Delinean consejeros del PAN el futuro del partido

Dejar de lado los grupos internos y que haya más unidad, urgente. Plantean retomar la confianza ciudadana y sancionar corrupción
EN LA FOTO: CECILIA ROMERO, RAFAEL MICALCO, MARKO CORTÉS Y MARGARITA MARTÍNEZ
30/07/2015
02:03
SUZZETE ALCÁNTARA
-A +A

[email protected]

Para los consejeros nacionales del PAN es urgente aceptar los errores cometidos en los últimos años, para ver nuevos horizontes.

En medio del proceso interno para la renovación de la dirigencia nacional panista, entre Ricardo Anaya y Javier Corral, y que hoy vivirá su único debate, consejeros panistas consultados ofrecen su visión de lo que deben aportar ambos contendientes, quien quiera que gane la elección interna el próximo domingo 16 de agosto.

Opinan que debe haber más unidad y “dejar de lado los grupos”.

Los consejeros nacionales del PANcoinciden en que si bien se han manifestado contra prácticas corruptas, no se pueden señalar (al exterior), cuando al interior eso se replica.

La consejera nacional y ex presidenta del partido, Cecilia Romero Castillo, opina que el PAN debe reconocer que ha dejado mucho qué desear como instrumento ciudadano.

Se debe reconocer, dice la también diputada electa, lo que está descompuesto, como el trabajo ciudadano. “No encerrarnos en los comités, tal como lo hemos dicho muchas veces”, con la intención de hacer un partido ágil, y retomar el camino ciudadano.

“Tenemos que profundizar en la capacitación de los militantes, para evitar conductas alejadas de la ética del PAN. Pues no basta con saber los principios si no se traducen en la cotidianidad. Tenemos que castigar y sancionar estas conductas, y la impunidad que vienen por no castigarlas”, señala.

Acabar con grupos: Espina. El ex secretario general del partido, José Espina, dice que se requiere de la voluntad política para terminar con los grupos que hay al interior, pues sólo así se puede construir el bien común de la propia institución, en donde la inclusión es un punto clave para la aportación de ideas y capital político, “sin importar simpatías personales, ese es el primer paso que debemos dar”.

Dice que el Partido Acción Nacional tiene que convertirse en una institución confiable para los ciudadanos, para poder actuar en la vida pública, ser un instrumento cívico que desarrolle un proyecto de nación que solucione los problemas nacionales.

“El proceso debe darse con piso parejo y certeza para los militantes y contendientes. Una vez que concluya y gane quien gane, debe existir un análisis de la situación general del partido, para poder recuperar lo perdido y entonces poder replantear un proyecto de nación”, indicó.

El presidente del Comité Estatal en Puebla, Rafael Micalco, opina que ha llegado el momento de escuchar todas las voces, pero sobre todo de ver al ciudadano como actividad política y no sólo como cuota electoral.

“El PAN no es un partido de masas, no buscamos que todos pensemos de la misma manera”, dice y ve urgente revisar las afiliaciones masivas en el partido, ya que el padrón define y da certeza al proceso de elección del presidente nacional, y es necesario esclarecer cómo se dan las afiliaciones.

Fin a corrupción. La diputada electa a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), Margarita Martínez Fisher, opina que se debe definir qué hacer con el panista corrupto, ya que no tienen por qué cargar con casos probados de corrupción. “Hay que aceptarlo y dejar de esconderlo, hay panistas que llegaron al partido para beneficiarse, ayudar a sus cuates”.

“El PAN dejó de ser consistente, pues señala casos de corrupción (al exterior) cuando hay casos estridentes al interior del partido”, dice.

Agrega que el partido debe dejar de verse a sí mismo para acabar con la doctrina de aplastar, “no puede ser que quien critique sea enemigo, eso ya no puede pasar en el PAN”.

El diputado Juan Pablo Adame dice que se requiere un PAN de contrapesos, más allá de grupos y expresiones. Urge resolver las diferencias para buscar a los mejores candidatos fuera de los partidos políticos.

“Los ciudadanos quieren cohesión, una línea programática al interior, y que sean estos contrapesos los que lleven a tener un partido unido. Ya no podemos pensar en el PAN de los 60 sino en el PAN del 2015, con los nuevos retos que enfrentan, pues aunque nos equivocamos tenemos que corregir rápido, para seguir siendo útiles para los ciudadanos”, detalló.

Mensaje de inclusión. El diputado federal electo y miembro de la Comisión Permanente del CEN, Marko Cortés, indica que la única manera de mejorar es reconocer fallas; por eso quien resulte ganador debe mandar un mensaje de inclusión. Indicó que es importante recuperar la confianza perdida en el PAN por parte de los ciudadanos, con la intención de generar aceptación.

“Tenemos que hacer los mejores gobiernos a través de los gobiernos estatales y municipales, no sólo con buenos resultados, sino en la capacidad de comunicar los cambios. El PAN tiene que perfeccionar en su forma de gobernar, además de reconocer que todas las voces son importantes", refirió.

El senador y consejero nacional del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, opina que se debe recuperar “el alma”, es decir, la doctrina. “Se debe recuperar a la ciudadanía, que es el capital político más importante y que ha sido el objetivo del partido, para hacer la democracia”, añadió.

Romero Hicks, ex gobernador de Guanjuato, e integrante de la planilla de Corral, dice que al PAN le urge deshacerse de grupos que sólo buscan sus intereses y no de grupo, además de estar por encima de los ideales.

“Quien gane debe convocar a la unidad, a un proyecto nacional, a una reflexión autocrítica y humilde. ¿A dónde queremos llegar para recuperar la esencia e ir al encuentro de la ciudadanía”. Nos toca a todos sanar al PAN”, señala el senador.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS