Terror vuelve a cimbrar el corazón de Londres

Camioneta embiste a peatones; apuñalan a gente en zona de bares; policía cifra en 10 los muertos, incluyendo tres sospechosos
Miembros de los servicios de emergencia trasladaron a una de las personas lesionadas tras el ataque terrorista perpetrado ayer en Londres. (DANIEL SORABJI. AFP)
04/06/2017
03:10
Agencias
Londres.
-A +A

Convertido en el nuevo blanco preferido de los terroristas, el terror sacudió nuevamente anoche a la capital británica cuando una furgoneta embistió a peatones en el London Brigde y luego hubo acuchillamientos en el popular mercado de comida Borough Market, una zona adyacente. La policía dijo que se trató de ataques terroristas que dejaron seis víctimas fatales. Tres sospechosos fueron abatidos.

Cuando el país aún no se recupera del atentado al término de un concierto de Ariana Grande, el pasado 22 de mayo, que dejó 22 muertos en Manchester, estos nuevos ataques sumen a la nación en el luto y el pánico total.

A las 22:08 horas locales, una camioneta tipo van que iba sobre el puente de Londres arrolló a unos 20 peatones que iban por la acera. Medios británicos reportaron, citando a testigos, que varios de los atropellados no se movían.

“Una furgoneta vino desde el Puente de Londres, pasó el sistema de semáforos y se abalanzó hacia las escaleras”, dijo un conductor de taxi a la BBC. “Arrolló a muchas personas. Luego tres hombres salieron [del vehículo] con cuchillos largos, de 12 pulgadas [unos 30 centímetros] y se dispersaron por Borough High Street apuñalando gente al azar”, refirió. El puente fue cerrado en ambos sentidos, igual que la estación de ferrocarril cercana.

Poco después, la policía recibió informes de apuñalamientos en Borough Market, al extremo sur del puente y donde hay bares y restaurantes. Cuando acudió a responder al llamado, hubo disparos en el lugar. Se habló de al menos dos personas apuñaladas. Testigos dijeron que entre tres y cinco hombres entraron a un bar y a un restaurante y empezaron a atacar en la cara, el cuello y el estómago a las personas, quienes salieron corriendo despavoridas. Un testigo dijo que vio a un hombre dar al menos 10 puñaladas a una chica.

Más tarde se habló de un tercer incidente en el área de Vauxhall, mucho más al sur, donde se ubican oficinas de los servicios de inteligencia. La policía dijo que se trató de un apuñalamiento, no ligado a los otros dos ataques.

Los atentados dejaron al menos 20 heridos que fueron trasladados a seis hospitales —que por seguridad fueron acordonados—. Entre los lesionados estaba un policía cuyo estado se reportó como grave. Otras personas afectadas fueron trasladadas a hoteles que también quedaron bajo resguardo. Las autoridades buscaban víctimas en el río Támesis, que corre bajo el puente de Londres, tras reportarse que algunas personas saltaron cuando la camioneta embistió.

Lo ocurrido se asemeja al ataque del 22 de marzo en el Puente Westminster, al oeste del Puente de Londres, en el que un hombre arrolló con su vehículo a una multitud y luego apuñaló a un policía en terrenos del Parlamento. Hubo cinco muertos en ese evento, y el agresor fue abatido.

Pero los atacantes de anoche, al parecer, planeaban perpetrar una carnicería mucho mayor. En una foto difundida por medios como la BBC se ve a hombres tirados en el suelo, tras haber sido aparentemente baleados por la policía, afuera del bar Wheatsheaf. Al menos uno de los dos llevaba latas adosadas al cuerpo. Se desconoce si tenían explosivos, aunque poco después la policía realizó detonaciones controladas.

El autor de la imagen, el fotógrafo y documentalista Gabriele Sciotto, explicó que el cinturón le pareció falso y que vio a tres atacantes siendo abatidos por la policía. “Dispararon a los tres hombres”, explicó a la BBC.

La primera ministra Theresa May dijo que “tras las actualizaciones hechas por la policía y funcionarios de seguridad, puedo confirmar que el terrible incidente en Londres está siendo tratado como un potencial acto de terrorismo”. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, musulmán, tildó de “deliberados y cobardes” los ataques. “No existe ninguna justificación para tales actos bárbaros”, manifestó.

La cantante Ariana Grande, quien se encuentra en Manchester, donde hoy ofrece un concierto benéfico en recuerdo de las víctimas del ataque de la semana pasada, tuiteó “Estoy rezando por Londres”.

Nadie se atribuyó aún los ataques, ocurridos a días de las elecciones legislativas del 8 de junio, aunque medios reportaron que en portales de extremistas del Estado Islámico (EI) había “festejo”.

En Estados Unidos, el presidente Donald Trump tuiteó. “Cualquier cosa que EU pueda hacer para ayudar en Londres y en el Reino Unido, allí estaremos. Estamos con ustedes”. También dijo que lo ocurrido demuestra que “necesitamos la prohibición de viajes como un nivel extra de seguridad”, en alusión al veto que desea imponer para que viajen al país personas de seis países mayoritariamente musulmanes y que se encuentra bloqueado por decisión de una corte de apelaciones.

El mandatario francés Emmanuel Macron dijo que su país está con Reino Unido tras esta “nueva tragedia”.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto condenó, vía Twitter, “el acto de violencia ocurrido en Londres. Nuestra solidaridad con los familiares de las víctimas y los heridos”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS