19 | ENE | 2019
En la foto: Pablo Escudero (PVEM), Presidente del Senado (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)

“El parentesco no alcanza para cargos”: Pablo Escudero

01/09/2016
02:00
Jorge Ramos Pérez
-A +A
Considera que el PRI puede perder tanto la elección de 2017 como la de 2018

[email protected]

El presidente del Senado Pablo Escudero Morales (PVEM) admite que, lamentablemente, lo electoral impacta la agenda legislativa. Sin embargo, se declara listo para que, con paciencia, salgan adelante los temas pendientes.

En entrevista con EL UNIVERSAL, con 43 años de edad, ya tiene un largo recorrido en la administración pública y con vida legislativa, lo que le hace defenderse de la idea que deambula por los pasillos de que esta nueva encomienda fue gracias a que es yerno de Manlio Fabio Beltrones.

En el terreno electoral, el legislador Verde advierte que corren riesgos con su aliado —el PRI— de perder la Presidencia de la República en 2018 y hasta en las elecciones estatales de 2017. ¿Presidenciables? “Es muy temprano para mencionarlos”, explica.

¿Cuál es el sello que va a imprimir?

—El reto más importante en este momento es poder hacer que las cosas pasen. Tenemos meses muy buenos, es una gran oportunidad, una ventana para procesar muchos temas de la agenda legislativa y nombramientos que tenemos pendientes. Es evidente, porque ya lo vivimos, que estamos a punto de entrar a otro proceso electoral muy importante, en el que lamentablemente a veces impacta en el Senado y en la Cámara de Diputados.

El Congreso es una caja de resonancia de lo que sucede en este país. Las garantías para los grupos mayoritarios y los minoritarios que puedan participar en los debates de construcción. Y ya hay una agenda que impulsé desde que llegué al Senado, que es el sistema de combate a la corrupción. Mi obligación es poder compartir esa agenda con los diferentes grupos parlamentarios. Debo estar muy atento a lo que decida la Jucopo, a la agenda y a establecer los grandes temas, que ya ubico, para tener las prioridades y podamos ordenarlos y hacer que las cosas sucedan, si no la agenda se puede congestionar. También está el asunto de la marihuana, justicia cotidiana, el nuevo Sistema Penal Acusatorio, derechos humanos.

¿Está usted preparado para conducir los trabajos?

—Sí. Afortunadamente tuve la experiencia de estar en la Cámara de Diputados y luego llegar al Senado y presidir la comisión Anticorrupción, eso me ha permitido tener un manejo dentro de la comisión con debates muy fuertes y en una nueva etapa del Congreso no sólo con senadores, sino con la sociedad civil, como los empresarios y algunos otros actores. Hubo momentos ríspidos, me parece que eso nos da un manejo importante de la ley orgánica y reglamento de la Cámara Alta. Es un Senado plural y de ideas, pero en donde se debate fuerte, pero al final del día siempre construye.

¿No son tiempos para pensar en censurar a un senador?

—No, eso ya no se puede, ni ningún senador lo permite.

¿Cómo prevé hacer frente a posturas duras o si le toman la tribuna?

—Siempre lo que he hecho ha sido con mucha tolerancia, paciencia y diálogo. El diálogo es la única manera de resolver esos temas. Independientemente de que considero que tengo paciencia, tendré que tener más, y ser aún más tolerante.

¿Qué significa para el Verde Ecologista que presida usted el Senado?

—Tiene un significado muy importante: es la primera vez en la historia del PVEM que uno de sus senadores ocupa la Mesa Directiva. Es un mensaje de que las cosas se están haciendo bien y hay resultados. Esa es una fortaleza la alianza en comparación con otras que sólo buscan el poder.

¿Es una canonjía?

—No, no me parece. Es un reconocimiento al esfuerzo del PVEM por acompañar todas las reformas estructurales que ha presentado el presidente Enrique Peña Nieto y también me parece que es una recompensa a mi labor.

¿Cómo se lleva con su suegro, Manlio Fabio Beltrones Rivera?

—Muy bien. Tenemos una relación muy cordial, de cariño; es una persona que admiro. Es un hombre de Estado.

¿Platican de política?

—Sí, cuando puedo trato. Tengo oportunidad de verlo los domingos en temas familiares, en los que es difícil hablar de política, pero cuando hay oportunidad trato de aprender.

A usted lo nombran presidente del Senado y su esposa, Sylvana Beltrones, responderá por el PRI el Informe de Gobierno del presidente Peña Nieto, parece que quieren tender puentes con Manlio Fabio Beltrones, ¿usted lo lee así?

—Yo no podría leerlo así, porque los puentes están. No hay mejor relación que la que tienen el partido y el Ejecutivo con el licenciado Beltrones Rivera: lo que me parece que hay que empezar a reconocer es que cada quien es responsable de construir su historia, de ir recogiendo lo que siembra y de ser responsable de aciertos y fracasos.

En el deporte dicen “todo se lo debo a mi mánager”, ¿se lo debe todo a su suegro?

—¡No!, por supuesto que no, yo todo se lo debo al esfuerzo que he empeñado, al trabajo a la dedicación, a la responsabilidad y, sin duda, a los resultados. Respecto al parentesco, en el Senado el parentesco no alcanza para que 127 senadores voten por uno. El reconocimiento de las otras fuerzas parlamentarias es lo que permite a uno llegar a presidir la Cámara Alta. Aquí no hay parentesco que alcance para sentarse donde estoy sentado.

¿Cómo ve al PVEM rumbo a las elecciones de 2017?

—El Verde Ecologista tendrá que empezar a hacer valoraciones y ejercicios de gobierno con quienes hemos ido. Hay resultados en estos años y permite una alianza muy fuerte y muy sólida con el PRI para poder competir de una manera apropiada. El eje del plan de gobierno en 2018 tiene que ser toda esta serie de reformas que ya apoyamos y que no iban a cambiar la realidad, al país, en unos cuantos meses. Hay que dar tiempo a estas reformas y acompañarlas, y en algunos casos modificarlas cuando sea necesario, porque a mediano y largo plazos es lo que lleva a buen rumbo al país, y la plataforma para 2018 debe ser el acompañamiento de todas las reformas.

¿Ve riesgo que el PRI pierda el Estado de México, Coahuila o Nayarit?

—Cualquier integrante del PRI y del PVEM que sea sensato debiera reconocer que por supuesto, cualquiera de estas elecciones se puede perder. Lo que hay que hacer es seguir trabajando, entender y acercarnos a la gente.

¿Ve riesgo de que pierdan la Presidencia de la República en 2018?

—Sí, sin duda. Plantearía el mismo escenario que hay para estas tres elecciones. Se puede perder, estamos viendo el resultado del pasado 5 de junio y lo que ocupa, preocupa y hay que hacer es ponerse a trabajar, y así lo están haciendo el Verde y el PRI. Faltó comunicar de manera detallada cuál era su objetivo, tiempos. Sin duda fueron atropellando una a la otra en el espacio

¿A qué personalidades ve como presidenciables?

—Es muy pronto. Falta mucho tiempo. Falta 2017. Poner nombres nos distrae del objetivo de ganar esos estados.

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios