Avance de Trump inquieta a los republicanos

En el debate, se robó el “show”, dicen medios; partido teme alejamiento de hispanos y mujeres
Manifestantes critican la postura antiinmigrante de Trump frente a uno de sus hoteles, en Toronto, el jueves, mientras los mariachis tocan (CHRIS HELGREN. REUTERS)
08/08/2015
03:17
J. Jaime Hernández / Corresponsal
-A +A

Washington.— En el día después del primer debate republicano, la ventaja de Donald Trump en las encuestas parece haberse consolidado. La pregunta a partir de ahora es: ¿Quién podrá detener a Trump para evitar que la oportunidad de los republicanos de recuperar la Casa Blanca en 2016 se vuelva a perder?

El hecho de que el magnate inmobiliario se haya robado el debate, con un discurso que desafió lo políticamente correcto al criminalizar a los inmigrantes o insultar a las mujeres, disparó la señal de alarma en el Comité Nacional Republicano (CNR), preocupado ante la erosión del partido frente a estos dos segmentos del electorado y ante la eventualidad de que Trump decida contender como independiente si no gana la nominación republicana a la presidencia.

En un intento por tranquilizar las aguas, el presidente del CNR, Reince Priebus, pidió ayer no tomar muy en serio la amenaza de Trump de competir como independiente. “No creo que vaya a ocurrir. Porque cualquiera que le quiera ganar a Hillary Clinton lo tendrá que hacer como candidato del Partido Republicano”, dijo Priebus.

Ayer, Trump insistió en el asunto. “Mucha gente me está pidiendo que lo haga. Me están rogando para que lo haga. Ellos creen que ganaría como independiente”. También se quejó, vía Twitter, del maltrato que dijo haber sufrido durante el debate, principalmente de parte de Megyn Kelly, quien le preguntó sobre declaraciones misóginas que él hizo en el pasado. Fox News defendió la actuación de los tres presentadores.

Pese a que se robó el “show” en el debate, analistas ven poco probable que Trump se convierta en el candidato republicano. “Creo que comenzará a caer en las encuestas a partir de otoño, cuando las preguntas de los próximos debates y durante la entrevistas vayan por más sustancia y menos ruido”, consideró Joe Scarborough, ex congresista y actual presentador de un programa de análisis político en la cadena MSNBC. Las primarias arrancan en febrero de 2016.

“Aunque es muy difícil predecir hasta qué punto los simpatizantes de Trump van a seguir aceptando sus declaraciones incendiarias, desde mi punto de vista su intervención en el primer debate le ha dañado en sus perspectivas de largo plazo”, consideró William Galston, del Brookings Institution, en alusión al voto del electorado hispano y de las mujeres.

En términos generales, “el debate hizo muy poco para ampliar el atractivo de la marca republicana. Con la excepción de la defensa que hizo Jeb Bush de la reforma migratoria, los candidatos ofrecieron poco para hacer a su partido más atractivo para los segmentos del electorado, en particular las mujeres, los adultos jóvenes y las minorías (como la hispana) donde los republicanos han tenido problemas en las elecciones presidenciales recientes”, añadió Galston.

Unos 24 millones de espectadores vieron el debate, reportó Nielsen, la compañía que mide las audiencias de televisión. Eso lo convierte en el debate de unas primarias más visto en la historia de la televisión estadounidense. En cuanto al ganador, la revista Time consignó que 47% de sus seguidores o 55 mil personas, se inclinaron a favor de Trump, mientras que Marco Rubio quedó en segundo sitio, con 10% de los apoyos. La página de Drudge Report aseguró que Trump se hizo con más de la mitad de los 362 mil votos emitidos en tiempo real.

En Twitter, Trump acaparó 30% de las menciones, muy por delante de Ben Carson que captó 12%. Bush, quien se ubicó segundo en la más reciente encuesta de Reuters/Ipsos, fue el séptimo con mas menciones en esta red social. Según Facebook, 7.5 millones de personas realizaron 20 millones de interacciones vinculadas con el debate en su plataforma. Los asuntos más discutidos fueron la inmigración y las relaciones de raza, seguidos por la economía.

En tanto, el senador republicano por Carolina del Sur, Lindsey Graham, criticó ayer los ataques de Trump contra los inmigrantes. “Rechazo la idea de que el gobierno de México esté enviando a los peores. Esta gente viene porque quiere tener una vida mejor en EU. Porque algunos de ellos viven en agujeros infernales”, dijo Graham al considerar que el discurso negativo de Trump en el terreno migratorio lo convertirá en un candidato incapaz de ganar las elecciones presidenciales. Con información de agencias

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS