Se encuentra usted aquí

Sólo se cambió zapatos y se fue

Custodios no sospecharon del comportamiento del capo previo a su fuga
Debajo de la regadera, donde la videocámara no tiene visión, fue hecho el boquete por donde salió el reo, que conecta con el túnel que da al exterior
16/07/2015
02:24
Dennis A. García
-A +A

[email protected]

El encargado de monitorear a Joaquín Guzmán Loera por medio del sistema de circuito cerrado que tenía su celda, tuvo 13 segundos para detectar la anomalía: El Chapo Guzmán se cambió las sandalias por unos zapatos para entrar a la regadera.

En el video del penal, proporcionado por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), se percibe que hay dos puntos ciegos para no invadir la privacidad del reo 3578, uno en la zona de la letrina y el otro en la regadera; en la imagen se observa que Guzmán Loera se cambió de zapatos y de inmediato se dirigió a donde estaba la entrada al túnel.

A las 20:52 horas con dos segundos, el reo de la celda 20 de la zona de tratamientos especiales se agacha en su cama para tomar sus zapatos; ocho segundos después el líder del Cártel de Sinaloa ya trae sus zapatos puestos y tarda otros cinco segundos en llegar a la regadera para después fugarse.

En esos 13 segundos el encargado de la videovigilancia pudo haber alertado el cambio de zapatos a una hora inusual (20:52) y dirigirse a la regadera, listo para huir del penal.

De acuerdo con el protocolo a seguir, al momento en que ya no es visible el reo con un perfil clínico criminológico y de peligrosidad, se emite la alerta y se envía un mensaje vía radio con el código rojo, es decir, la ausencia del preso.

El protocolo indica que serán los comandantes de la compañía, de la zona del conflicto y del director de seguridad, quienes tienen que acudir al área para verificar la ausencia del interno; hasta ese momento se informa al director general del Centro Federal.

El comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, quien dio a conocer este video el pasado martes, explicó que el código rojo implica que de manera inmediata que se asegure a la población interna, se suspenda la entrada y salida al penal en la garita principal, acceso, aduanas de personas y vehículos; seguido de pase de lista extraordinaria realizada por los servidores públicos referidos.

Los últimos minutos de Guzmán Loera, en la celda en la que permaneció casi 16 meses —tras su captura el 22 de febrero de 2014—, se hicieron públicos, y muestran a un reo nervioso, que caminaba de un lado a otro de la celda. Sin embargo, las autoridades explicaron que el comportamiento era normal para las personas que como él, están confinados por largos periodos de tiempo.

Las imágenes captadas por la cámara de circuito cerrado en su celda, dejan ver incluso a un reo con cabello, a pesar de que la imagen que se difunde de él como la más reciente está rapado, la fotografía fue tomada el año pasado.

En la secuencia que no dura más de dos minutos, se puede observar que a las 20:50 horas con 45 segundos, El Chapo Guzmán se para frente al punto ciego de la letrina y aprovecha para orinar. Hasta ese momento no parecen existir movimientos sospechosos. Pero 24 segundos después se desplaza al punto ciego de la regadera.

Los encargados de su vigilancia no detectan nada inusual en el hecho de que Guzmán Loera se agache en la regadera, que a las 20:51 horas con 16 segundos se dirija a su cama y que se pare y recorra nervioso el tramo de la celda de su cama a letrina.

Entra a la regadera. Regresa a su cama. Se da el tiempo de cambiarse de zapatos, a los custodios no los alertó que entrara con zapatos a la ducha.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS