Hospital de RU revisará caso de bebé Charlie

El pequeño sufre una rara enfermedad; científicos hablan de una posibilidad de mejoría
Postura. Manifestantes expresan en Londres su apoyo a que se mantenga con vida al bebé Charlie Gard. (v)
08/07/2017
01:58
EFE y AFP
Londres
-A +A

El hospital infantil británico Great Ormond Street anunció ayer que examinará nuevas posibilidades para tratar a un bebé gravemente enfermo, tras las intervenciones del papa Francisco y del presidente estadounidense, Donald Trump.

El hospital londinense tenía previsto dejar de mantener en vida al bebé, Charlie Gard, tras una decisión de justicia a la que se habían opuesto los padres. “Dos hospitales internacionales y sus investigadores nos indicaron en las últimas 24 horas que había nuevos elementos para tratamiento experimental que habían propuesto”, explicó el hospital en un comunicado. “Estimamos, como los padres de Charlie, que es justo explorar esos elementos”, añadió.

El hospital dijo que había solicitado a un tribunal británico “una audiencia sobre el caso de Charlie Gard, a la luz del anuncio de nuevos elementos relacionados con un potencial tratamiento de su enfermedad”. “No es una cuestión de dinero o de recursos, se trata únicamente de lo que es justo para Charlie”, agregó la institución.

El hospital afirmó que sus médicos habían “probado todos los tratamientos médicos” y que otro tratamiento “sería injustificado (...) y prolongaría el sufrimiento de Charlie”. “Nuestro punto de vista no ha cambiado”, añadió.

“Creemos que es justo contar con la opinión de la Alta Corte respecto a los supuestos nuevos elementos”. Se espera que la audiencia se celebre el lunes, según la agenda de la Alta Corte.

El pasado mes de abril, un tribunal británico estimó que los médicos debían interrumpir el tratamiento que mantenía en vida a Charlie, quien sufre una rara enfermedad genética y cuyo cerebro está muy dañado. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ratificó la decisión.

Los padres del bebé de 10 meses luchan para que su hijo pueda recibir tratamiento en Estados Unidos.

El tribunal había decidido por su parte que mantener al niño en vida sólo iba a prolongar su sufrimiento. La enfermedad mitocondrial que lo afecta deteriora los tejidos musculares.

El papa Francisco dio su apoyo a los padres del bebé en sus intentos de trasladar al chico, mientras que el presidente Trump ofreció ayuda.

En una carta remitida por el hospital infantil dependiente del Vaticano Bambino Gesú, expertos señalan que podría existir una posibilidad de relativa mejora para el bebé con un nuevo tratamiento conocido en inglés como “deoxynucleoside therapy” para deficiencia de RRM2B, que ni siquiera ha sido probado en ratones. A través de una campaña por internet, Connie Yates y Chris Gard han logrado recaudar unos 1.5 millones de euros) para financiar el tratamiento de su hijo.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS