Detienen a hermano e hijo del presidente de Guatemala

Jimmy Morales dice que, ante todo, “imperio de la ley debe prevalecer”
Samuel Everardo Morales (izq.) y José Manuel Morales Marroquín, hermano e hijo, respectivamente, del presidente de Guatemala, fueron detenidos ayer (MOISÉS CASTILLO. AP)
19/01/2017
01:58
José Meléndez, corresponsal
-A +A

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se encuentra en el ojo del huracán luego del arresto de su hijo, José Manuel Morales Marroquín, y de su hermano, Samuel Everardo Morales Cabrera.

Morales Marroquín está acusado de fraude, mientras que Morales Cabrera fue detenido por fraude y lavado de capitales y otros activos, en un escándalo de corrupción política con la sustracción de dinero de una dependencia estatal. Una juez resolvió procesarlos a ambos. En tribunales, el hermano del gobernante alegó inocencia y dijo: “Si alguna falta he cometido estoy dispuesto a enfrentar las consecuencias”. Morales hijo evitó dar declaraciones.

Tras los arrestos, el presidente dijo que el apoyo a sus parientes es “total” pero que “el imperio de la ley debe prevalecer sobre todas las cosas”.

Las capturas fueron ordenadas por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), avalada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El colombiano Iván Velásquez, jefe de CICIG, dijo que el mandatario “no ha intervenido” a favor de sus familiares y es “respetuoso” de la investigación.

Thelma Aldana, jefa del Ministerio Público, destacó el respeto del gobernante con la indagatoria y aclaró que ninguna evidencia sugiere que el presidente esté involucrado.

En septiembre de 2016, la CICIG y el MP involucraron al hijo y al hermano del jefe de Estado con unos cobros al estatal Registro General de la Propiedad por desayunos que jamás fueron entregados a esa dependencia, en una red de empleados públicos y proveedores privados.

La ex registradora general, Gladys de León Ruiz, la ex directora financiera del Registro, y Miriam Hernández Cisneros, así como el ex jefe de compras de esa entidad, Gustavo Azurdi Morales, están presos junto con otros tres funcionarios de alto rango del RGP y dos empresarios privados guatemaltecos. Otras dos mujeres involucradas en el caso están en fuga.

La CICIG recordó ayer que esos “delitos” comprometieron “seriamente las finanzas” del RGP, al extraerse fondos con “simulación” de actividades como cobrar un desayuno “para 564 personas que nunca se realizó”.

El ardid del falso desayuno fue usado “en más de una ocasión” para obtener dinero, precisó.

Las detenciones ocurrieron un año, dos meses y 24 días más tarde de que Morales ganó la presidencia, en octubre de 2015, montado en una avalancha de anticorrupción política y cuatro días después de cumplir su primer año de gobierno, de un total de cuatro.

En 2015, la CICIG y el MP acusaron de defraudación y otros delitos al entonces presidente Otto Pérez Molina, quien se vio obligado a dimitir en septiembre de ese año y se encuentra preso. Tras ese escándalo, Morales convirtió el mensaje anticorrupción en su bandera electoral.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS