A un año de muerte de policía, su viuda aún espera pensión

La mujer afirma que no le permiten hablar con el alcalde de Naucalpan
Adriana Aguilar tiene dos hijos y demanda el pago de pensión por viudez. (REBECA JIMÉNEZ. EL UNIVERSAL)
21/03/2017
01:12
Rebeca Jiménez Jacinto
Naucalpan, Méx.
-A +A

[email protected]

“Llevo casi un año tocando puertas, pidiendo el seguro de vida por la muerte de mi esposo”, quien fue acribillado a bordo de una patrulla municipal el 24 de abril de 2016, señaló Adriana Aguilar Salazar, viuda de Victoriano Osornio Paulín, quien al morir fue despedido con honores en la comandancia municipal, tras 23 años de servicio.

Victoriano murió al recibir impactos de bala en el rostro dentro de su patrulla, con número 3096, en la avenida Alfredo del Mazo, en las inmediaciones de la colonia Plan de Ayala la noche del 24 de abril del año pasado, relató su viuda Adriana Aguilar Salazar, quien también es policía municipal.

El policía municipal dejó dos hijos menores de edad huérfanos, de 11 y 12 años. “Cuando Victoriano falleció me dijeron que recibiríamos todo el apoyo, que mis hijos no quedarían desamparados, e incluso la esposa del presidente municipal Liliana Carbajal de Olvera, afirmó que el menor que necesita terapias de lenguaje recibiría una beca, lo cual no ocurrió”, lamentó Adriana.

El 25 de abril, en un homenaje póstumo que recibió Victoriano en la comandancia, en el patio de la dirección general de Seguridad Ciudadana y Tránsito, sus comandantes reconocieron el trabajo del policía a lo largo de 23 años de “servir con lealtad, con justicia y honor, cualidades difíciles de encontrar en un servidor público honesto y valiente”, como el oficial caído en cumplimiento de su deber.

Además, en el mismo homenaje al oficial caído, directivos de la policía municipal aseguraron que esta muerte no quedaría impune. “Estamos muy coordinados con la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, esto no se va a quedar así, vamos a encontrar al responsable de este homicidio”, dijeron. No obstante, a la fecha no se conoce de la detención del o los responsables de este homicidio.

“Me las veo duras, porque los 3 mil 300 pesos que cobro de mi salario, porque también soy policía, no me alcanzan para mantener a mis hijos, que no tienen ni zapatos para ir a la escuela”, afirmó Adriana.

“En el ISSEMyM —Instituto de Seguridad Social del Estado de México— cuando falleció mi esposo les negaron atención médica a mis hijos. Ahí también me traen como limosnera para recibir pensión como viuda”, lamentó.

“Llevo casi un año tocando puertas, pidiendo hablar con el presidente municipal Édgar Olvera Higuera y las secretarias me informan que está ocupado o no está”, afirmó la mujer.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS