Se encuentra usted aquí

Sorprende EU con la “bomba madre”

Ataque fue contra posiciones del Estado Islámico, dice Casa Blanca; los objetivos fueron cuevas y túneles usados por los yihadistas
El presidente Donald Trump se refirió al ataque en Afganistán durante una reunión con equipos de emergencia de Atlanta, en la Casa Blanca (EFE)
14/04/2017
04:10
Víctor Sancho / Corresponsal
Washington
-A +A

Estados Unidos usó ayer por primera vez en combate su mayor bomba no nuclear, el proyectil GBU-43, llamado también “la madre de todas las bombas” (MOAB).

El artefacto explosivo, de 9.8 toneladas de peso (de las cuales 8.2 toneladas son de explosivos de alta potencia), fue arrojado sobre la provincia oriental de Nangarhar, en Afganistán, en contra de posiciones del Estado Islámico-Jorasán (EI-J).

El objetivo fue un sistema de túneles y cuevas que los miembros de esta rama del Estado Islámico usaban para “moverse libremente”, lo que según la Casa Blanca les “hacía más fácil” atacar a los asesores militares estadounidenses desplegados en el país para apoyar a las fuerzas afganas que combaten a los yihadistas en el país. El EI-J está formado por ex miembros de los talibán y opera en la frontera entre Afganistán y Paquistán.

“Estados Unidos toma muy en serio la lucha contra EI y, para derrotar a este grupo, tenemos que negarles su espacio de operaciones, lo que hicimos”, sentenció el portavoz presidencial Sean Spicer.

Detalló que se tomaron “todas las precauciones necesarias” para no lamentar víctimas civiles o daños colaterales.

“Estoy muy orgulloso de nuestro ejército. Otro éxito”, declaró posteriormente el presidente Donald Trump sobre la acción militar.

El mandatario comentó el bombardeo brevemente tras una reunión en la Casa Blanca con jefes de bomberos. Al ser cuestionado sobre si este ataque envía un mensaje a países como Corea del Norte —que presuntamente alista un nuevo ensayo nuclear que realizaría en los próximos días—, respondió: “No sé si manda o no un mensaje. Corea del Norte es un problema y nos ocuparemos de él”.

El resultado concreto de la operación en Afganistán no se conoce todavía, y la Casa Blanca no quiso dar detalles ni siquiera sobre si la posibilidad de que esta munición sea usada de nuevo.

De acuerdo con las primeras informaciones, la decisión de usar la mayor bomba no nuclear de la historia no fue del presidente Trump sino del general encargado del Comando Central (CENTCOM), Joseph Votel.

La operación fue llevada a cabo por el general al mando de la misión en Afganistán, John Nicholson. Trump no quiso confirmar ese aspecto, aunque dijo que los líderes del Pentágono tienen “total autorización” para realizar las actuaciones necesarias para cumplir su misión.

“Esta es la munición adecuada para reducir los obstáculos [que facilitan la defensa de EI] y mantener el impulso de nuestra ofensiva”, aseguró el general en un comunicado.

El Pentágono detalló que un avión de combate estadounidense (más tarde se diría que se trató de un Hércules C-130 operado por el Mando de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea) fue el encargado de lanzar la bomba para “maximizar la destrucción de combatientes de EI-J y sus instalaciones”.

“Es un arma muy potente, diseñada para usar contra objetivos muy duros”, explicó a EL UNIVERSAL Gordon Adams, experto en políticas de Defensa y Seguridad Nacional, profesor emérito de la American University y becario distinguido del Stimson Center.

Consideró que el uso del GBU-43 no debería sorprender ya que es un proyectil que debe usarse para destruir cuevas y túneles, como fue el caso.

“Tiene mucho poder destructivo, pero nada que ver con lo que pudiera hacer un arma nuclear”, aclaró Adams. “No creo que tenga mucha importancia [el ataque], a menos que se descubra que hay víctimas inesperadas”, añadió.

El Pentágono habría enviado drones de reconocimiento y estaría calibrando radares y sistemas de satélite para contabilizar los daños y víctimas de una “munición por presión”, aunque el uso de la “madre de todas las bombas” hace pensar que el Pentágono tenía claro que había importante presencia de combatientes del Estado Islámico y una gran infraestructura, así como nula presencia de civiles.

En la última semana, la administración Trump ha incrementado su demostración de músculo militar con sus primeros bombardeos y el aumento de la presencia de buques y tropas en zonas geoestratégicas.

Gobierno afgano fue informado. El gobierno afgano afirmó que fue informado por EU del lanzamiento de la bomba GBU-43 y se encuentra en proceso de evaluación del resultado.

En un comunicado, la oficina de la presidencia afgana indicó que el ataque fue “diseñado para apoyar los esfuerzos de las fuerzas de seguridad afganas y las fuerzas estadounidenses, así como para minimizar el riesgo” para los efectivos de ambos países en la zona.

“La evaluación de las bajas al EI está en proceso”, agregó.

Por su parte, el gobierno de Nangarhar reportó que “miembros clave” del EI fueron abatidos y que el refugio de los terroristas en esta área quedó “destruido”, sin dar más detalles.

La primera voz en contra del ataque fue del ex presidente Hamid Karzai. “Esto no es la guerra contra el terror, sino el uso equivocado inhumano y más brutal de nuestro país como terreno de pruebas para nuevas y peligrosas armas”, señaló en Twitter.

“La madre de todas las bombas” de EU sólo es superada por “el padre de todas las bombas” (FOAB), desarrollada por Rusia y nombrada así en respuesta a la estadounidense.

Su explosión equivale a 44 toneladas de TNT, tiene el poder de una bomba nuclear sin los efectos químicos o radiactivos colaterales. Provoca una onda ultrasónica expansiva y temperaturas tan elevadas que todo ser vivo impactado se evapora, de acuerdo con fuentes militares rusas.

Con información de EFE y la televisora rusa ORT

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS