Se encuentra usted aquí

La triste historia de Ota Benga

Tras ser secuestrado de su tribu en el Congo en 1904, el joven pigmeo fue recluido en la jaula de los orangutanes del Zoológico del Bronx, en NY; se suicidó a los 33 años, tras ser liberado, sintiéndose preso entre dos mundos
Ota Benga fue la "atracción" del Zoológico del Bronx en Nueva York Foto: Biblioteca del Congreso de EU
04/06/2015
00:55
El Comercio - Perú / GDA
Perú
-A +A

La periodista estadounidense Pamela Newkirk acaba de presentar su libro "Spectacle: The astonishing life of Ota Benga" ("Espectáculo: La increíble vida de Ota Benga") donde, basada en documentos históricos, cuenta la triste historia de Ota Benga.

Antes de su odisea, el joven de 23 años y de no más de metro y medio de altura y de dientes afilados de manera artificial vivía en un bosque cercano al Río Kasai, en el Congo Belga.

En 1904, el estadounidense Samuel Phillips Verner fue enviado a África para que busque pigmeos que sean luego exhibidos en la Exposición Universal de Saint Louis. Con la ayuda de traficantes de esclavos, secuestró a Ota Benga y a otras ocho personas de su tribu.

Verner contó más de una historia sobre cómo llegó a Ota Benga. Dijo que lo rescató del cautiverio de una tribu caníbal que había matado a su esposa e hijos. También aseguró que lo había comprado por una libra de sal y un rollo de tela.

En la Exposición Universal Ota Benga fue presentado como "El verdadero africano salvaje”. El joven tenía los dientes afilados según la tradición de su tribu en el Congo.

Esta característica fue utilizada por los promotores de la exposición para vender al público un espectáculo que contaba conOta Benga como protagonista: sus afilados dientes, según ellos, le servían para despedazar a sus víctimas. Cuando los visitantes llegaban ante su jaula, el congoleño les entretenía disparando flechas o confeccionando esteras y hamacas, de acuerdo con el "Daily Mail".

La vida de Ota Benga se hizo más trágica dos años después de llegar a Estados Unidos, cuando Verner lo vendió al Zoológico del Bronx, en Nueva York. Allí fue alojado en la casa de los monos.

Un boletín del zoológico lo describía como una bestia exótica.

Tenía que dormir junto a un orangután amaestrado, con el que se trenzaba a golpes y hacía de cuenta que hablaba en un lenguaje gutural. Era toda una puesta en escena para entretener al público, ante quien también era presentado como el "eslabón perdido", como la prueba de que el "hombre evoluciona del mono".

Acosado por los visitantes, la conducta de Ota Benga se volvió violenta y a finales de setiembre de 1906, pasó a estar custodiado por el clérigo negro James H. Gordon, quien lo llevó a un orfanato.

En el lugar le enseñaron cómo comer y a hablar inglés. Se le devolvieron los dientes a su forma original y se le empleó en una fábrica de tabaco donde sus compañeros comenzaron a llamarle 'Bingo'. Luego fue llevado a Lynchburg, Virginia, donde fue cuidado por una familia.

Quería regresar a su país, pero en el Congo ya no tenía una casa dónde volver. Ya no tenía familia. 

Unos años después, cuando tenía 32 años y sintiéndose preso entre dos mundos, Ota Benga se disparó un tiro en el corazón con una pistola que había robado. 

Fue enterrado en una tumba sin nombre en Lynchburg. Así acabó su triste historia.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS