasmada a la militancia y estamos en el ánimo de apostarle por nosotros mismos.

Cualquiera de nosotros que somos aspirantes seríamos un buen candidato. Yo he sido diputada federal; coordinadora de todos los legisladores por el CEN; senadora; mi trayectoria ha sido en el Congreso, básicamente parlamentaria, pero sin duda podría ser candidata, y lo que tenemos que privilegiar es la unidad, concentrarnos en el bien mayor, independientemente de si yo quería ser o no. Claro que me encantaría ser la abanderada del PAN, pero lo más importante es garantizar el triunfo el 4 de junio.

¿Se habla de que Josefina Vázquez Mota no percibe una inclinación?

—Eso hemos estado hablando mucho con la dirigencia nacional, es una de las cosas que como aspirantes pedimos, que éste no sea un ejercicio de simulación, que no se partiera de una decisión tomada, que partiéramos de los liderazgos mexiquenses y la dirigencia ha sido muy receptiva a esto.

Pedimos un ejercicio real, de mediciones científicas con encuestadoras reconocidas, que sean profesionales, con renombre y prestigio, y en función de los nombres asumiremos los resultados. Si Josefina define inscribirse y participar, pues bienvenida, entre más panistas con trayectoria se sumen, mejor, pues nos da mayor oportunidad de ganar.

Por el método de medición hacia afuera da la certeza de que habrá piso parejo, pues hemos pedido que la medición sea no sólo cuantitativa sino cualitativa, porque esto también es importante. Claramente Josefina tiene una exposición nacional de muchos años, no somos ingenuos, por eso pedimos que no sea sólo un trámite que se mida la parte cualitativa y ver qué tanto podemos crecer los demás aspirantes y esto nos puede servir para futuros procesos.

El método se va acordar por consenso. Nosotros vamos a elegir a las encuestadoras, el cuestionario, hacerle modificaciones, me parece un buen método, por eso lo acepté, si fuera una imposición o de trámite no habría participado, no me habría prestado a una simulación.

¿No se está sepultando la democracia en el PAN mexiquense?

—Tengo confianza, porque estamos sentados todos a la mesa, y vamos a ser nosotros los que definamos el método. Además, la designación está contemplada en los estatutos, y mientras esté justificado y evite una intromisión en el proceso, porque además está justificado, porque 53% del padrón de la entidad está mal y esa ha sido uno de los temas que venimos arrastrando desde hace años, padrones inflados, afiliaciones masivas, 53% del padrón no es localizable, más de la mitad es gente que no sabes cómo encontrarla.

Mi percepción es que había riesgo y por este método creo que es mejor. Tampoco creo que genere una división, la mayoría de los equipos estatales, estamos respaldando esta decisión, un grupo que tiene todo mi respeto y que no hay que menospreciar ni minimizar, porque es una fuerza importante, la que representa el diputado Ulises Ramírez se ha manifestado en contra; sin embargo, no son la mayoría de los militantes y confío en que podamos sumarlos al proceso.

Al principio —lo tengo que decir— nos costó trabajo, porque teníamos un trabajo andado de meses, con la idea de una elección interna, y costó hacer una reflexión poniendo el bien mayor por encima de lo personal. Yo confío en que salgamos juntos, Ulises Ramírez siempre sabe hacer equipo, el partido lo necesita y salir unidos.

¿Usted percibe que con esta designación Ricardo Anaya está preparando su candidatura para 2018?

—Yo no podría contestar eso. Habría que preguntarle sus intenciones más profundas, porque eso sólo lo puede responder él, pero lo que se está allanando es el camino para que el PAN gane la gubernatura en el Estado de México y la Presidencia en 2018. ¿Quién va a ser el candidato? No se sabe, faltan meses para llegar a septiembre.

Yo diría que no es indispensable el Estado de México para ganar el proceso federal de 2018, pero ayudaría muchísimo. Si ganamos es muy probable que también obtengamos el triunfo el próximo año, nos pone nuevamente en una manera clara y competitiva, pero como con el tema de la alianza, que si no se gana la gubernatura, demos por perdido 2018, tenemos otros estados donde gobierna el PAN y una fuerza importante de alcaldes.

¿Quién es el rival a vencer?

—Morena está creciendo de una manera importante en el Estado de México y en el país, López Obrador es quien está capitalizando el malestar social, hay que decir que la candidata no es Delfina, a mí me preocupa que Delfina sea una Juanita. Andrés Manuel es el candidato, basta ver el spot que sacó Delfina, ella dice tres palabras y el presidente de su partido el resto, pero será tarea de nuestro candidato y del partido diferenciarnos.

El PAN tiene con qué demostrar que en sus filas hay políticos que queremos hacer las cosas bien. Con las iniciativas que he presentado como el tope de salarios, no sólo en el Congreso, en el Poder Judicial, la de eliminar el fuero o la que pide que los candidatos estén obligados a registrar promesas de campaña ante el INE para que después puedas verificar si las están cumpliendo o no, la ley 3de3, los ejercicios de parlamento abierto. El PAN tiene con qué decir: “No todos somos iguales”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS