Ve el INE tres focos rojos en elección

Córdova reconoció que los de junio serán los comicios más complejos de la historia
Lorenzo Córdova
Foto: Ariel Ojeda
05/03/2015
10:00
-A +A

Ricardo Gómez

[email protected]

Para el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, las elecciones de junio serán “las más complejas en la historia” y si no se cuidan, podrían convertirse en otro gravísimo problema.

En entrevista, explica los tres principales riesgos: será la elección más grande de la historia, con 83.5 millones de ciudadanos que irán a las urnas; la instrumentación de la reforma electoral de “enorme complejidad” que lleva a una “sobrecarga” de atribuciones a la autoridad electoral, y la inseguridad, que no es nueva, “pero que preocupa” y “la explosividad social”.

En estos momentos la elección no está en riesgo, dice, “pero si no se actúa por parte de todos los actores de manera responsable, sí podríamos estar en un escenario en que las elecciones podrían enfrentar el riesgo, no de no llevarse a cabo, sí eventualmente tener digamos ‘focos rojos’ como nunca antes habían tenido”.

A punto de salir de una crisis, que prefiere no llamar así, luego del surgimiento de un bloque opositor al aludir inequidad, dice que de esto se puede aprender. Pero no mete las manos al fuego para garantizar imparcialidad pues esa debe demostrarse día a día.

Sobre la multa al PVEM, de 35.7 millones de pesos por no retirar los “cineminutos” —que votará mañana el Consejo General—, rechaza que haya sido por presión del bloque opositor, pues desde hace meses se procesaba.

Campañas agresivas

Advierte que hay un movimiento antielecciones, que podría generar problemas, por lo que deben actuar con una enorme responsabilidad.

“La llanura está cargada de pasto seco, como para andar jugando al pirómano. Y esto nos implica que todos los actores tienen que tener en cuenta que hoy tenemos un contexto que si no actuamos con responsabilidad, podría suponer el descarrilamiento de lo que ha sido la vía civilizatoria para procesar nuestras diferencias políticas, es decir de las elecciones”, advierte.

Dice esperar una campaña electoral con spots “muy agresivos”, que coloca a la Comisión de Quejas y Denuncias en la mira, de ahí la importancia de hacer públicas las sesiones y evitar que se diga que hubo algún sesgo.

¿Qué lectura tiene la crisis, en qué nivel está, ya acabó?

—De esta problemática, de esta coyuntura, creo que estamos en una vía de solución construida a partir de la inmediata y muy profunda interlocución de la presidencia del Consejo General con el respaldo de los consejeros electorales con todos los partidos.

¿Podría meter las manos al fuego y garantizar imparcialidad?

—No metería las manos al fuego por una simple y sencilla razón, porque eso implicaría, dicho de otra manera, pedir un cheque en blanco, pedir confianza a ciegas de parte de los partidos en las actuaciones del instituto y eso no lo hemos hecho ni lo vamos a hacer, no podemos pretender hacerlo, yo creo que la confianza en torno a la imparcialidad es algo que tiene que construirse y demostrarse día a día y una buena manera para hacerlo es precisamente transparentar absolutamente todos los procesos y aceitar los canales de comunicación con los propios partidos.

¿Mañana queda saldada la crisis?

—Yo espero que sí, estamos trabajando para eso y creo que hay condiciones para que el regreso de los tres partidos todavía fuera de la mesa del consejo ocurra en las mejores condiciones tanto para ellos como para el propio INE. Si hay algún partido o consejero incluso que piense que esto fue simple y sencillamente una vicisitud pasajera se va a equivocar, tenemos que tomar nota de lo que ocurrió, y que sea traducido en fortalecimiento. Hay quien dice es que están cediendo al chantaje de los partidos políticos, yo no lo veo así.

El PVEM dijo que se le impuso la multa para saciar la sed...

—Lo cual es falso, pero qué bueno que mencionas el caso porque creo que el aprendizaje no es nada más respecto a las pretensiones de algún partido, sino que no tenemos que perder de vista que el arbitraje nuestro es respecto de 10 partidos. No coincido con esta apreciación porque esta queja que viene construyéndose de hace más de dos meses y que ahora coincide esta coyuntura con su resolución que implica una sanción por una conducta que tal como lo plantea el proyecto es grave pero esto tampoco es una concesión.

No quieren elecciones

¿Preocupa el movimiento para que no haya elecciones?

—Sí. Porque eso nos genera un escenario inédito en el ámbito electoral en la historia del país. Ha habido elecciones en las cuales ha proliferado al voto en blanco, o a no votar como en 2009, pero nunca habíamos enfrentado un planteamiento que no son voces aisladas, sino incluso es una de las banderas principales que enarbola un movimiento social que tiene un protagonismo y relevancia importante en el estado de Guerrero, pero que sólo llama al boicot de las elecciones, y eso es absolutamente inédito, que creo no podemos menospreciar.

Hay quienes ven debilidad del INE. ¿Están a la altura?

—Creo que sí, pero no podemos pretender cheques en blanco. Hay que demostrar que estamos a la altura de las circunstancias. Todas las circunstancias novedosas se han cumplido sin problemas, como la elección del PRD, las consultas populares, y la instalación de un modelo de fiscalización.

El INE sí está a las alturas, pero no podemos pretender confianza ciega, y bienvenido sea el acompañamiento de los partidos políticos.

¿Esta es la peor crisis?

—No. Es un momento crítico, no quiero menospreciar, pero no es la primera vez que un partido se levanta de la mesa; pero es cierto, nunca se habían levantado siete y nunca se había levantado algún partido durante el propio proceso electoral. Por eso la urgencia de establecer el diálogo.

Sin hablar de crisis creo que si como resultado de esta coyuntura se fortalece la transparencia y se puede avanzar para construir la confianza en el árbitro, entonces fue un momento que terminará en la historia para fortalecer al instituto electoral.

¿Le abollaron la corona?

—No, para empezar no hay corona, digamos, si la presidencia tiene un rol de conductor de un órgano colegiado. Ese rol quedó evidenciado en esta coyuntura, es la presidencia del Consejo General que de inmediato decidió suspender ante una situación extraordinaria y establecer la interlocución.

Lo quiero ver como un momento difícil de la vida de la institución y de la presidencia, pero bien encauzado puede traducirse en fortalecimiento de la institucionalidad... y por ello entiendo del INE y sus instituciones.

jram

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS