Distintas opciones con un mismo objetivo: una vida mejor

“Gano en un día [en Estados Unidos] lo que en México ganaría en una semana haciendo cualquier trabajo” EDILBERTO RICO ÁLVAREZ Mexicano con visa temporal para trabajar en Estados Unidos
Trabajadores migrantes revisan un campo de fresas en California. Extranjero s pueden tener un empleo temporal con la visa H-2A, para el sector agrícola. FOTO: ARCHIVO. REUTERS
30/07/2017
01:51
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington
-A +A

Una de las principales razones de los mexicanos para migrar a Estados Unidos y buscar trabajo es la falta de oportunidades o la necesidad de dinero.

Cerca de 6 millones forman parte del grupo de indocumentados en EU que e intentan mejorar su situación económica al jugársela cruzando la frontera sin permiso legal de trabajo ni estadía. Sin embargo otros optan, ya sea por decisión propia o por contar con los recursos adecuados, por la vía legal: una solución temporal, pero más segura.

Es el caso de Martín Garnica y José Hernández, dos michoacanos que, desde hace siete años, obtienen cada temporada de recolección de uva una visa para trabajar en un viñedo de California. “Conocíamos a alguien que lo había hecho, pero no es muy conocida [esa opción]”, confesaron al San Francisco Chronicle.

Su visado, H-2A, es temporal y específico para trabajos agrícolas, el sustituto de la política de bracero. “Es un poco complicado, 10 meses acá, dos en casa”, aseguran. Pero la paga compensa el esfuerzo. “Gano en un día lo que en México ganaría en una semana”, explica Edilberto Rico Álvarez, quien en Michoacán podía ganar un máximo de 28 dólares semanales “haciendo cualquier trabajo”, suma insuficiente para sostener a su esposa y dos hijos.

Para él, ir por casi un año a laborar de forma legal a los viñedos californianos es mejor “que pagar 10 mil dólares a un coyote”. Ése no es el único sector que se aprovecha de las manos mexicanas. “Mi marido murió y tenía cuatro hijas pequeñas”, justifica a WAMU Elpidia Martínez, originaria de Hidalgo, para explicar como fue que buscó la forma de trabajar en EU legalmente.

Desde hace más de dos décadas trabaja cada año en una empresa de Maryland, la Russell Hall Seafood, limpiando y despedazando cangrejos. Entra a EU con una visa H-2B, para trabajadores poco cualificados, lo que le permite estar legalmente en territorio estadounidense con un empleo bien retribuido. “Cuando llegué no sabía ni cómo se decía cangrejo”, ríe. Aparte están los que, por estudios, habilidades u oportunidades profesionales, consiguen entrar en EU apoyados y contratados por empresas y organismos que valoran su experiencia y conocimiento.

A pesar de sus calificaciones y mejores condiciones laborales, muchos han expresado su temor por la llegada de Donald Trump al poder y su retórica de recortar el número de visados de trabajo para extranjeros, especialmente técnicos y bien cualificados. Ya empezó con las H-1B, para trabajos tecnológicos y alta precisión, lo que he llevado a mexicanos a pensar en migrar a Canadá. Otros, a la espera de que cumpla la amenaza, critican al gobierno de EU, que quizá los va a botar pese a que tienen toda su vida organizada en el país del norte.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS