Se incendia fábrica de botellas en Iztacalco

Desalojan a mil 500 personas, entre empleados y vecinos; las llamas alcanzaron cinco metros; descartan lesionados
La labor para apagar el fuego duró aproximadamente cuatro horas; por la noche se registraron dos conatos de incendio que fueron sofocados gracias a la intensa lluvia que se registró en la zona (YADIN XOLALPA. EL UNIVERSAL)
27/06/2017
01:13
David Fuentes
-A +A

[email protected]

Cerca de mil 500 personas, entre estudiantes de secundaria, niños de primaria y oficinistas, fueron desalojados de varios edificios debido a un fuerte incendio que se registró en una fábrica de plásticos y botellas de vino de la colonia Granjas; a pesar de que, por momentos, las llamas alcanzaron los cinco metros de altura, las autoridades encargadas de sofocar el siniestro dieron a conocer que no se registraron lesionados.

Según la Dirección de Protección Civil de la Ciudad de México, el fuego inició poco después de las 11:00 horas, en Añil esquina con la calle Brea, donde se ubica la bodega, en un predio de más de 4 mil metros cuadrados.

Los peritajes iniciales y la versión de algunos trabajadores señalan que, posiblemente, el fuego fue provocado por un corto circuito.

A consecuencia del siniestro, se colapso parte del techo de una de dos naves industriales, después de esto y como medida preventiva, personal de Protección Civil evacuó a mil 500 personas aproximadamente.

Entre los evacuados había trabajadores de la fabrica siniestrada, así como estudiantes de las escuelas secundarias No. 234 José Mancisidor Ortiz. y la Técnica No. 22 C.P. Armando Cuspinera, por temor a que el fuego se extendiera a dos bodegas de ropa contiguas y, con esto, el incendio tomara dimensiones peligrosas.

Trabajadores del Sistema de Administración Tributaría y de una fábrica de jeans también fueron desalojados de la zona.

Para estas acciones se ocuparon por lo menos tres grúas, pues sobre la calle Añil y Brea se encontraron estacionados un centenar de vehículos, cuyos propietarios huyeron del fuego olvidándose de los automotores.

Cuando los dueños quisieron regresar por los automóviles, los bomberos les impidieron el paso.

Fue entonces que, poco a poco, los vehículos fueron remolcados a calles aledañas o los estacionamientos de las escuelas vecinas, donde después de comprobarse correctamente que quien lo reclamaba era el propietario, los devolvían.

De acuerdo con las autoridades, al lugar acudieron 300 elementos para combatir el incendio, entre Protección Civil del gobierno capitalino y delegacional, el Heroico Cuerpo de Bomberos y la Secretaría de Seguridad Pública; quienes trabajaron en tres frentes para apagar el incendio, labor que duró aproximadamente cuatro horas.

Después de controlar el fuego en su totalidad, los administradores de las empresas dieron paso a la demolición total del edificio. Aunque todo quedó en daños totales, desconociéndose hasta el momento la cuantificación de la pérdida, sí pedirán que se inicie una investigación para deslindar responsabilidades y, en su defecto, encontrar al responsable.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS