Agresor de Tennessee sufría de depresión, afirma su familia

"La persona que cometió este horrible crimen no era el hijo que conocemos y amamos. Nos apena profundamente saber que su dolor encontró su expresión en este atroz acto", dijo la familia de Muhammad Youssef Abdulazeez
La familia de Muhammad Youssef Abdulazeez, aseguró que su hijo sufría depresión y no era la persona que ellos conocían Foto: AP
19/07/2015
20:49
AP
Chattanooga, Tennessee
-A +A

La familia del hombre que según las autoridades mató a cuatro marines y a un marinero en Chattanooga, en el estado de Tennessee, dijo en un comunicado que su hijo sufría depresión y no era la persona que ellos conocían.

"No hay palabras para describir nuestra conmoción, horror y pena" , apunta el comunicado proporcionado el sábado a The Associated Press por un abogado que representa a la familia de Muhammad Youssef Abdulazeez. "La persona que cometió este horrible crimen no era el hijo que conocemos y amamos. Durante años, nuestro hijo sufrió depresión. Nos apena profundamente saber que su dolor encontró su expresión en este atroz acto de violencia" .

"Entendemos que hay muchas preguntas legítimas que tienen que ser contestadas" , agregó la nota. "Dicho esto, este es momento para reflexionar sobre las víctimas y sus familias, y creemos que sería inapropiado decir algo más allá de que realmente sentimos mucho su pérdida" .

La familia explicó que está cooperando con la investigación.

En Chattanooga, una ciudad que se enorgullece de los fuertes vínculos entre personas de fes distintas, algunos musulmanes expresaron temor de que haya cambiado la percepción que la comunidad tenía de ellos debido a los ataques del jueves.

Mohsin Ali, miembro de la Sociedad Islámica de Chattanooga, espera que no cunda la agitación en la comunidad como ha sucedido en otras partes en la región debido a la construcción de mezquitas y otros asuntos. La coexistencia pacífica ha prevalecido mucho en el lugar.

"Nosotros, nuestros hijos, nos sentimos 100% estadounidenses y de Chattanooga" , dijo Ali, nativo de Pakistán, y psiquiatra infantil. "Ahora (los musulmanes locales) se preguntan sí todavía la gente los ve así" .

Cuando agentes del FBI ejecutaron el jueves una orden de arresto en la casa de Abdulazeez, se llevaron esposadas a dos mujeres que tenían la cabeza cubierta con indumentaria islámica. El sábado, el agente del FBI, Jason Pack, informó que no se han realizado nuevas detenciones.

Las autoridades investigan el ataque a tiros como un acto de terrorismo y si Abdulazeez se inspiró o recibió órdenes de una organización terrorista. Aún desconocen cuáles fueron sus motivos.

El presidente de la Sociedad Islámica de Chattanooga afirmó que el padre de Abdulazez le dijo que estaba sorprendido y que no advirtió algún cambio reciente en su hijo.

"Me dijo que nunca anticipó que podría suceder algo así, y no vio ningún indicio de que su hijo sería de esa forma o que haría algo así" , comentó Bassam Issa.

En tanto, gobernadores de al menos seis estados ordenaron que se arme a los efectivos de la Guardia Nacional, en tanto que el mandatario de Florida, Rick Scott, trasladó a sus reclutas de los frentes de los negocios en las zonas urbanas a los arsenales.

Ali dijo que los inmigrantes como él tienen una deuda de gratitud con Estados Unidos y que las fuerzas armadas protegen al país, porque a menudo saben de primera mano lo que significa vivir en naciones sin libertades personales o sin un estado de derecho. Hacia el final del servicio religioso del viernes, a solicitud de Ali, decenas de musulmanes fueron ovacionados por sus expresiones de apoyo a su ciudad y de lealtad a su nación.

Fue un notable despliegue de solidaridad en una región donde algunas veces las relaciones han sido tensas desde de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS