Pastor ofende a comunidad gay durante entrevista en vivo

Un programa chileno decidió invitar a personas contrarias a su línea editorial para visibilizar el acoso que sufren los gays, sin embargo, no esperaban que el religioso pisoteara una bandera del arcoíris y la llamara “el trapo de la inmundicia”
Tomada de YouTube
20/06/2017
15:00
GDA / El Mercurio / Chile
Santiago
-A +A

El equipo de Vía X y de su programa "El Interruptor" se propuso un interesante objetivo: no sólo entrevistar a gente que compartía la línea editorial del canal. Así fue como el nombre del Pastor Soto salió a relucir como un invitado para demostrar "la intolerancia y violencia" que sufre la comunidad LGBT en Chile.

Luego de conversaciones previas con el polémico religioso, finalmente confirmaron su asistencia al espacio que conduce José Miguel Villouta. Sin embargo, no se esperaban la intervención ofensiva que realizó a pocos minutos de comenzar la entrevista y que su participación fuera cancelada.

A pocos minutos de comenzar la conversación, Soto detuvo el diálogo para sacar de su chaqueta una bandera del arcoíris, la cual inmediatamente pisó y dejó bajo sus pies. "Tengo un poco de frío en los pies, así es que vamos a colocar una alfombra. Esta es una alfombra que yo uso en los programas a los que voy. Este es el trapo inmundicia que voy a poner acá para hacer más ameno el programa. Este es un trapo inmundicia que siempre uso", comentó ante la mirada atónita del animador.

"Guau. Yo creo que eso es una falta de respeto", dijo un sorprendido Villouta. Luego de que Soto manifestara su intención de mantener allí la bandera, el conductor de espacio reiteró su punto de vista. "Yo soy homosexual, éste es mi programa, y esto me parece una falta de respeto y yo no puedo aceptar esto. Así es que le pediría si puede sacar eso, para tener la conversación que queremos".

El religioso negó la petición y se justificó. "Le insisto, esto no tiene su nombre inscrito, es solamente un paño que refleja nuestra campaña. Usted sabe que llevamos una campaña sólida contra lo que está impulsando Rolando Jiménez y Luis Larraín", dijo.

Tras la insistencia de Villouta, ingresó al estudio la directora de contenidos de Vía X, Claudia Aldana. La autoridad del canal le pidió respeto, pero Soto optó por mantener su postura y abandonar el espacio. El inesperado hecho fue publicado por Via X en su canal de YouTube.

Para Claudia Aldana, la directora de Contenidos de Vía X y quien aparece en el video interrumpiendo el gesto de Javier Soto con una supuesta bandera de la diversidad sexual, el riesgo que corrían al hacer la entrevista valía la pena por la nueva apuesta que tomó hace un tiempo la televisora.

"Como canal creemos que (Soto) representa la intolerancia y la violencia que viven en las calles las personas de la comunidad LGBT. Nosotros somos testigos a diario de pequeños acosos que se normalizan", sostuvo la periodista en conversación con Emol.

Frente a la repercusión que ha tenido el acto, Aldana se sorprende de la reacción de la audiencia: "La gente más que preocuparse de la violencia que hay detrás de la intolerancia y la ignorancia nos pregunten por qué lo invitamos. Es lo divertido, que el tema pasemos a ser nosotros, cuando en definitivo estamos dejando en evidencia lo que viven todos los días la gente de esa comunidad", dijo la ex panelista de "Campo Minado" y añadió: "Nunca fue pensado como un show mediático".

"Quisimos invitarlo, porque era el invitado más inesperado, porque representaba esta violencia, intolerancia, ignorancia que anda dado vuelta; y más que hacerle una encerrona, nosotros no somos un canal en el que tu vas a ver a los periodista peleando con los entrevistados, aquí cada voz conversa. Nuestro periodismo es distinto", enfatizó.

Aldana contó que la pauta apuntaba a un aspecto de conocer a Soto dentro de su postura como religioso evangélico, pero que no pudo sostener una conversación "tranquila", porque "se lo come la perfomance". Por su parte, José Miguel Villouta indicó a Emol: "Fue una imagen cargada de simbolismos. Yo estoy dentro de ella. La gente que ve lo sucedido desde afuera puede opinar mejor que yo".

Comunidad LGBTTTI chilena alza la voz

Tras el incidente, el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) emitió una declaración pública para rechazar el episodio: "El pisoteo de la bandera en el marco de una entrevista pública constituye un acto deleznable, gravísimo y sin precedentes, que ofende y denigra gratuitamente a las personas en razón de su orientación sexual o identidad de género", indicó el organismo.

El movimiento aseguró que "Javier Soto es un peligro constante para el respeto a la dignidad de las personas, además de ser merecedor de nuestro máximo repudio por su constante violencia, la cual no toleramos".

El documento recordó que Soto fue condenado por injuriar al vocero del Movilh, Rolando Jiménez, y recalcó que "para la causa que representamos resulta violento e incomprensible que un medio de comunicación dé tribuna a un delincuente sancionado por incitación del odio, a sabiendas de que dicho sujeto no moderaría su discurso, pues así lo ha demostrado en cada una de sus acciones".

Por otra parte, pidió a Vía X que de a conocer los motivos por los que Soto fue invitado a "El interruptor", y rescató que la directora de contenidos del canal, Claudia Aldana, haya interrumpido la entrevista.

"En síntesis, la violencia, y la publicidad de la misma, sólo incita a la violencia. La responsabilidad nos llama a entender y asumir que todo discurso, por más desquiciado que sea, puede impactar en otros cuando se difunde públicamente, animando a llevar a la práctica pensamientos o ideas homofóbicas o transfóbicas de terceros. Lo discursos y acciones de odio siempre serán nocivos", concluyó el Movilh.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS