Magnate promete relación “muy, muy buena” con China

Mandatario de EU recibe en su club de golf de Florida a su homólogo Xi Jinping
07/04/2017
01:54
Agencias
Florida, EU
-A +A

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, garantizó ayer al mandatario chino, Xi Jinping, que ambos mantendrán “una relación muy, muy buena.

“Hemos tenido una larga charla y hasta ahora no he obtenido nada, absolutamente nada, pero estamos construyendo una amistad”, declaró Trump a la prensa antes de cenar junto al líder chino y las esposas de ambos en Mar-a-Lago, la lujosa residencia que el mandatario tiene en Florida. “Creo que a largo plazo tendremos una relación muy, muy buena”, aseguró.

El mandatario chino llegó ayer a Estados Unidos y fue recibido en el aeropuerto de Palm Beach por el secretario de Estado, Rex Tillerson, y una guardia militar de honor.

Trump llegó poco después a Mar-a-Lago, donde sostendrá con Xi una serie de reuniones en lo que promete ser una clase maestra de estudiada informalidad. La agenda de la cumbre, que tendrá una duración de 24 horas, es deliberadamente abierta.

Matt Pottinger, el experto de la Casa Blanca en asuntos asiáticos que estuvo a cargo de planificar el encuentro, aseguró que habrá una “interacción distendida” a pesar del trasfondo de temas que generan tensión, como el comercial y Corea del Norte.

Para hoy, la agenda considera un almuerzo de trabajo.

Atendiendo preocupaciones de seguridad, Xi y su esposa Peng Liyuan —una cantante folk que fue más famosa que su marido— no se hospedarán en Mar-a-Lago, sino en un resort cercano en la costa que es vigilado por francotiradores, unidades tácticas
y guardacostas.

Trump ha calificado a China como el principal rival de Estados Unidos, principalmente en materia de comercio internacional, y ha acusado al gigante asiático de debilidad en su respuesta a la amenaza nuclear que representa Corea del Norte.

Sobre el tema Norcoreano, Trump dejó caer la amenaza de una intervención militar unilateral en una entrevista publicada el domingo por el Financial Times. Es difícil predecir hacia dónde irán las conversaciones.

En materia comercial, Trump quiere abordar el déficit de Estados Unidos con China, que se elevó a 350 mil millones de dólares en 2016.

La Casa Blanca prometió hablar de forma franca sobre esta cuestión con el gobierno de Beijing, para “reducir las barreras a la inversión. Es la primera vez que los presidentes [de EU y China] se reunirán”, aseguró la fuente de la Casa Blanca.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS