Se encuentra usted aquí

La muerte en EU se mueve por correo

El mercado de compra-venta de opioides se desplaza a través de la “red oscura” de internet, donde valiéndose del anonimato cualquiera puede adquirir drogas
La expansión del mercado de opioides a través de internet implica un peligro social, ya que pone las drogas al alcance de los adolescentes (ARCHIVO EL UNIVERSAL)
11/07/2017
02:32
Enriqueta Cabrera
-A +A

La crisis vinculada al consumo de opioides que asola a Estados Unidos, principalmente a los estados a lo largo de la cordillera de los Apalaches, se mueve en un mundo clandestino fuera de lo tradicional.

Los traficantes de opioides utilizan una nueva forma de venta y distribución: la “red oscura” (también conocida como el “internet profundo”) a través de la que se compran y venden drogas que se envían por correo, a veces desde Asia. Esta red permite hacer llegar los opioides más potentes a consumidores habituales y a no pocos curiosos, entre los que se encuentran, incluso, adolescentes.

La epidemia de sobredosis de opioides está al alza en Estados Unidos y se han convertido en la primera causa de muerte entre los hombres blancos y suman cuatro veces más que las causadas por accidentes viales o armas de fuego: 60 mil fallecimientos al año.

En 2013, las autoridades destruyeron la más importante organización dentro de la “red oscura”, conocida como Silk Road o Ruta de la Seda. Sin embargo, llegaron nuevos dealers . Cada golpe es como una poda, porque surgen otras redes.

El sistema es complejo, manejado por traficantes y los pagos son encubiertos a través del uso del Bitcoin (moneda virtual que se puede utilizar para transacciones en internet). Sofisticados sistemas encriptados garantizan el anonimato de vendedores y compradores. Las autoridades no han podido liquidar ni detener el crecimiento del comercio ilícito por la red y las investigaciones requieren de la colaboración internacional ya que en Canadá y Europa el consumo de opioides también se ha convertido en un problema que se expande facilmente mientras internet facilita el mercado ilícito.

Documentos legales dan cuenta de arrestos y juicios en curso, muestran que el año pasado se realizaron importantes operaciones de compra y venta de opioides sintéticos en línea. En febrero un hombre en Carolina del Sur fue acusado de recibir tres kilos de fentanyl —suficiente para matar a 1.5 millones de adultos ya que una dosis mortal es de dos miligramos— que fueron ordenados a través de la “red oscura”.

Un artículo publicado por The New York Times, firmado por Nathaniel Popper y titulado Los dealers de opioides utilizan la red para enviar drogas mortales por correo, relata el caso de dos menores de 13 años que murieron el verano pasado en un lujoso centro recreativo en Park City, después de haber ingerido un opioide sintético conocido como U-47700 o Pinky. Los chicos recibieron la droga de otro adolescente local, quien la adquirió en la “red oscura” usando Bitcoin para pagar, de acuerdo con el jefe de la policía de Park City.

Otro caso citado es el de un joven de 19 años que ayudaba a distribuir drogas, le habían advertido que la dosis era muy potente, pero quiso probar y murió por sobredosis.

Los documentos públicos de investigaciones no son representativos del número de casos en los que está vinculada la “red oscura” porque es difícil encontrar menciones online sobre el origen de las drogas.

Popper cita a un funcionario de Kentucky, quien considera que el epicentro de la crisis de sobredosis está en Kentucky, Michigan y Ohio.

Las cifras son alarmantes. En 2015 el fentanyl y drogas similares mataron a 9 mil 580 personas, 73% más que el año anterior. Donde se tienen cifras del año pasado, el aumento fue aún mayor. También cárteles de América Latina reciben opioides sintéticos de Asia.

“En una serie de mensajes intercambiados en el sistema Alfa Bay, un personaje identificado como BenzoChems, reveló que había encontrado que los paquetes en tránsito a través de Hong Kong y luego a través del Servicio Postal de Estados Unidos, era el método de tránsito más eficiente”, relata Popper en su artículo.

La tecnología que emplean ahora los traficantes fue desarrollada originalmente por agencias estadounidenses de inteligencia para permitir comunicación encriptada. “En el sitio de internet de Alpha Bay, señala el artículo de Popper, había más de 21 mil listados de opioides y mas de 4 mil 200 de fentanyl y drogas similares de docenas de dealers, grandes y pequeños. Muchas de las listas individuales son como artículos en un catálogo que incluyen ofertas de píldoras, polvos y sprays nasales”. El surgimiento de nuevos mercaderes avanza más rápido que algunas docenas de arrestos.

Hace unos días tuvo lugar la primera reunión de la comisión del presidente Donald Trump contra las drogas y la crisis de opioides. Hasta ahora, su gobierno no tiene una política frente al creciente consumo y las muertes que provoca, a pesar de que el drama de los opioides golpea principalmente a quienes lo eligieron: la población blanca rural en los estados de los Apalaches.

Los expertos en adicciones señalan que se trata de una crisis de salud porque la adicción es una enfermedad crónica del cerebro, por lo que se debe poner el acento en las campañas de prevención y en la rehabilitación de quienes lo necesitan. Se requiere centros de rehabilitación, profesionales médicos, medicación adecuada y terapias. El 90% de los programas de rehabilitación se cubren a través de Medicaid, en riesgo por el recorte de recursos que prevé el plan de salud del gobierno de Trump.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS