Vender el voto es despojarse de la dignidad: Menchú Tum

La premio Nobel 1992 considera que el INE está preparado para los comicios. Se necesita un clima de paz para que electores lleven una fiesta pacífica, señala
La defensora de los derechos humanos recibió de manos del presidente del instituto, Lorenzo Córdova, su acreditación como observadora electoral, función que realizará en el estado de Guerrero (GERMÁN ESPINOSA / EL UNIVERSAL)
27/05/2015
01:46
Ariadna García
-A +A

[email protected]

Al recibir su acreditación como observadora electoral, la guatemalteca Rigoberta Menchú hizo un llamado a los mexicanos para no vender su voto, porque ello representa –djio- despojarse de su dignidad.

En las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), la Premio Nobel de la Paz 1992 consideró que el máximo órgano electoral en el país está preparado para la organización y el desarrollo del proceso, por lo que “es necesario confiar”.

Recibió de manos del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, su acreditación como observadora electoral, participación que llevará a cabo en Guerrero.

En estos tiempos, dijo, lo que se necesita es un clima de paz, de armonía, propio para que electores tengan la oportunidad de llevar a cabo una fiesta pacífica.

Rigoberta Menchú expuso que tras vivir en Guatemala la cultura del trueque electoral, ella expone a sus compatriotas que entregar el voto a cambio de algo es despojarse de su dignidad, hecho que resulta lamentable para las futuras generaciones.

“Creo que a medida que nosotros podamos votar tenemos el derecho de revocar nuestro voto cuando nos da la gana, y la única condición es que revocar nuestro voto debe ser en un clima absolutamente pacífico”, mencionó durante la ceremonia en la que le fue entregada su acreditación como observadora electoral.

En conferencia de prensa que ofreció después, Menchú Tum subrayó que una persona, por más necesitada que se encuentre, siempre sabrá lo que es correcto y no y en la actualidad resulta complicado que alguien se diga engañado.

“Ese trueque de dignidad, ¿nosotros cómo lo combatimos? Dijimos: hermano si estás tan necesitado recíbelo pero a la hora que llegas a votar está en tu mano dónde quieres colocar tu voto”, mencionó.

Para acabar con los delitos electorales, dijo, es necesario sancionarlos realmente, que los partidos políticos formen dirigentes y no mañosos.

“Porque hay una diferencia de dar oportunidad o un escenario a personas sin valores, sin escrúpulos, personas que realmente tienen un pasado extraordinariamente mafioso y que solamente por querer ganar una votación le dan un espacio”, comentó.

Permitan votar. Lorenzo Córdova subrayó que por primera vez, el proceso electoral mexicano se enfrenta a grupos que han pretendido impedir el desarrollo de los procesos electorales, como si los comicios fueran parte del problema y no la solución a los dilemas que enfrenta el país.

“Este fenómeno, claramente novedoso, ha sido sorteado con responsabilidad de estado, con prudencia institucional, y sobretodo gracias al diseño de la democracia que permite incorporar a los ciudadanos de todos los distritos del país a las tareas de organización de las elecciones”, dijo.

Ayotzinapa

Tras poner como ejemplo que en Guatemala, procesos de masacres prosperaron cuando familias de víctimas dijeron la verdad sobre el actuar de sus muertos, Menchú exhortó a los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa a que expliquen la razón de lo que hacían sus seres queridos.

“Yo exhortaría a los familiares (de estudiantes de Ayotzinapa) a que traten de explicar también la razón de cada uno de sus seres queridos, sin ocultar la verdad, porque la verdad nos dignifica a todos; luego la justicia, pues si llega a un tribunal pues la justicia opere al costo de lo que sea, es decir no permita chantajes, soborno, amenazas, porque también en justicia eso ocurre”, expuso la premio Nobel en la conferencia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS