Se encuentra usted aquí

26

Perfil. Aurelio Nuño Mayer

Hasta hoy fue el negociador presidencial como jefe de la Oficina de Presidencia; asume como titular de la Secretaría de Educación Pública
ARCHIVO EL UNIVERSAL
27/08/2015
16:19
Francisco Reséndiz
-A +A

[email protected]

Aquella tarde del 20 de julio de 2013, en suelo mexiquense, el presidente Enrique Peña Nieto habló claro: “A ver, no se pongan tan inquietos y nerviosos, porque él es del Distrito Federal, no es del Estado de México, por aquello de que pensaran otra cosa”.

Ese día, el de su cumpleaños 47, el Presidente de la República se refería a Aurelio Nuño Mayer, el más joven de la estructura fuerte del gobierno de la República, el que operó para la consolidación del Pacto por México y en las reformas estructurales.

A sus 36 años, ese joven nacido en Tlalpan, consumidor de tacos al pastor, buenos cortes y pasta, futbolista en sus primeros años y apasionado seguidor de los Pumas de la UNAM, ha ganado la confianza total del jefe del Ejecutivo Mexicano.

Hoy, deja de ser el  jefe de la Oficina de la Presidencia para convertirse en el nuevo titular de la Secretaría de Educación.

Aurelio Nuño fue el coordinador de la agenda de Educación, durante el periodo de transición tras la victoria electoral de Peña Nieto, sin embargo, al presentarse el gabinete presidencial el 30 de noviembre se supo que el presidente Peña había optado por Emilio Chuayffet.

Sin embargo, el Presidente no se separó de Nuño, lo ubicó a sólo una oficina de distancia de su despacho.

Como jefe de la Oficina de la Presidencia fue el representante personal del Presidente en el Distrito Federal y el Estado de México,  donde se concentra el principal núcleo poblacional del país con más de 24 millones de mexicanos, de acuerdo con el INEGI.

Región, además, donde de acuerdo con estadísticas del Instituto Nacional Electoral (INE) existen más de 17 millones de electores, se asienta el principal bastión de la izquierda mexicana y es la tierra natal del Presidente.

Posición con historia

El cargo que ocupó Aurelio Nuño ha sido responsabilidad, en otros gobiernos de personajes como José Córdoba Montoya y Santiago Oñate con Carlos Salinas, Luis Téllez con Ernesto Zedillo, Juan Camilo Mouriño, Gerardo Ruiz Mateos y Patricia Flores Elizondo con Felipe Calderón. 

A fines de julio de 2013, días después de recibir el reconocimiento del presidente Peña en Villa del Carbón, Nuño Mayer fue el encargado, por el propio mandatario, de dar a conocer su estado de salud tras la operación a que fue sometido en el Hospital Central Militar.

Además de operar el Pacto por México al lado de Luis Videgaray y Miguel Ángel Osorio, Aurelio Nuño visitó a los senadores del PRI para conocer de viva voz como marchaba el proceso de reformas, en particular, telecomunicaciones, e informarlo al jefe del Ejecutivo.

Nuño Mayer ha sido discreto pese a la notoriedad y la cercanía que ha ganado con el presidente Peña y que se ha evidenciado en eventos nacionales e internacionales, donde asiste a todo tipo de reuniones privadas para asistir al mandatario.

¿Qué hay detrás de este joven que ha ganado la confianza del Presidente de la República? Fue un alumno de excelencia en la Universidad Iberoamericana, donde se graduó con honores y el 10 de junio de 2002 recibió el título de Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública. Trabajó de cerca con Enrique Jackson en el Senado y fue asesor de Peña en el gobierno del Estado de México.

Hijo de un importante arquitecto y de una catedrática de la UNAM, que nada tienen que ver con política, Nuño Mayer se fue al Reino Unido para cursar en la Universidad de Oxford una maestría en Estudios Latinoamericanos, recibió el grado el 18 de julio de 2008.

Sus cercanos lo definen con un “antropólogo social”, que gusta de la literatura, apasionado de la historia de México y estudioso de la Revolución Mexicana.

Al regresar de Oxford conoce a Videgaray Caso y se integra a su equipo cuando el actual secretario Hacienda era presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, desde dónde es enviado al Estado de México  para ser el coordinador de mensaje del entonces candidato del PRI al gobierno local, Eruviel Ávila.

Los resultados en el Estado de México lo llevaron a incrementar su cercanía con Peña Nieto. En la campaña presidencial de 2012, Nuño Mayer, junto con un reducido equipo, se hizo cargo de la coordinación del mensaje y de la mercadotecnia política del candidato del PRI.

Su habilidad en el mensaje político y las ideas que aportó a la campaña, aseguran analistas políticos consultados por EL UNIVERSAL, lo acercaron al presidente Peña Nieto.

Singular político

El analista Agustín Basave califica a Nuño Mayer como “un hombre inteligente” que su manejar con habilidad las negociaciones que desarrolló el gobierno federal dentro del Pacto por México. 

Destaca que este joven funcionario es parte del diseño de la estrategia de comunicación de la Presidencia. “Esa estrategia es muy buena y es de lo mejor que tiene este gobierno”, dice y luego recuerda que ha sido crítico de esta administración.

Académico y periodista, doctor en Ciencia Política, Basave subraya que la fuerza política y el poder que tiene la Oficina de la Presidencia dependen de cada Presidente. Hace notar la cercanía que en su momento alcanzaron, desde la Secretaría Particular o desde la  Oficina de la Presidencia, personajes como Emilio Gamboa con Miguel de la Madrid, Córdoba Montoya con Carlos Salinas, Liébano Saénz con Ernesto Zedillo, Alfonso Durazo con Vicente Fox y Juan Camilo Mouriño con Felipe Calderón.

“Y hoy evidentemente es de nuevo la Oficina de la Presidencia la que tiene la fuerza dentro de la Presidencia y ahí la fuerza la tiene Aurelio Nuño”. Agrega que fuera de la Presidencia el poder está en los secretarios de Hacienda y de Gobernación.

Alberto Aziz, profesor e investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS),  destaca la cercanía y confianza que ha logrado con el presidente Peña Nieto.

 “Aurelio Nuño es una parte fundamental de este equipo muy cercano, que planean juntos, dibujan las estrategias, hacen los acercamientos, establecen los proyectos, como todo el conjunto que tiene que ver con el manejo de la Presidencia... tiene un perfil discreto y entre más discreto tendrá más fuerza”, señala.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios