Guatemala: Detienen a Madre, tío y hermano de niña que fue prostituida y violada por 9 años

Tras años de sufrir las vejaciones de sus familiares más cercanos, con el consentimiento de su progenitora, la joven logró escapar y alertar a las autoridades de las humillaciones de que fue víctima
Foto: El trío presuntamente responsable de la explotación sexual fue exhibido por la Policía Nacional Civil de Guatemala. Foto: Policía Nacional Civil de Guatemala
11/07/2017
11:32
José Meléndez, corresponsal
San José
-A +A

Una adolescente guatemalteca, ahora de 17 años, enmudeció de pena a Guatemala. Desde que tenía ocho años, su madre—Gloria Mirtala Hernández Parada, de 44—aparentemente la alquiló al que mejor le pagara por tener relaciones sexuales.

La Policía Nacional Civil de Guatemala informó que la madre ganó dinero con la niña y luego adolescente y por cada “servicio” cobró unos 27 dólares, que equivalen a unos 200 quetzales (moneda guatemalteca). Y en un ingrediente que le añadió más horror a la dramática situación, la madre habría permitido que su hijo y hermano de la menor—Jeremías Esaú Hernández Parada, de 24—y el tío de la víctima y hermano de la mujer—Danny Elías Moisés Hernández Parada, de 32—la violaran y abusaran sexualmente de su hija, hermana y sobrina.

Luego de más de nueve años de sufrir las vejaciones de sus familiares más cercanos, con el consentimiento de su progenitora, la joven—cuya identidad quedó en reserva para protegerla y evitarle una doble victimización pública—logró escapar y alertar a las autoridades de las humillaciones u ofensas de que fue víctima durante muchos años. Ahora permanece en un albergue estatal.

El caso se registró en una zona del sur de la capital guatemalteca. “Capturamos a los presuntos responsables de trata de personas y de violación en contra de una menor de edad”, anunció la PNC.

Agentes de la Subdirección General de Investigación Criminal (SGIC) en coordinación con fiscales del Ministerio Público realizaron tres allanamientos en la capital y en el sur “en busca de personas con orden de captura y evidencias para fortalecer investigación” en un proceso de trata de personas y de explotación sexual de una menor de 17 años, informó la PNC en un reporte entregado a EL UNIVERSAL.

“A través de la investigación, se determinó que integrantes de esta estructura, explotan sexualmente a una adolescente, siendo la progenitora quien la prostituye, beneficiándose ilícitamente por la remuneración económica a cambio de servicios sexuales. Además la víctima ha sido abusada por dos familiares”, precisó.

El Juzgado Noveno de Primera Instancia Penal Narcoactividad y Delitos Contra el Ambiente, de esta capital, emitió orden de captura contra la madre por el presunto delito de trata de personas. Al hermano y al tío de la menor les atribuyó el supuesto delito de violación.

Tras su arresto, el trío—madre, hermano y tío—fue llevado a audiencia en el Juzgado en la Torre de Tribunales, de la capital guatemalteca. Ellos llegaron en silencio. En la entrada para presos a la Torre, y antes de ser sometida a una requisa por una vigilante, ella lloró.

“Es un tema perverso”, afirmó el guatemalteco Leonel Dubón, director ejecutivo de El Refugio de la Niñez, institución no estatal de Guatemala para la protección de la infancia. “Perverso porque en teoría la madre debe ser el principal cuidador y en este caso se convierte en el principal explotador sexual”, afirmó, en una entrevista con EL UNIVERSAL.

“Es un tema sumamente complejo, sobre todo porque son casos que sí se están dando en el país y porque tienen una connotación muy fuerte en el trauma que se provoca en las niñas. Regularmente cuando hay familiares que cometen este tipo de delitos es porque los principios y los valores en el ámbito familiar están muy deteriorados, los factores de riesgo son muy altos y regularmente este tipo de personas están vinculadas a otro tipo de organizaciones criminales, como las extorsiones o el sicariato”, añadió.

Al respecto, el guatemalteco Haroldo Oquendo, director de la Comisión contra el Maltrato Infantil y Violencia Sexual, una organización formada por representantes estatales y de la sociedad civil de Guatemala, informó a este diario que el caso de la madre que, con su hijo y hermano, explotó sexualmente a su hija, es apenas uno de los 600 hechos similares que son denunciados anualmente ante la justicia de esa nación.

“Pero esa cifra hay que multiplicarla por diez y podemos estar hablando al menos de seis mil anuales de explotación sexual comercial infantil, ya que la mayoría no se denuncia. Lo que no se logra detectar es muy grave”, advirtió.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS