"No me veo retirado de la vida política": FCH

El ex presidente Felipe Calderón no se ve alejado de la vida política. En entrevista con EL UNIVERSAL, el michoacano es cauto al hablar de su partido: el PAN, y espera hacer un balance tras las elecciones
Calderón Hinojosa reconoció que la aprobación de las reformas estructurales en este sexenio es buena, sobre todo las del rubro energético y la de telecomunicaciones, menos la fiscal
29/05/2015
03:49
Horacio Jiménez
-A +A

[email protected]

El ex presidente Felipe Calderón Hinojosa se siente relajado y tranquilo. Atrás quedaron los años de su administración (2006-2012), y no se ve alejado de la política.

Hace alusión al “ánimal político” de Aristóteles y recuerda la exigencia que le hacía a muchos ciudadanos para que participaran en política porque los grandes problemas de México se derivan de una sociedad ausente.

En entrevista con EL UNIVERSAL en las instalaciones de este diario, Calderón Hinojosa adelanta que la última semana de campañas acudirá a cuatro estados a respaldar candidatos panistas y, después del 7 de junio, se concentrará en su fundación Desarrollo Humano Sustentable, a ofrecer conferencias —parte fundamental de su ingreso familiar— y participará en una consultoría a nivel Latinoamérica. Dice que le gustaría morir siendo panista. 

De su esposa Margarita Zavala, afirma que es el mejor cuadro que tiene el PAN para la dirigencia nacional o como candidata presidencial en 2018, incluso por encima del gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, pero ella tendrá que decidir. 

Reconoce que aunque no tiene un diálogo “habitual” con el presidente nacional del partido, Gustavo Madero, le pide que apoye a todos los abanderados panistas al Congreso y a las gubernaturas estatales como se merecen, porque hay casos como el de su hermana, Luisa María “Cocoa” Calderón que no tienen el respaldo suficiente.  

El panista michoacano comenta que el 0.56% que le dio el triunfo en 2006 fue de él y no de la ex lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, y asegura que ganó limpiamente la Presidencia. Llamar a Andrés Manuel López Obrador como “un peligro para México” no fue ninguna ilegalidad, dice. 

Resalta que si hubiera tenido los elementos y el respaldo político para proceder en contra de la ex líder magisterial, como lo hizo el presidente Enrique Peña Nieto, también hubiera procedido. Cuando hubo tensiones con Gordillo algunos gobernadores del PRI la defendieron, confirma. 

Reconoce la aprobación de las reformas estructurales en este sexenio, sobre todo la energética y de telecomunicaciones, pero critica el haber avalado los cambios fiscales.

La regla no escrita

¿Aún se ve Felipe Calderón haciendo política?

—Yo decía que no, pero me veo a cada ratito y me siento muy a gusto, es parte de mi vida. ¿Me veo retirado de la política plantando arbolitos, tratando de hacer algún patrimonio para mis hijos? Sí se me antoja, pero retirado, retirado de la política no me acabo de entender (...) Aprendí que los grandes problemas de México derivan de una ciudadanía ausente en la política, mi papá decía una frase: ‘La política es tan importante que no hay que dejársela a los políticos’, ahora cada vez que recupero mi calidad de ciudadano, recuerdo eso y la exigencia que yo le hacía a muchos ciudadanos de participar, también me la hago a mí mismo. En resumen... no me veo alejado de la política, no te puedo asegurar que la siga haciendo. 

¿Rompió una regla no escrita del sistema político mexicano?

—No es regla tampoco. Cuando fui Presidente, casi todos los ex presidentes intervinieron, salvo (Ernesto) Zedillo, pero hubo declaraciones importantes hasta de Miguel de la Madrid, que lo corrigieron muy injustamente contra él atribuyéndole una decrepitud que honestamente no tenía. Declaraciones del ex presidente Salinas cuidadosas y respetuosas, de Zedillo y de (Vicente) Fox, no sé de alguna intervención.

Si fuese una regla correspondería a un sistema autoritario, súper presidencialista, vertical, unipartidista que afortunadamente ya no existe y ojalá no vuelva. 

¿Se ve de nuevo en el Congreso?

—¡Hijole... no me tientes! (risas) si sigo viendo alternativas voy a acabar jugándola de regidor en Morelia y no. ¡En el Congreso quién sabe! ya aprendí esa regla política, que no es escrita, bueno sí está medio escrita, pero que dice: ‘De esta agua no beberé’. 

¿Y cómo gobernador?

—No, la verdad no sé. No digas de esta agua no beberé, no lo he pensado. Yo fui candidato a gobernador y sí era una de las grandes ilusiones de mi vida, pero me parece que como dice Joaquín Sabina: ‘la salida no es por ahí’... no sé no quiero hacer una declaración que me comprometa de por vida, pero no me veo allí francamente. 

¿Se ve en el PAN en los próximos meses o años?

—Deseo seguir en él por supuesto, yo quisiera estar en el PAN hasta el día en que fallezca, pero hay circunstancias que son externas a mí que no necesariamente favorecerían ese escenario. 

Margarita

Viene la renovación de la dirigencia nacional del PAN, ¿cómo ve a Margarita Zavala como aspirante?

—Margarita es el mejor cuadro que tiene el PAN en este momento, es una mujer honesta, inteligente, preparada, de la política es el personaje que tiene la mayor aceptación en México y en los partidos políticos. Fue un error no haberla aprovechado como candidata al Congreso. Margarita es la mejor alternativa, cualquier cosa que ella decida la voy a apoyar definitivamente.

 

¿En dónde le conviene más al PAN Margarita, en la dirigencia nacional o como presidenciable?

—Buena pregunta... yo creo que en las dos la podría hacer muy bien, pero eso es una decisión de ella, que yo respetaré, y no sé si sean excluyentes también pero es una decisión de ella. 

¿La dirigencia nacional del PAN está apoyando a todos los candidatos al Congreso y a los gobernadores?

—Lo contestaría así: Yo le pido a la dirigencia que apoye como se merecen y necesitan los candidatos a diputados y a gobernadores. Me consta que no tienen, algunos de ellos, el suficiente apoyo. Lo mejor para todos sería que los recursos del PAN, que se cuentan por miles de millones en los últimos años, se pongan al servicio de campañas que puedan ser ganadoras y que están enfrentando un escenario complejo, el colmo es incluso hablar de candidatos sacrificables en donde hasta la propia dirigencia habla.

¿Su opinión de López Obrador?

—He dicho muchas cosas de él que ahora reitero, creo que no merece ni siquiera algún comentario.

¿Sigue siendo un peligro?

—El populismo, efectivamente, ha hecho un desastre en América Latina, que la demagogia política que personajes de este tipo enarbolan son verdaderamente cimiento de políticas públicas muy peligrosas, que hacen daño.

¿La detención de Gordillo?

—Fue una muy buena jugada del gobierno del presidente Peña, en un momento en que él tuvo un apoyo político que yo no tuve para hacerlo y en el que tuvo una información, espero, judicial, de la cual, honestamente, yo no disponía en aquel momento. 

¿En su gobierno no había esos elementos para proceder?

—Ni apoyo político, ni elementos judicializables contra ella.

¿Apoyo político?

—Aunque mi gobierno también tuvo que enfrentar muchas omisiones por parte de la maestra, y en descargo, también puedo decir que con ella pudimos construir muchos acuerdos, como el examen de oposición de maestros, que aunque en aquel momento no había apoyo político para hacerlo (...) cada vez que había tensión con la maestra, quienes saltaban a la palestra para defenderla eran fuerzas políticas opositoras a las mías, del PRI básicamente. 

¿Fue su socia política, le debe el 0.56% con el que ganó la elección?

—Por su puesto que no. Yo no sé si hubiera tenido esa capacidad (Elba Esther). Como dice el dicho: ‘El éxito tiene muchos padres, sólo el fracaso es huérfano’, cuando gané todo mundo se atribuyó el triunfo, menos yo. (...) Denle la explicación que quieran, pero yo gané y punto. ¿Cuál es la imputación que se me hace de no haber ganado limpiamente? Nadie la recuerda, una imputación que diga que hice trampa en esto, ninguna. Solamente lo que se atreven a decir es que yo le dije al señor que era un peligro para México.

¿Eso es algo ilegal? al contrario, eso es lo que los candidatos deben decir en campaña y que el elector decida, ¿eso era una ilegalidad? No, eso fue democracia, que un candidato diga lo que piensa del otro. (...) Gané limpiamente en una elección difícil, y yo pienso que algo tuvo que ver el candidato. 

¿Elba Esther le sirvió para sacar acuerdos y ahora está detenida?

—Hubo acuerdos que nos permitieron avanzar en materia educativa. La prueba Enlace, la evaluación de los maestros, el cambio en la carrera magisterial que no se había tocado en 30 años, que los maestros fueran pagados con el avance en la calidad educativa, los exámenes de concurso para los maestros y ésta sí fue una reforma estructural, no de dichos o de letras doradas. Sí ella cometió delitos no le excusa de estar en la cárcel y a lo mejor, si hubiera tenido elementos igual procedo (...) Si hubiera tenido los elementos judicializables que el presidente Peña, lo hubiera hecho, y qué bueno que lo hicieron. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS