Diputados chavistas abandonan a Maduro y vuelven al Parlamento

Tres diputados chavistas disidentes -entre ellos Germán Ferrer, esposo de la fiscal general Luisa Ortega, también disidente chavista- se reincorporaron hoy a sus funciones en el parlamento de mayoría opositora
(Foto: AP)
01/08/2017
15:21
Agencias
Caracas
-A +A

Tres diputados chavistas abandonaron hoy la bancada del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y crearon su propio grupo en el Parlamento de mayoría opositora, al que no acuden los diputados oficialistas por considerarlo "en desacato".

"Hemos decidido constituir el Bloque Parlamentario Socialista (...) animados por la necesidad de contribuir al estudio de las soluciones que requieren los grandes problemas del país", dijo el diputado chavista Eustoquio Contreras al leer, en la sesión parlamentaria de hoy, una carta de los disidentes explicando la decisión.

El nuevo bloque se unió a un acuerdo que aprobó la Asamblea Nacional para desconocer la elección de la Asamblea Constituyente impulsada por el presidente Nicolás Maduro.

"Queremos que todos los que tengan libertad de conciencia sientan su casa en este Parlamento (...). Tienen toda nuestra prerrogativa y respeto", les dijo el jefe legislativo, Julio Borges, cuando entraron al hemiciclo. 

Los diputados chavistas que se incorporaron a la sesión fueron Eustoquio Contreras y Germán Ferrer, esposo de la fiscal general Luisa Ortega, quien rompió con Maduro hace cuatro meses. 

Contreras aseguró que del Bloque Parlamentario Socialista también forma parte la legisladora Ivonne Téllez -que no asistió este martes- y prometió que se sumarán más diputados. 

"Somos socialistas (...) y defendemos el ideario de Chávez, pero tenemos profundas diferencias tácticas en la manera de cómo administrar la coyuntura", dijo el asambleísta.

Contreras aseguró que el punto de mayor discrepancia con el oficialismo fue la Constituyente: "no se nos consultó, ni a nosotros ni al pueblo".

"Creemos que la república está en crisis, estamos llegando a una polarización radical, que está matando la institucionalidad. Todos tenemos que hacer un gran esfuerzo por entendernos", añadió.

En el acuerdo aprobado, la mayoría opositora desconoce "la elección el 30 de julio de los integrantes de la fraudulenta e ilegítima Asamblea Nacional Constituyente, convocada sin referendo popular".

Pidió además a los funcionarios de la Fuerza Armada "desobedecer los actos derivados" de la nueva asamblea, elegida con más de ocho millones de votos, según el poder electoral, que también es acusado de servir al gobierno.

La corte suprema venezolana -criticada de servir a Maduro- declaró en "desacato" al Parlamento y considera nulas todas sus decisiones.

Los diputados condenaron además lo que consideraron una "masacre" contra las personas que el domingo protestaron contra la elección de la Constituyente.

Según la Fiscalía, ese día murió una decena de personas en las manifestaciones contra la elección de los 545 asambleístas que redactarán una nueva Carta Magna

Las protestas, que exigen la salida de Maduro del poder, dejan unos 125 muertos en cuatro meses. 

Esta primera escisión del oficialismo en el Parlamento se produce dos días después de la elección de una Asamblea Nacional Constituyente impulsada por el presidente, Nicolás Maduro, unos comicios que se hicieron bajo fuertes protestas y el rechazo de la oposición, sectores chavistas y buena parte de la comunidad internacional. 

ae

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS