Lucharé por una reforma migratoria: Hillary Clinton

Destaca beneficios de incorporar a los indocumentados a la economía formal. Presenta su agenda económica, con énfasis en los salarios de la clase media
La precandidata demócrata a la presidencia de EU, Hillary Clinton, ayer en la Convención Anual del Consejo Nacional de la Raza (NCLR), en Kansas, Missouri. Foto: CHARLIE RIEDEL. AP
14/07/2015
03:39
J. Jaime Hernández / Corresponsal
-A +A

Washington.— En un intento por escaparse de la marca de Bernie Sanders, que ha conseguido acortar distancias en la lucha por la nominación de Partido Demócrata a la presidencia, Hillary Clinton declaró ayer que “como presidenta lucharé cada día para lograr una reforma migratoria integral con un camino a la ciudadanía”. Además, la  precandidata  difundió una plataforma económica que pasa por una encendida defensa a favor de la clase media.

La ex secretaria de Estado dio su mensaje en la Conferencia Anual del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), que se celebra en Kansas City, Missouri, donde también Sanders y Martin O'Malley,  otro aspirante demócrata a la Casa Blanca, se comprometieron con los migrantes en EU.

Sanders prometió ante la audiencia trabajar por “una economía que funcione para todos” y por una reforma migratoria que defienda los derechos de los inmigrantes.

En su turno O'Malley volvió a hacer gala de sus méritos  como gobernador de Maryland, donde llegó a aprobar la Dream Act, que regulariza a jóvenes indocumentados.

El ex gobernador y también ex alcalde de Baltimore, que anunció que hoy detallará su agenda en materia de política migratoria, insistió en que bajo su mandato Maryland “luchó por hacer realidad el sueño americano cada día”, a través de políticas inclusivas a nivel económico y social.

Anteriormente, en una conferencia en la Universidad New School, en Nueva York, Clinton  dijo que una “reforma migratoria integral”  que incorpore a la economía formal a millones de trabajadores permitirá aumentar el Producto Interno Bruto en 700  mmdd en los próximos 10 años.

En opinión de Clinton, quien ha sido criticada por su extrema cercanía con los intereses de Wall Street, en la lucha por la clase media será necesario seguir batallando por elevar el salario mínimo y, además, por una reforma fiscal.  “La medida del éxito de un país se debe medir no sólo por el triunfo de los presidentes de las grandes corporaciones, sino por el bienestar de la gente común”, añadió.

La clase media en Estados Unidos se ha encogido a niveles sin precedentes desde 2000. Según la mayoría de estudios, el principal factor que ha incidido en este debilitamiento es la gradual pérdida del poder adquisitivo que es motivo de auténticas revueltas entre trabajadores de corporaciones como McDonald´s o Walmart que exigen un alza en sus salarios. El mensaje de Clinton coincidió ayer con la incorporación del gobernador de Wisconsin, Scott Walker, a la batalla del Partido Republicano por la nominación presidencial.

Durante su primer discurso como precandidato, en los suburbios de la ciudad de Milwaukee, en Wisconsin, dijo que sus primeras decisiones como presidente serían pedir al Congreso que revoque la reforma sanitaria de Barack Obama, una política exterior más dura, romper inmediatamente el “mal” acuerdo nuclear con Irán, tratar a Israel “como un aliado”, frenar a Rusia y luchar contra “el terrorismo”.

El anuncio de Walker coincidió también con las revelaciones de que Marco Rubio, senador por Florida, ha recaudado 13 millones de dólares en su búsqueda por la candidatura presidencial republicana. El grueso de las donaciones provienen de Florida, donde se enfrenta al ex gobernador de ese estado, Jeb Bush. 

Con información de agencias

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS