“Deportación masiva sería catástrofe”

Enrique Rodríguez Pérez regresó hace unos meses de Los Ángeles. Él vivió ocho años y medio en Estados Unidos como trabajador del campo, ese tiempo radicó ahí sin documentos (CORTESÍA)
28/01/2017
02:10
Carlos Arrieta / Corresponsal
-A +A

Morelia.— Enrique Rodríguez Pérez regresó hace cuatro meses de Estados Unidos, donde pasó ocho años y medio como trabajador del campo e indocumentado. Sabe que no podrá regresar al país, porque el republicano Donald Trump ha endurecido el discurso en contra de la inmigración.

Originario de Morelia, Michoacán, Enrique señala que han sido 32 días de vivir un calvario desde que regresó a México: encontró desempleo e inseguridad en altos niveles. No hay dinero para sacar adelante a su familia. Pero no ve condiciones para regresar al país vecino. Sus planes cambiaron con la victoria del magnate, dice. “Será distinta la situación que generará Trump. Nos van a perseguir”, asegura.

Tanto él como su familia sienten temor de que el presidente estadounidense cumpla sus promesas de campaña, no sólo de deportar a millones de mexicanos, sino también de cancelarles los permisos de trabajo a quienes lograron conseguir residencia.

Proveniente de una familia de escasos recursos y por varias generaciones migrante, Enrique teme que sus cinco hermanos y sobrinos, radicados en EU, vayan a ser tratados “como delincuentes” y pierdan su trabajo, porque es el único ingreso económico con el que cuentan sus familias en México. La suya es una de las voces de quienes han consumado el “sueño americano” y temen que se derrumbe como plan de vida. Según las cifras de la Secretaría del Migrante estatal, poco más de 4.3 millones de michoacanos radican en EU.

La dependencia informó a EL UNIVERSAL que de ese total, en 2015 fueron repatriados a México 13 mil 981 michoacanos por las autoridades estadounidenses. El mismo año se enviaron a Michoacán remesas por 40 mil millones de pesos, equivalente a cerca de 80% del presupuesto anual del estado.

José Luís Gutiérrez, titular de la secretaría, estima que de los cerca de 4.3 millones de michoacanos en EU, entre 800 mil y un millón son indocumentados, por lo que “el estado no está preparado ante un escenario de deportación masiva.

“No tenemos una infraestructura suficiente en vivienda, ni espacios educativos, ni empleos, ni servicios de salud”, enfatiza.

Gutiérrez va más allá: “En caso de una repatriación masiva de migrantes, en Michoacán se viviría una catástrofe”. Pero el funcionario considera que la infraestructura carcelaria de EU no está capacitada para ello.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS