Ante escándalo, directora de la DEA presenta renuncia

Michele Leonhart, líder de la DEA, presenta su renuncia. Sus subalternos estarían involucrados en fiestas sexuales
La directora de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), Michele Leonhart, al testificar en el capitolio de Washington, el 12 de abril de 2013
22/04/2015
05:32
J. Jaime Hernández / Corresponsal
-A +A

[email protected]

Washington.— Tras una serie de escándalos y una difícil relación con la administración del presidente Barack Obama, la máxima responsable de la agencia antinarcóticos (DEA), Michele Leonhart, presentó ayer su renuncia para poner fin así a un liderazgo de casi 10 años.

“Michele Leonhart me informó hoy [ayer] de su decisión de retirarse. Abandonará la agencia a mediados de mayo”, aseguró ayer el procurador general, Eric Holder.

“Durante la última década y bajo su liderazgo, la DEA ha ofrecido innumerables ejemplos de desmantelamiento de las organizaciones más violentas y significativas de tráfico de drogas y capturado a grandes capos de la droga en todo el mundo”, añadió.

La salida de Leonhart se produjo en medio de un caudal de filtraciones desde el Departamento de Justicia adelantando a distintos medios su renuncia inevitable. Apenas el mes pasado había presumido ante el Congreso la participación conjunta de la DEA con México en la captura de capos de la droga como Omar Treviño Morales, el Z42, o de Servando Martínez, La Tuta.

Su caída se produce en medio de una obligada purga de la agencia. La mala imagen creada, tras conocerse las fiestas en las que participaron agentes de la DEA, con prostitutas pagadas por los cárteles de la droga en Colombia entre los años 2005 y 2008, fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de la administración de Barack Obama.

Apenas el pasado 14 de abril, Leonhart se mostró incapaz de justificar ante un comité del Congreso la actuación de personal bajo su mando y la falta de medidas correctivas para sancionar a un grupo de agentes de la institución que habrían participado en fiestas sexuales con prostitutas o que habrían recibido regalos de los capos de la droga en Colombia.

Los excesos de estos agentes de la DEA, que altos cargos de la agencia intentaron ocultar al auditor general del Departamento de Justicia, colocaron a Leonhart en el blanco de las críticas desde el Congreso, donde legisladores demócratas y republicanos la acusaron de haber fallado a la hora de supervisar a sus subordinados y de haber comprometido la seguridad nacional.

El escándalo de los agentes en Colombia se ha convertido en la excusa de la administración Obama que, en el curso de los últimos meses, no había ocultado su insatisfacción e impaciencia crecientes con la labor de Leonhart en distintos frentes.

Fuentes en el Departamento de Justicia confirmaron ayer por la mañana que Leonhart se entrevistó el pasado lunes con algunos de sus superiores y subalternos para discutir la mejor forma de resolver el proceso de sucesión en la DEA.

Indicaron que la salida de Leonhart se produce en medio de una continua disputa entre la administración del presidente Obama y la DEA sobre la mejor forma de evitar el choque con las legis- laturas de varios estados que han legalizado el consumo de mariguana con fines medicinales y recreativos. Actualmente, la lista de entidades que han despenalizado el consumo de la mariguana con fines medicinales o recreaciones se eleva a 23.

Leonhart nunca ocultó su abierta oposición a la legalización, una opción que siempre presentó como una “puerta falsa” para combatir el consumo de drogas en EU. Por ello, siempre defendió la aplicación de la ley federal que prohíbe el uso, consumo y la venta de mariguana a nivel nacional.

Al trascender la renuncia, los integrantes del grupo Marijuana Policy Project (MPP) demandaron ayer a Obama designar al frente de la DEA a alguien que deje de obstaculizar la despenalización de la mariguana en 23 estados. “Leonhart se ha empeñado en mantener una mentalidad de la década de 1930. Esperemos que su renuncia marcará el fin de esta era”, aseguró Dan Riffle, director de políticas de MPP.

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS