Se encuentra usted aquí

Descartan terrorismo en tiroteo en NY

Doctor balea a ex compañeros en hospital del Bronx y luego se suicida
Policías vigilan los alrededores del hospital Bronx Lebanon, en Nueva York, donde ayer un médico que trabajó ahí hasta 2015 entró y disparó a colegas. (BRENDAN MCDERMID. REUTERS)
01/07/2017
02:41
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington.
-A +A

Un tiroteo en el hospital Bronx Lebanon de Nueva York se saldó con dos muertos, incluido el perpetrador del ataque, y seis heridos, cinco de ellos de gravedad. Desde el primer momento, las autoridades neoyorquinas quisieron tranquilizar a la población descartando la hipótesis terrorista y hablando de un “caso aislado”, probablemente relacionado con un conflicto laboral.

Los hechos ocurrieron poco antes de las tres de la tarde, hora local, cuando un ex empleado del centro hospitalario entró vestido con bata blanca de médico y armado con un fusil de asalto. Los medios de comunicación locales identificaron al sospechoso como Henry Bello, un doctor de 45 años que trabajaba en ese mismo hospital hasta hace dos años. Según The New York Times, dimitió porque iba a ser despedido por acoso sexual. Las autoridades todavía no confirmaron su identidad.

Según la información preliminar facilitada por el jefe de la policía de Nueva York, James O’Neill, el sospechoso se paseó por la planta 16 del hospital y disparó al menos a seis personas. Cinco de ellos estarían “luchando por su vida”, de acuerdo con el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio. Otra víctima recibió un disparo en una pierna.

Un doctor del hospital, citado por NBC News, señaló que cinco de los lesionados forman parte del personal del hospital y la persona herida en la pierna es un paciente.

Durante el suceso, además de avisar a la policía y agentes de seguridad, se activó la alarma antiíncendios, lo que hace suponer a los investigadores que el autor del tiroteo quería prenderse en llamas.

Tras herir a media docena de personas, el sospechoso habría subido a la planta 17, donde mató a una doctora. Después se habría suicidado de un tiro con el arma que llevaba, un rifle de asalto AR-15, según NBC News.

“Es el tipo de arma que con tanta frecuencia vemos en este tipo de situaciones”, indicó a la televisora el comisionado de policía de Nueva York, Bill Bratton.

“Gracias a Dios no se trata de un acto de terrorismo, sino que parece un incidente aislado, ligado a una cuestión de trabajo”, subrayó De Blasio.

“Es una gran tragedia”, lamentó el alcalde neoyorquino, quien añadió que “nuestros corazones están con las familias de la doctora que falleció”. “Hemos vivido una situación horrorosa en un lugar que normalmente es garante de seguridad y confort”, apuntó De Blasio, tras felicitar a los servicios del hospital y los agentes que respondieron al incidente por los “cuantiosos actos de heroísmo” que llevaron a cabo.

El pasado 5 de junio, John Robert Newmann Jr, de 45 años, disparó a ex compañeros de trabajo en la fábrica Fiamma Inc, de Orlando, de la que fue despedido. Mató a cinco personas y se suicidó.

En diciembre de 2015, Syed Rizwan Farook, quien trabajaba en el Departamento de Salud Pública de San Bernardino, California, y su esposa Ta-
shfeen Malik, mataron a 14 personas e hirieron a 22 antes de ser abatidos en un tiroteo con la policía. Ese año, de acuerdo con cifras del Buró de Estadísticas laborales, hubo 417 homicidios en sitios de trabajo en EU, un incremento de 15% respecto a 2014. Con información de agencias

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS