Empresas del mundo sufren nuevo ciberataque

Ransomware NotPetya afecta principalmente a Rusia y Ucrania; el virus “sin precedentes” daña central nuclear de Chernobyl
28/06/2017
01:44
Agencias
Moscú/Kiev.
-A +A

Un importante ataque de ransomware golpeó ayer a sistemas informáticos en todo el mundo, dejando sin funcionamiento a servidores de la mayor petrolera rusa, interrumpiendo las operaciones de bancos en Ucrania y apagando computadoras en compañías navieras y de publicidad.

Es la segunda vez en dos meses que un troyano de este tipo se extiende por todo el mundo afectando incluso la vigilancia de radiación de la antigua central atómica de Chernobyl, que tuvo que medirse manualmente.

Ucrania fue el país más afectado por este nuevo ataque. Decenas de negocios, entre bancos, compañías energéticas, el gigante de la alimentación Mondelez, el servicio postal estatal y el aeropuerto de Kiev Boryspil vieron sus sistemas bloqueados por el virus.

El primer ministro de Ucrania, Volodymyr Groysman, calificó el ataque de ser “sin precedentes”. El Banco Central de ese país y los sitios web del gobierno se vieron afectados.

Las compañías estatales rusas de petróleo Rosneft y Bashneft y la compañía naviera danesa Maersk también padecieron por el ataque. Por su parte, la empresa británica de publicidad WPP informó que también había sido víctima, así como el gigante estadounidense farmacéutico Merck.

Una empresa informó que el virus se llama “Petya.A” y explicó que reclamaban el pago de 300 dólares en bitcoin para restablecer el funcionamiento de las compañías.

Sin embargo, la empresa de seguridad informática Kaspersky explicó que de acuerdo con su “análisis preliminar sugiere que no se trata de una variante del ransomware Petya, como se sugirió previamente, sino de uno nuevo que nunca se había visto hasta la fecha. Por eso lo hemos apodado NotPetya“.

Expertos en ciberseguridad dijeron que aquellos detrás del ataque parecen haber explotado el mismo tipo de herramienta de hackeo usada con el ransomware WannaCry que infectó a cientos de miles de computadoras en mayo antes de que un programador británico lograra desactivarlo.

Mikko Hypponen, de la firma finlandesa de ciberseguridad F-Secure, indicó que es muy probable que el ataque se propague por América cuando trabajadores enciendan máquinas vulnerables. “Esto podría golpear muy duro a Estados Unidos”, dijo.

Ante esto, la Casa Blanca dijo estar preparada para ayudar a cualquier institución perjudicada por el nuevo ciberataque, de acuerdo con Scott McConnell, uno de los portavoces del Departamento de Seguridad Nacional.

La Fiscalía francesa abrió ya una investigación por el ciberataque y centrará su investigación en “acceso fraudulento a los sistemas de tratamientos de datos”, “impedimento al funcionamiento” de los sistemas y “extorsiones”. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS