“Discurso brutalmente racista, el de Trump”

El crecimiento de las minorías en el país ha desatado reacciones en contra de ellas, afirma
David Maciel dice que los estadounidenses buscan un país multirracial, multicultural, respetuoso de la diversidad, que lo enriquece (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
22/01/2017
01:55
Enriqueta Cabrera
-A +A

El racismo en Estados Unidos tiene profundas raíces históricas que forman parte de la cultura nacional para una parte de la población que rechaza los cambios demográficos acelerados que tienen lugar. Paradójico que un país de inmigrantes rechace hoy la inmigración. El país está dividido.

Así habla sobre las raíces del racismo en EU David Maciel, mexicano de origen, Doctor en Historia por la Universidad de California en Santa Bárbara, catedrático de la UCLA en Los Ángeles, premio INEHRM José Valadés (2016), profesor emérito de la Universidad de Nuevo México, asesor externo del Instituto Nacional Electoral en México. Recibió el reconocimiento OHTLI de la Secretaría de Relaciones Exteriores por la promoción de la cultura de México en EU.

¿Por qué hoy el rechazo es más violento hacia los inmigrantes latinos en general y mexicanos en particular?

—Esto tiene que ver con el cambio demográfico que vive Estados Unidos: los latinos son desde 2004 la primera minoría por su número, la más joven y la que crece más rápidamente. Y resulta que los mexicanos son la mayoría de los latinos, pero también son los del país más cercano, los de mayor arraigo. Hay que recordar que hay ciudadanos estadounidenses descendientes de mexicanos que habitaban en los territorios de lo que son hoy los estados de Texas, California, Nuevo México, Arizona, Utah y… que fueron parte de México hasta la guerra de 1847. Entre los ciudadanos estadounidenses de origen latino, los mexicanos son también la mayoría.

Samuel Huntington, en su libro “¿Quiénes somos? Los desafíos de la identidad nacional ve a los latinos y en particular a los mexicanos como una amenaza que podría dividir al país. Por el contrario, la inmigración, la mexicana en particular, ha contribuido al desarrollo del campo, los ferrocarriles, las carreteras, la construcción, los servicios, la ciencia y la cultura.

—México es la frontera entre dos culturas, la anglosajona y la latinoamericana, dos idiomas, dos religiones: la protestante y la católica y dos historias distintas. Pero juntas esas dos culturas son más fuertes, así se vive en Los Ángeles, Nueva York, Chicago y tantas otras ciudades y universidades, en ciudades hermanas de la frontera. Así lo muestran las múltiples contribuciones de la inmigración latina que fortalece la economía, la demografía de una sociedad que envejece, la cultura que al sumar enriquece, la convivencia armónica.

El verdadero problema es el racismo, el rechazo a los que tienen otra visión del mundo: mexicanos, latinos, negros, asiáticos, musulmanes… que viven y trabajan en Estados Unidos.

Debe haber una explicación para la política del presidente electo, asesores y miembros de su gabinete sobre la animadversión a la inmigración latina y en particular a la inmigración mexicana.

—Fue un tema central de la campaña del presidente Donald Trump. En el caso de los mexicanos se debe a que son los más cercanos, a que son la mayoría de los inmigrantes latinos y de los indocumentados, los vecinos apenas al otro lado de la frontera. Se dice que son una amenaza y que “roban empleos” a los blancos. Los latinos en Estados Unidos son vistos como causantes de un cambio demográfico, son la minoría más grande y la que más rápido crece, y es la minoría que rechaza Trump.

Además, hay un rechazo contra los latinos y mexicanos en particular porque se dice que violan las leyes. De llamarles ilegales se desliza el término a considerarlos violadores de la ley, y de ahí a criminales, cuando lo que cometen es en realidad sólo una falta administrativa al cruzar la frontera sin papeles. Por eso nosotros los llamamos indocumentados. Gravísimo que Trump diga que los inmigrantes mexicanos son delincuentes, criminales, violadores, vinculados con el narcotráfico, una amenaza para la seguridad de la frontera, donde conviven con multiplicidad de intercambios en paz y armonía 14 ciudades hermanas en Estados Unidos y México.

El discurso de Trump pareciera tomar las visiones de Samuel Huntington: “Los latinos son una amenaza”

—El discurso es abierta y brutalmente racista. Cuando vimos que Estados Unidos elegía al primer presidente afroestadounidense, a Barack Obama, dijimos: ‘Estamos entrando en una sociedad multirracial, pero hubo una tremenda reacción’. Ahora es correcto en EU ser xenófobo, racista y antiestablishment. Desde Hitler nunca se había visto una campaña racista de ese tamaño.

Desafortunadamente, una parte de los blancos estadounidenses es lo que sienten y piensan: ‘Que los indocumentados mexicanos son delincuentes’. En su mayoría son los que no los conocen. El discurso de Trump ha llevado las cosas a una violencia verbal extrema. Sus seguidores gritan: “Build the wall, kill them all”. No son sólo palabras, si uno los mira entiende que son amenazas. Trump sonríe y con su silencio los alienta. ¿A qué distancia estamos de acciones violentas contra mexicanos o latinos?

La otra vertiente del discurso tiene que ver con la supremacía del país más poderoso del planeta.

—En primer lugar, lo que está en juego es, ¿qué clase de país seremos? Yo diría que muchos, incluso la mayoría y seguro los jóvenes, queremos un país multirracial, multicultural, respetuoso de la diversidad.

Estados Unidos es hoy un país dividido, los blancos estadounidenses que apoyan a Trump quieren regresar al pasado, recuperar la supremacía. La mayoría de la población en grandes y pequeñas ciudades, cerca de la frontera con México, en las costas este y oeste, quieren un país diversos y plural, no le temen. EU es grande, ¿por qué “Make America Great Again”?, pareciera decir: “Todo está mal, pero yo lo voy a arreglar”. Estados Unidos es la primera economía del mundo y el primer país en el terreno militar, el que desarrolla mayormente la investigación, la innovación tecnológica, la ciencia, los proyectos de futuro.

¿Por qué mirar hacia atrás? Hay la percepción por parte de los jóvenes en las universidades, la generación más educada en la historia en EU, de que las políticas conservadoras que se impondrán pretenden cerrarles el futuro.

Otras vertientes históricas del racismo

—Tuvo también profundos tintes racistas de desprecio hacia México, un país que nacía después de la guerra de Independencia, hacia su gobierno y su gente, así lo mostró la colonización de Texas por colonos estadounidenses, que buscaron la independencia de México y luego consiguieron la anexión a EU. La guerra de 1846-48 en la que México perdió más de la mitad de su territorio y EU logró extenderse del Atlántico al Pacífico.

La historia de EU está vinculada con el racismo: los esclavos eran vistos como una escoria. Los afroestadounidenses vivieron una brutal discriminación. Se movilizaron masivamente en la lucha por los civil rights en los años 50 y 60, ganaron. Pero la discriminación no desapareció, todavía existe. La lucha por los derechos civiles tuvo un gran impacto nacional e internacional gracias a la televisión.

Pero la discriminación era terrible, también para los mexicanos. Hay que imaginar cómo se sentían los mexicanos que regresaban de pelear en la Segunda Guerra Mundial contra el racismo nazi. Llegan a EU y todavía encuentran rótulos que dicen: No dogs or mexicans allowed.

En conclusión, Doctor Maciel.

—Hoy todas estas reacciones violentas contra la inmigración mexicana y latina tienen que ver con el rechazo a un país que está cambiando, en el que las minorías crecen y la mayoría blanca dejará de serlo en 2060, parece que falta mucho, pero ya lo sienten los blancos rurales y con bajos niveles educativos. Rechazan ese país y Trump los alienta. ¿Qué clase de país seremos? Eso es lo que está en juego. Yo te diría que muchos queremos un país multirracial, multicultural, respetuoso de la diversidad, que lo enriquece.

Estados Unidos hoy es un país dividido, los blancos estadounidenses que encabeza Trump quieren regresar al pasado, recuperar su supremacía. Los jóvenes en las universidades y la mayoría de la población en las ciudades cosmopolitas quieren un país diverso y plural, no le temen, están perfectamente integrados en las universidades y en las ciudades, en los estados.

Asistimos y somos parte de la disputa por el futuro.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS