Protestan vecinos de Atenco contra Tren México-Toluca

Denuncian que 10 hectáreas de cultivo fueron dañadas con concreto y tepetate; ejidatarios y posesionarios exigen el pago de 4 mil pesos por metro cuadrado
Frente al palacio de gobierno de Edomex, pobladores de San Mateo Atenco advirtieron que, si no son escuchados, no van a permitir las pruebas del transporte (JORGE ALVARADO. EL UNIVERSAL)
18/07/2017
02:41
Rebeca Jiménez Jacinto
Toluca, Méx.
-A +A

[email protected]

“Cancelación a la obra del Tren México-Toluca”, fue el lema que desplegaron en una manta los pobladores de San Mateo Atenco, frente al palacio de gobierno del Estado de México, donde pidieron el pago de daños a 10 hectáreas de tierras que antes eran de cultivo y, hoy, quedaron anegadas y con desechos de concreto y tepetate.

Ejidatarios y posesionarios “queremos que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes nos vea, vea el daño que dejó la construcción del Tren Interurbano en nuestros terrenos, en los que antes sembrábamos maíz, frijol y haba, donde teníamos a nuestras gallinas, guajolotes y vacas”, señaló Alejandro Campos.

Después de dar una conferencia de prensa, protestaron en la Plaza de Los Mártires, donde una comisión fue atendida por autoridades del estado. 

“No nos ponemos a la obra, pero la construcción del Tren Interurbano Toluca-México acabó con 10 hectáreas de tierras que daban subsistencia a al menos 80 familias de ejidatarios y posesionarios, sólo en la parte norte de obra, a su paso por San Meto Atenco”, apuntó Carlos Alcántara.

Piden el pago de 4 mil pesos por metro cuadrado afectado. “A algunos les han ofrecido a 600 pesos el metro o menos, depende de cómo se dejen, pero nosotros hicimos un avalúo y hoy el metro cuadrado vale 4 mil pesos”, aseguró Alejandro Campos.

“Vivimos en una situación crítica, por contaminación y anegación de terrenos”, que quedaron llenos de cemento, tepetate y residuos de obra del Tren Interurbano, que al pasar elevado arroja las aguas de lluvias con tubos hacia nuestras tierras, que ahora se anegan más”, reiteró Carlos en conferencia de prensa.

Por ello, planean hacer de sus terrenos áreas verdes, “con árboles frutales y pinos. Queremos un Tollocan nuevo, ya no podemos cultivar por la contaminación con materiales y por anegación, que ahogaría cualquier cultivo”, afirmó el ejidatario.

Si no son escuchados, advirtieron que no van a permitir pruebas del Tren Interurbano, “porque a nosotros los campesinos nos han hecho a un lado. En cuatro años nos han llevado con puros engaños, promesas y no nos han cumplido”, aseguró.

Mantente al día con el boletín de El Universal

COMENTARIOS