Hombres, más propensos a infartos a temprana edad

Recomiendan atenderse de inmediato al iniciar los síntomas
El Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez cuenta con la tecnología más avanzada y con la preparación más especializada de cardiólogos, lo que le permite otorgar 122 mil consultas al año y realizar mil 800 operaciones a corazón abierto
08/07/2015
02:49
Ruth Rodríguez
-A +A

[email protected]

En México un paciente con infarto al corazón tarda en llegar a una institución de salud para recibir ayuda médica entre 12 a 24 horas, y en la mayoría de los casos nunca había sido diagnosticado con problemas cardiacos, afirmó Marco Antonio Martínez Ríos, director del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez.

El promedio de atención en los países miembros de la OCDE, de la que México forma parte, es de cuatro horas. Para el director del centro de salud, lo recomendable sería que una persona que comienza a tener los síntomas de un infarto acuda lo más rápido posible al médico, “y lo ideal sería entre tres y seis horas, porque el tiempo [en un infarto al corazón] es músculo, salud y vida”.

El directivo mencionó que cada año 50 mil mexicanos fallecen por males cardiacos. Los hombres sufren infartos a más temprana edad que las mujeres y se comienzan a registrar a partir de los 40 años, con el “pico más alto” de casos después de los 50 años, expuso Martínez Ríos, quien afirmó durante un recorrido realizado por las instalaciones del instituto, que el principal síntoma de un infarto es el dolor intenso en el pecho que se extiende a los hombros y las articulaciones.

Aseveró que si bien la mortalidad por males cardiacos se ubica en 20% en promedio nacional, en este hospital es de 7%, “porque contamos con la tecnología más avanzada y con la preparación más especializada de cardiólogos”, aseguró. En el instituto, declaró, se han formado 2 mil 700 especialistas que están distribuidos en 47 países de los cinco continentes.

Por su parte, Juan Verdejo Paris, director médico del hospital, reconoció que no todos los centros médicos de México cuentan con el equipo y el personal calificado para ayudar a una persona que sufrió un infarto.

A esto se suma, afirmó, la falta de cardiólogos; se estima que hay 3 mil 200 certificados, es decir, 0.4 por cada mil mexicanos. El promedio de la OCDE es de un cardiólogo por mil habitantes.

“Nos hacen falta como 10 mil especialistas para cubrir la demanda poblacional”, dijo, y recordó que los males cardiacos son la principal causa de muerte en el país, que está asociada a la diabetes, sobrepeso y la obesidad.

En su oportunidad, Jesús Vargas Barrón, director de Investigación del Instituto, quien pertenece al Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3, afirmó que se llevan a cabo dos protocolos de investigación clínica, únicos en el mundo.

El primero sirve para determinar los riesgos que tiene la población de 15 a 45 años de padecer hipertensión, y el otro se ocupa para identificar los daños en el corazón de los niños que tienen sobrepeso y obesidad.

Este último, declaró, se efectuará en 600 estudiantes de primaria y secundaria de la delegación Tlalpan, a quienes se les realizarán estudios de glucosa, química sanguínea, electrocardiograma y ecocardiografía. Una vez que se tengan los resultados se podrán diseñar políticas de salud para combatir las enfermedades cardiovasculares por grupos de edad.

El director general del hospital dijo que los recursos del instituto para este año son de mil 200 millones de pesos, y la cuarta parte es generada por la institución.
Reconoció que el recorte presupuestal impactó en una reducción de 50 millones de pesos, que no afectó la atención a los pacientes.

“Lo que generó este recorte es que fuéramos aun más eficientes y buscáramos recursos adicionales a través del Patronato que preside el Licenciado Juan Francisco Ealy Ortiz, Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL”, subrayó.

Los directivos del instituto mostraron las diferentes áreas que tienen, entre ellas la de Pediatría, donde anualmente atienden la tercera parte de los casos de cardiopatías congénitas del país, lo que se traduce en 2 mil cirugías de alta complejidad al año, con estándares comparables a naciones del primer mundo.

Verdejo Paris recordó que se tiene un convenio con el Instituto Nacional de Perinatología Isidro Espinosa de los Reyes para la atención de cardiopatías congénitas, por lo que al momento que se detecta el problema se procede a realizar la cirugía al recién nacido.

Cada año, de acuerdo con los directivos, el instituto otorga 122 mil consultas médicas, 5 mil preconsultas y se realizan mil 800 operaciones a corazón abierto, además atiende 11 mil servicios de urgencias.

Martínez Ríos mencionó que la formación de recursos humanos es otra de las áreas relevantes, al preparar a más de 250 especialistas de alto nivel, mexicanos y extranjeros.

“A lo largo de la historia del instituto se han formado a más de 3 mil médicos de diferentes países, entre los que se encuentran China, España, Alemania, República Dominicana, Argentina, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, entre otros”, comentó.

Destacó que de los mil 500 miembros del Sistema Nacional de Investigadores, 100 son del instituto, quienes desarrollan diferentes trabajos en el campo médico y clínico.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS