Amenazas de Trump podrían provocar que Norcorea ataque, advierten analistas

"La declaración de hoy de Trump", en la que aseguró que la capacidad nuclear de EU es más fuerte que nunca, "es el tipo de amenaza que podría acelerar" un ataque por parte de Corea del Norte, señalan analistas y críticos
09/08/2017
10:50
AFP
Seúl
-A +A

Al imitar la retórica de Corea del Norte en su último asalto verbal contra Pyongyang, el presidente estadounidense, Donald Trump, se arriesga a provocar que el impredecible régimen asiático lleve a cabo "justo el ataque que intentamos evitar", consideran analistas y críticos.

El mandatario advirtió desde Nueva Jersey que Corea del Norte, que el mes pasado llevó a cabo dos pruebas exitosas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), "enfrentará fuego e ira como el mundo nunca ha visto" si sigue amenazando a Estados Unidos.

Su lenguaje se asemejaba a las grandilocuentes invectivas que suele lanzar Corea del Norte contra enemigos, como su vecino del Sur, al que a menudo amenaza con convertir en un "mar de llamas" con sus misiles.

Estados Unidos necesita evitar "una escalada de la retórica, que podría provocar justo el ataque que intentamos evitar", dijo Laura Rosenberger, exdirectora para Corea y China del Consejo de Seguridad Nacional de Washington.

La "mayor preocupación es que teman una acción inminente de Estados Unidos y actúen en lo que ellos consideran de modo preventivo", escribió en Twitter.

"La declaración de hoy de Trump es el tipo de amenaza que podría acelerar [...] esa decisión", añadió. 

El senador republicano John McCain también advirtió que Trump debería tener cuidado cuando habla sobre Corea del Norte. "Lo único que va a hacer esto es acercanos a algún tipo de confrontación grave", dijo a una radio estadounidense.

Según expertos, el rango de alcance del primer ICBM de Pyongyang incluía Alaska y el segundo, gran parte del territorio continental estadounidense.

Naciones Unidas impuso un nuevo paquete de sanciones a Corea del Norte, que podría aniquilar un tercio de los ingresos por exportaciones del empobrecido país. Washington, Seúl y Tokio realizaron ejercicios militares conjuntos en una demostración de fuerza.

"La política de riesgos calculados es muy psicológica y tiene un alto potencial de error de cálculo", dijo el analista Karl Dewey de Jane's. "Sobre todo porque se sabe muy poco sobre las verdaderas preferencias y las percepciones de la amenaza de Corea del Norte", agregó.

Pyongyang, que dice necesitar sus armas nucleares como disuasión contra la amenaza de invasión, advirtió este miércoles que estaba considerando lanzamientos de misiles la isla de Guam, territorio estadounidense en el Pacífico.

No obstante, Pyongyang suele hacer amenazas aterradoras, y los analistas señalan que anunciar un ataque no es una estrategia militar normal.

UN CAMARÓN ENTRE BALLENAS
Cualquier ataque estadounidense contra el Norte podría recibir una represalia inmediata y conllevar una rápida escalada, con consecuencias devastadoras para Corea del Sur.

Seúl, con 10 millones de habitantes sin contar su periferia, entra en el rango de alcance de la artillería convencional de Pyongyang.

"Poniéndose al nivel de la retórica de Pyongyang sin buenas opciones para seguir hasta el final, Trump pone en riesgo la credibilidad de Estados Unidos, tanto con aliados como con enemigos", tuiteó Rory Medcalf, directora de la facultad de Seguridad Nacional de la Australian National University.

Los surcoreanos llevan décadas escuchando la retórica hostil de su vecino del Norte, pero la escalada verbal entre la administración Trump y el Norte preocupa a muchos.

"¿Creen que saldríamos ilesos si Estados Unidos convirtiera Corea del Norte en un mar de llamas? Vamos a morir todos", decía uno de los comentarios con más 'Me gusta' en Naver, el principal portal de internet del Sur.

Corea del Sur alberga a 28 mil 500 soldados estadounidenses para defenderse del Norte desde la guerra de Corea de 1950-1953, que terminó con un armisticio pero sin tratado de paz.

Las pruebas de ICBM norcoreanas ya alimentaron temores en el Sur sobre si Estados Unidos protegería a Seúl, ya que eso pondría en peligro a ciudades norteamericanas con los misiles de represalia de Pyongyang.

Algunos internautas usaron el refrán "un camarón entre ballenas" para describir la situación del país, sacudido por las arremetidas diplomáticas y en medio de un conflicto entre poderosos vecinos.

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS