Tras visita, Peña ve amenaza en Trump

El candidato insiste en levantar muro; no pagaríamos por él, afirma; presidente exige respeto para México: “Comparto la indignación”
Tras reunirse, el presidente Enrique Peña Nieto y el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, ofrecieron un mensaje en Los Pinos (DARÍO LÓPEZ-MILLS. EL UNIVERSAL)
01/09/2016
03:30
Francisco Reséndiz
-A +A

El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que los postulados de Donald Trump pueden representar una amenaza para México, y no está dispuesto a quedarse cruzado de brazos. “Lo que me importa es encarar el problema, es hacerle frente a lo que pueda representar un riesgo y una amenaza para México”, afirmó la noche de ayer, tras reunirse por la tarde en Los Pinos con el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

“Estoy consciente de la indignación y la comparto, los señalamientos que han indignado a los mexicanos, se los hice notar al señor Trump. Los mexicanos merecen el respeto de todos”, precisó el mandatario en entrevista con Denise Maerker.

Consideró que en el mensaje del candidato aprecia un cambio de tono en distintos temas, como en el caso del Tratado de Libre Comercio, al cual ahora sólo planteó ajustes.

El republicano, quien dijo que el tema del muro en la frontera México-Estados Unidos no se abordó, admitió que sí se habló de él, pero no se estableció quién lo pagaría, eso lo prevé, indicó, para otra reunión.

Pero por la noche, en Phoenix, Arizona, Trump recalcó su decisión de construir un muro “impenetrable, físico, alto, poderoso, hermoso”, en la frontera, que será pagado “100%” por México, aunque los mexicanos “aún no lo saben”, enfatizó.

Peña Nieto aseguró vía Twitter: “Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”.

 

“Representa una amenaza y había que encararlo”

El presidente Enrique Peña Nieto advirtió anoche que los postulados de Donald Trump pueden representar una amenaza para México, y a lo que no está dispuesto es a quedarse “con los brazos cruzados, el no hacer nada”.

En una entrevista para Televisa con Denise Maerker dijo estar consciente y entender el sentimiento de agravio que tienen los mexicanos. “Pero creo que ante este riesgo y amenaza hay que encararlo, hay que hacerle frente”.

Asentó: “No decliné [a la respuesta inmediata del candidato Trump a la carta que le envío el viernes pasado para reunirse], porque lo que me importa a mí es encarar el problema, es hacerle frente a lo que pueda representar un riesgo y una amenaza para México.

“Estoy consciente de la indignación y la comparto, los señalamientos que han indignado a los mexicanos, se la hice notar hoy [ayer] al señor Trump, se lo expresé ampliamente en el encuentro privado y le dije que esa no era la vía para construir una relación que fuera benéfica para ambas naciones”.

El titular del Ejecutivo federal subrayó que por ello tomó la definición de enviar una carta a ambos candidatos, porque “cualquiera de ellos puede convertirse en la presidenta o presidente de Estados Unidos”.

Detalló que “es muy fácil cruzarse de brazos, es muy fácil lucrar políticamente”, pero quien asume la responsabilidad de cuidar a los mexicanos es el Presidente de la República y “esa es la decisión que he tomado”.

Consideró que en el mensaje del candidato en Los Pinos se aprecia un cambio de tono en distintos temas, como en el caso del Tratado de Libre Comercio, al cual ahora sólo planteó ajustes.

Por la tarde, al recibir en Los Pinos al candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, el presidente Enrique Peña Nieto sentenció que su prioridad será proteger a los mexicanos donde quiera que estén.

Criticó que haya una visión incompleta sobre los problemas de la frontera, pues no se reducen al tráfico de drogas y la migración ilegal, sino que también hay, del norte hacia el sur, trasiego ilegal de armas y dinero en efectivo que fortalecen a los grupos criminales.

Durante la reunión privada, el Presidente dijo a Trump que México no pagará por un muro que separe a las dos naciones —lo que ratificó vía Twitter— y advirtió que los mexicanos se sintieron agraviados por sus dichos.

Tras casi una hora de reunión, más tarde en un mensaje conjunto, Peña Nieto enfatizó que la comunidad de origen mexicano en Estados Unidos contribuye todos los días con su trabajo, talento y creatividad a la prosperidad y desarrollo de ambos países.

“Los mexicanos en Estados Unidos es gente honesta y trabajadora, son personas de bien que respetan a la familia, que respetan la vida en comunidad y que respetan la ley; como tal los mexicanos merecen el respeto de todos”, estableció.

En el Salón Adolfo López Mateos, el titular del Ejecutivo hizo un largo recuento de la cooperación México-Estados Unidos y abordó los rubros comercial, seguridad nacional y regional, frontera, migración, combate a cárteles y modernización del TLC.

Si bien en su mensaje de 12 minutos reconoció el derecho de cada nación a proteger sus fronteras, Peña Nieto expresó que también cree que un esfuerzo de colaboración entre vecinos y aliados es la ruta más efectiva para lograrlo.

Subrayó que la frontera debe transformarse en un activo para la región y que los avances alcanzados con la administración de Barack Obama deben acelerarse con el próximo gobierno estadounidense para que sea más eficiente y segura.

Aceptó que pese a ello un importante número de estadounidenses percibe la frontera “como un problema”, porque personas indocumentadas y drogas ilegales cruzan hacia su país.

“Sin embargo, esta es una visión claramente incompleta de los asuntos fronterizos”, dijo.


Video

Trás encuentro con Peña, Trump mantiene plan de un muro

Al ser cuestionado sobre su idea de que México pague por la construcción de la muralla, Donald Trump señaló que habló con el presidente Enrique Peña Nieto de "la necesidad del muro pero no discutimos quién pagará por él".

“Tener una frontera segura es un derecho soberano”

 Tras reunirse en México con el presidente Enrique Peña Nieto ayer por la tarde, Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, recalcó en Phoenix, Arizona, su decisión de construir un muro “impenetrable, físico, alto, poderoso, hermoso”, en la frontera, que será pagado “cien por ciento” por México, aunque los mexicanos “aún no lo saben”.

 Antes, por la tarde en un mensaje tras reunirse en privado con Peña, Trump primero dijo que no habían hablado del tema. Después dijo que sí.

La idea del muro la dejó clara en su reunión con Peña Nieto, aunque el tema de quién pagará por la infraestructura se abordaría en otro momento.

“Tener una frontera segura es un derecho soberano y mutuamente beneficioso. Reconocemos y respetamos el derecho de cualquiera de los dos países por construir una frontera física o un muro en cualquiera de sus fronteras, para detener el movimiento ilegal de personas, de drogas y de armas”, aseveró a medios en México.

Al final de su alocución, Trump rompió el esquema y aceptó preguntas de los medios, que le cuestionaron si en el encuentro con Peña Nieto habló sobre construir un muro, y si discutieron quién va a pagar por la construcción.

“No, eso no lo discutimos, no hablamos de quién va a pagar por el muro, eso no lo hablamos. Sí hablamos sobre el muro, no hablamos sobre el pago del muro, eso sería para una fecha posterior”, respondió.

Pero por la noche, en Phoenix ratificó su determinación: el muro va y será “impenetrable y hermoso”.

Además, prometió “tolerancia cero” para los inmigrantes que hayan cometido delitos en territorio estadounidense; aseguró que triplicará los agentes fronterizos y de deportación; negó cualquier opción de perdón para los indocumentados que viven en Estados Unidos.

“Mexicanos espectaculares”. En México, expuso ante el presidente Peña Nieto que reconoce la labor de los mexicanos, a quienes describió como personas espectaculares, de bien y con valores familiares.

“Tengo un tremendo sentimiento para los mexico-americanos. En Estados Unidos tenemos a mexicanos de primera, segunda y tercera generación, que se trata de personas espectaculares, trabajadoras; tengo un fuerte respeto por estas personas y también por los valores de familia”, aseguró.

La visita de Trump respondió a una invitación del mandatario mexicano y a la cual el empresario aceptó.

El estadounidense, hijo de inmigrantes europeos, arrancó en 2015 su campaña por la presidencia de Estados Unidos declarando que México cuando envía a su gente a la Unión Americana no manda lo mejor. Además, señaló a los mexicanos como los que llevan droga y crimen a Estados Unidos, además de que son violadores.

Trump llegó ayer a la Ciudad de México acompañado por el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, y el senador Jeff Sessions.

En su turno, no solamente agradeció la invitación del Presidente a territorio mexicano, incluso lo llamó “amigo”.

Expuso una agenda de cinco puntos que los dos países pueden trabajar de manera conjunta para generar prosperidad y felicidad en ambas regiones.

Habló de poner fin a la migración ilegal, no sólo en Estados Unidos y México, también en Centroamérica y Sudamérica, toda vez que este fenómeno —dijo— impacta a la seguridad y las finanzas de las naciones.

Se pronunció por el desmantelamiento de los cárteles de la droga y por detener el desplazamiento de enervantes, armas y dinero ilegal que pasa a través de la frontera.

Al referirse al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dijo que éste se debe actualizar para que refleje la realidad actual, porque hasta ahora ha beneficiado más a México.