24 | MAY | 2019
Miles de ciudadanos salieron el pasado 4 de diciembre a la playa de Copacabana, en Río de Janeiro, para mostrar su descontento por la cada vez más evidente corrupción de buena parte del arco político brasileño (MARCELO SAYÃO. EFE)

Dossier. Acción contra corrupción de Brasil 'pega' a 6 países

11/12/2016
03:20
Cleide Carvalho O GLOBO
-A +A
La mayor operación contra la corrupción en América, descubierta en Brasil, afecta directamente al menos a seis países de la zona, incluyendo Venezuela, Argentina y Cuba, que han visto cómo el Banco Nacional de Desarrollo brasileño les suspende planes millonarios

El Lava Jato, la mayor operación contra la corrupción en América, ya afecta directamente al menos a seis países de América Latina y el Caribe.

Debido a las denuncias, el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (BNDES), suspendió el desembolso de 3.6 mil millones de dólares para 16 proyectos de infraestructura en Argentina, Venezuela, República Dominicana, Cuba, Honduras y Guatemala. El Ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil participa en las negociaciones sobre la reanudación de los desembolsos, los cuales sólo ocurrirán mediante la firma de un término de cumplimiento (de acuerdo a reglas) entre las empresas contratistas y los países contratantes.

Los países más afectados son también los que recibieron más recursos del BNDES en el periodo. El mayor beneficiario, Venezuela, tendrá que renegociar cinco grandes proyectos, entre ellos la ampliación del metro de Caracas, cuyas obras recibieron 1.28 mil millones de dólares del banco de desarrollo de Brasil, y el astillero Astialba destinado a la fabricación de los navíos petroleros de la petrolera estatal venezolana, PDVSA.

República Dominicana, el segundo país de la región en el volumen de recursos, tiene seis proyectos cuestionados por el banco en obras viales, proyectos de riego y la millonaria termoeléctrica de Punta Catalina, con una financiación prevista de 656 millones de dólares.

Términos de cumplimiento

Todas las obras estaban siendo ejecutadas por cinco de las empresas constructoras más grandes de Brasil que participan en la operación del Lava Jato: Odebrecht, Andrade Gutierrez, Camargo Correa, Queiroz Galvão y OAS. Cuatro de ellas ya han tenido a sus líderes condenados por el juez Sergio Moro, del Tribunal Federal de 13 de Curitiba.

El Lava Jato ya ha tenido 82 condenados en primera instancia, de los cuales 25 se convirtieron en informantes de la trama de corrupción que, según Moro, es sistémica en Brasil.

La decisión del BNDES de suspender las transferencias fue tomada después de la detención del ex ministro Antonio Palocci, acusado de administrar una cuenta para “coimas” o sobornos de la empresa constructora Odebrecht con el Partido de los Trabajadores (PT), por la que habrían pasado 38 millones de dólares hasta 2013. Entre las ventajas ofrecidas por el gobierno del PT a la mayor constructora brasileña estaban facilidades para la liberación de los fondos del BNDES para trabajar en el extranjero.

El empresario Marcelo Odebrecht y 77 de sus ejecutivos cerraron acuerdos de delación premiada (declaración negociada a cambio de reducción de la pena a pagar) con un grupo de trabajo de los fiscales que participan en el Lava Jato. Se espera que esos acuerdos se homologuen a finales de este año. El esquema habría concedido decenas de sobornos políticos a los partidos de la coalición del PT como el Partido del Movimento Democrático Brasileño (PMDB) y el Partido Progresista (PP), la mayoría aún en calidad de investigados.

La reanudación de los desembolsos será precedida por la firma de un acuerdo de cumplimiento (de acuerdo con las reglas establecidas) entre los contratistas y los órganos de contratación de cada uno de los fondos. En el documento, los contratistas y el importador deben hacer un compromiso con la legalidad del proceso, lo que confirma la ausencia de actos ilícitos en relación con la operación, y garantizar la aplicación de los recursos. El documento prevé sanciones en caso de declaraciones falsas, incompletas o incorrectas de cumplimiento de la multa impuesta a la exportadora.

Al anunciar la revisión de 25 contratos, BNDES informó que los criterios serán ahora más estrictos y algunos pueden incluso ser cancelados, en función de la evolución de los trabajos. Se incluyen en esta lista de nueve contratos con tres países de África: Angola, Ghana y Mozambique.

Financiación sin morosidad

La revalorización de los financiamientos tiene en cuenta el avance de los trabajos, los fondos que se ponen a disposición de otros prestamistas y el impacto de los nuevos desembolsos en el nivel de exposición y el riesgo del crédito bancario en cada país. Por ahora, el BNDES no ve la necesidad de cambiar otros elementos contractuales tales como el tiempo y el interés, siguiendo los estándares internacionales. Según el banco, nunca hubo morosidad de préstamos concedidos para la exportación de servicios de ingeniería.

Los 13 años del PT en el gobierno brasileño se cerraron en agosto pasado, con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff. Los principales líderes del partido están bajo investigación, entre ellos el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, responsable de la política de acercamiento con América Latina y África, en particular con aquellos en los que sus líderes eran considerados aliados.

“Hubo grandes distorsiones y desvío de prioridades en los últimos años. Los criterios para el apoyo de los países incluían razones ideológicas o y cuestiones poco transparentes. El BNDES está en este momento ajustándose, pero es importante que siga invirtiendo en el apoyo a las empresas brasileñas en el exterior para que Brasil no se salga del mercado internacional, como ocurre con la mayoría de los países”, dice el consultor Rubens Barbosa, quien fue el embajador de Brasil en Londres y representante del país en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

En la evaluación de Barbosa, los intereses políticos y de grupos económicos que han marcado las decisiones de inversión de BNDES tienden a ser sustituidos por criterios técnicos y más transparentes.

“Hay que separar la ideología de las decisiones de financiación. El problema es la falta de transparencia. Si el proyecto es bueno para el país y para Brasil, está bien que sea financiado”, opinó.

La dirección del BNDES en la época de la financiación siempre ha defendido el papel del banco como soporte de las empresas brasileñas en el exterior, señalando que todos los países tienen agencias de estímulo para exportar servicios.

INFORMACIÓN RELACIONADA

TEMAS RELACIONADOS

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

Comentarios