Subsidios a la gasolina son regresivos: Senado

En el documento “Aspectos relevantes sobre la liberalización de los precios de las gasolinas y el diésel en 2017” se propone establecer impuestos a los combustibles destinadps a financiar transporte público y fortalecer los programas sociales que promuevan una mejor distribución del ingreso entre la población
14/01/2017
18:57
Misael Zavala
Ciudad de México
-A +A

A través de un documento, el Senado de la República concluyó que los subsidios a la gasolina son regresivos, pues benefician principalmente a los estratos de la población con más altos ingresos y, además, perjudican el medio ambiente y a la salud de la población.

El documento “Aspectos relevantes sobre la liberalización de los precios de las gasolinas y el diésel en 2017”, elaborado por la Dirección General de Finanzas del Instituto Belisario Domínguez (IBD), propone eliminar los subsidios, establecer impuestos a los combustibles que se destinen a financiar transporte público masivo y fortalecer los programas sociales que promuevan una mejor distribución del ingreso entre la población.

“De acuerdo con la Ley de Hidrocarburos, las Secretarías de Hacienda, Energía y Desarrollo Social deben evaluar la conveniencia de instrumentar programas de apoyo focalizados que contribuyan al adecuado suministro de combustibles básicos, a precios asequibles, en zonas rurales y urbanas marginadas”, detalla.

En un comunicado, el Senado informó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer, el 27 de diciembre, la metodología para calcular los precios máximos a las gasolinas y diésel, la vigencia y las 90 regiones en que se aplicarán, así como los factores que se considerarán para su determinación que son: precio de referencia internacional; costos de logística, transporte, almacenamiento y distribución; ajustes por calidad del combustible; Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) e Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Por su parte, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) emitió una opinión en el sentido de que la liberalización de los precios de gasolinas y diésel implica que dichos precios deberían reflejar los costos de cada actividad de la cadena de valor y logística.

Destaca que, a través de la Ley de Ingresos de la Federación y de decretos presidenciales, se otorgan diversos estímulos fiscales a los combustibles como la reducción de la cuota del IEPS, los destinados a la zona fronteriza del norte del país, a autotransportistas y a actividades agropecuarias, silvícolas y pesqueras.

El Presupuesto de Gastos Fiscales 2016 estima que, para ese año, los estímulos representarían una pérdida recaudatoria de 67.8 miles de millones de pesos (mmp).

 

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS