25 | JUN | 2019
Alfredo del Mazo Maza (PRI) Presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)

En recorte a CDMX no hay tintes políticos: Del Mazo

19/09/2016
03:50
HORACIO JIMÉNEZ Y SUZZETE ALCÁNTARA
-A +A
La baja en el presupuesto de la CDMX no tiene tintes políticos, dice; la cirugía mayor al paquete económico ya la hizo Hacienda, señala el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfredo del Mazo Maza

[email protected]

El presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, el priísta Alfredo del Mazo Maza no se compromete a que en la definición del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2017 se le otorguen más recursos a la Ciudad de México, en especial al Fondo de Capitalidad.

En entrevista con EL UNIVERSAL, pide esperar a ver de qué tamaño es “la cobija” que les llega por la Ley de Ingresos y que debe quedar aprobada a más tardar el 20 de octubre y, con base en eso, acomodar las prioridades.

El priísta y ex presidente municipal de Huixquilucan, Estado de México, rechaza que haya un tinte político o partidista por parte del gobierno federal para hacer los distintos recortes que se presentaron en el Paquete Económico para 2017 y dice que la Federación actuó con ánimo responsable y prudente para ser congruente con el entorno.

Al preguntarle su opinión por los reclamos del jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, Alfredo del Mazo asegura que es respetable que cada quien quiera pedir más recursos, pues todos quisieran más, “pero también es importante que seamos congruentes con la realidad que tenemos”, señala.

Desde su oficina en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Del Mazo Maza dice que este presupuesto tiene garantizados los recursos para los ciudadanos que más lo necesitan, las obras en proceso y atender gastos en pensiones y, asegura, que ante un recorte de 239 mil millones de pesos se deben hacer “sacrificios”.

Sobre si hay condiciones para modificar el presupuesto, responde que sí, pero rechaza que se le pueda hacer una cirugía mayor.

Al respecto, sostiene que la cirugía mayor ya la hizo la propia Secretaría de Hacienda y el gobierno federal. “Es responsable, realista y congruente con lo que demanda nuestro país para hacer frente a la economía a nivel mundial”, describe.

De acuerdo con Alfredo del Mazo, el recorte al presupuesto del próximo año por más de 239 mil millones de pesos, es necesario por el bien del país y para que las familias mexicanas puedan estar tranquilas.

La Cámara de Diputados y el Senado tienen hasta el próximo jueves 20 de octubre para aprobar la Ley de Ingresos para 2017 y, a partir de ahí, revisar la propuesta que fue realizada por el gobierno federal para el Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo año.

La Comisión de Presupuesto, que preside Alfredo del Mazo, se pone bajo ese contexto en el centro del reflector, pues deberá confeccionar un presupuesto para 2017 que cumpla con las expectativas del gobierno federal y los otros entes del sector público y privado.

Congruencia con el entorno

¿Cómo ve el Paquete Económico para 2017?

—Hay que ser muy congruentes y realistas con el entorno que estamos viviendo y que afecta a nuestro país, en donde vemos que hay un lento crecimiento en las economías internacionales. Hay una alta volatilidad en los mercados y tenemos el proceso electoral de Estados Unidos que, sin duda, genera nerviosismo y eso nos lleva a que las variables tengan movimientos de reducción, de crecimiento o de volatilidad. Esto implica que en el caso de nuestro país se tomen medidas responsables para poder cuidar las finanzas públicas. Creo que el mensaje más importante que se debe enviar es el de responsabilidad, en el sentido de que el gasto sea ejercido de manera eficiente y que tenga los mayores impactos y beneficios para la ciudadanía y para que cuidemos el crecimiento de la deuda.

¿Cómo calificar el Paquete Económico que presentó el presidente Enrique Peña Nieto para 2017?

—Es responsable, realista y congruente con lo que demanda nuestro país, para hacer frente a los retos de economía a nivel mundial.

¿Es lo que requiere el país?

—Considero que sí, porque a pesar de ser un recorte mayor es lo que requiere nuestro país para poder darle tranquilidad a las familias mexicanas en el sentido de que la economía esté en un buen desempeño, creciendo y con estabilidad para nuestro país.

Los ajustes ya se hicieron

La oposición, sobre todo la izquierda, ha pedido que se le haga una cirugía mayor a este presupuesto, ¿ve condiciones para esto?

—La cirugía mayor ya se la hizo la Secretaría de Hacienda y el Ejecutivo a la hora de plantear este recorte, creo que se hizo un análisis muy completo de todas las dependencias, programas y obras que tiene el gobierno federal para ver dónde podía caber este recorte y ajuste. Ahora nos corresponde, sin duda, a los legisladores y a la Comisión de Presupuesto analizar este paquete que se envía, revisar esta propuesta y determinar los ajustes correspondientes que se puedan tener a la hora de la elaboración.

¿Se hicieron recortes parejos?

—Se ha privilegiado a los usuarios de los programas sociales, todos los beneficiarios que estén en un programa social van a seguir contando con ese apoyo que se les daba a través del gobierno federal.

En segundo lugar, se buscó privilegiar las obras que estén en proceso, que ya estén iniciadas y que requieran recursos para continuar. Y tercero, atender los gastos en pensiones que se requieren y que cada vez son mayores, ya que con esto quedan totalmente cubiertos y atendidos. De igual manera, en distintas áreas, hay que seguir brindando buenos servicios de salud, en temas de seguridad y estar conscientes de que en prácticamente todos los ramos y rubros del gobierno federal estamos teniendo una disminución.

Lo que observamos es que el recorte ha sido prudente y responsable para privilegiar los programas de mayor impacto y beneficio a la ciudadanía.

¿Por qué hay tantas quejas por los recortes?

—Todos quisiéramos siempre darle más recursos a cada uno de los programas. Al final de cuentas, todos estos proyectos tienen un destinatario y buscan ayudar a la ciudadanía, y cuando es época de apretarse y ajustarse el cinturón, siempre el hacer recortes duele y hay que escoger entre el mayor beneficio y el beneficio de menor impacto hacía la ciudadanía y cuando tenemos que escoger, pues resulta ser un ejercicio complicado.

¿Ve algún juego político en los reclamos al gobierno federal, incluso desde la jefatura de la CDMX?

—El caso de la Ciudad de México el Fondo de Capitalidad viene en ceros, y es un fondo que se analizará y evaluará y en su momento habrá que destinarle algo de recursos para algunos proyectos específicos que tengan que llevarse a cabo.

También es cierto que este fondo hay que incrementarlo con base en lo que se llegue a recibir por parte de la Ley de Ingresos, pero yo no veo un tinte político en el presupuesto o un tinte partidista, yo veo un ánimo responsable y prudente del gobierno federal de ser congruente con el entorno y la situación actual que tenemos y ser responsable.

Sin castigos

¿No hay ningún castigo para la Ciudad de México?

—Todo el presupuesto es en sí un ejercicio responsable que no tiene tintes partidistas, ni ideológicos sino, al contrario, es el que busca que se pueda seguir con los mejores servicios, programas y apoyos a la ciudadanía que sin duda demanda un sacrificio importante, por lo tanto hay este recorte.

¿Ya no se puede despilfarrar el dinero?

—Yo no le llamaría despilfarrar, creo que es importante que cada vez sea mucho más eficiente la aplicación del gasto. Es decir, vamos a destinar los recursos a los programas sociales que tengan mucho mayor impacto en la población mexicana, a los que tengan mayor rentabilidad social, a los que tengan mayor beneficio a la comunidad y eso quiere decir que apliquemos el gasto de manera responsable y eficiente, ese debe ser uno de los ejes que debemos tener en este presupuesto, que el gasto se aplique de manera eficiente y transparente.

¿Ve en estas declaraciones algún tinte político o intención de llevar agua al molino de la oposición con los reclamos?

—Creo que siempre que hay ese tipo de ejercicios, en donde algunos programas se ven afectados, hay voces que quisieran que no se perjudicara a esos programas, pero más allá de llevarlo a la arena política o partidista, creo que es momento de que todos seamos responsables y congruentes con la situación económica que se vive a nivel mundial y que aboguemos, antes que por cualquier ideología, por la responsabilidad en torno a este presupuesto, para que se convierta en un ejercicio que se marque por la eficiencia y transparencia en el uso de los recursos.

Diputado, dice usted que el Fondo de Capitalidad de la Ciudad de México no va a quedar en ceros, ¿le van a dar recursos?

—No quisiera adelantarme a decir que no va a quedar en ceros y que le vamos a dar algo de recursos, porque partimos, primero de la Ley de Ingresos, de cómo venga y con base en eso veremos de qué tamaño es la cobija para poder acomodar las prioridades y, segundo, se tendrá que discutir con base en las distintas prioridades que se presenten en la Comisión de Presupuesto y las comisiones legislativas para que podamos hacer una distribución. Entonces no quiero adelantarme, pero sí quisiera decir que es un tema que tenemos que revisar detalladamente.

¿Ve condiciones para que se pueda negociar o platicar?

—Veo condiciones para poder escuchar y analizar las prioridades y, con base en esas discusiones, en el trabajo de la comisión se pueda distribuir de la mejor manera el recurso.

¿Ve condiciones para un recorte mayor como lo pide la Iniciativa Privada (IP)?

—El recorte que ya se ha hecho es un recorte de gran calado, de un gran tamaño y también tenemos que ser responsables en seguir atendiendo las necesidades básicas. No podemos llegar a dejar de pagar los sueldos a los maestros, policías, no podemos llegar a dejar de prestar los servicios de salud, no podemos dejar de pagar los servicios de pensiones que tiene el gobierno Federal, por lo tanto, es un ejercicio donde sí se hace un recorte fuerte, importante al presupuesto, pero hay que ser prudentes de hasta donde se puede para no afectar las tareas sustantivas del gobierno.

¿Cuál es el punto más complicado en las finanzas de nuestro país?

—El punto que hay que cuidar más es el que se empiece una trayectoria descendiente de nuestra deuda, necesitamos tener este superávit primario por primera vez y que esa sea una muestra de que en México estamos listos y además decididos a tomar las medidas que sean necesarias con tal de cuidar nuestra estabilidad económica y eso quiere decir que, en este caso, iniciemos una tendencia decreciente en la deuda y podamos tener nuestros ingresos mayores a nuestros gastos.

¿El pago de pensiones nos está ahorcando?

—Las pensiones cada vez están siendo un cargo mayor. Hay una curva de las pensiones en donde se ve que estamos llegando prácticamente al pico. En 2017 y 2018 estaremos llegando al tope de esta necesidad de cubrir y atender las pensiones y debemos empezar a disminuir en cuanto a la proporción.

¿Nos están asfixiando?

—Es uno de los elementos que más recursos nos están demandando para llamarle de alguna manera.

¿Se le pueden hacer modificaciones al presupuesto?

—Sí, por supuesto, primero lo recibimos con base en lo que se apruebe en la Ley de Ingresos y posteriormente cada una de las comisiones legislativas deberá hacer sus propuestas y análisis en los rubros correspondientes y, posteriormente, la Comisión de Presupuesto pueda hacer este análisis y distribución, este acomodo en beneficio de la sociedad.

¿Esta decisión será consensuada con todas las fuerzas políticas?

—Es importante que todas las fuerzas políticas seamos conscientes de los retos que enfrentamos y, por lo tanto, todos podamos platicar y trabajar de una manera armónica y llegar a acuerdos y consensos de cuál es el mayor beneficio que estamos buscando, que es el de ayudar a la ciudadanía y cómo lo hacemos de la mejor manera.

¿Qué le pasa al jefe de Gobierno?

—Cada quien en su espacio tiene el deseo de que tenga mayores recursos para poder llevar a cabo obras que cubran las necesidades que tiene la ciudadanía en cada una de las poblaciones y es respetable que cada quien quiera pedir más recursos. Todos lo quisiéramos así, pero también es importante que seamos congruentes con la realidad que tenemos. Pongo el ejemplo del Legislativo, la Cámara había enviado un presupuesto con incremento para 2017, viendo cómo está todo el entorno y sus dificultades, y se está planteando que tenga una disminución real en comparación a 2016, siendo congruente con el entorno económico que tenemos.

¿Qué llamado le haría al jefe de Gobierno de la Ciudad de México?

—En el caso de la comisión de Presupuesto vamos a estar trabajando por priorizar muy bien los proyectos de mayor beneficio, de mayor impacto a la ciudadanía y atender las necesidades primarias y básicas que tiene la gente para poder privilegiar las obras que estén en proceso y que tengan que continuar y en eso estaremos trabajando en la Comisión.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios