72

Legalizar marihuana, un golpe al narco: MAM

El cambio de políticas públicas no me asusta, dice titular del GDF; “para este año, plan integral de semáforos y módulos policiales”
Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa (ESPECIAL)
04/01/2016
03:00
Carlos Benavides
-A +A

[email protected]

Al iniciar su cuarto año de mandato al frente del DF, el jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, asegura que en el camino ha encontrado complicaciones, pero confía en que en lo que resta de su administración pueda alcanzar los logros que le abran la puerta de los apoyos para buscar la candidatura presidencial de 2018.

Mancera dice que no le preocupa que algunos otros aspirantes a la Presidencia estén en campaña, asegura que él no dejará el despacho del jefe de Gobierno del Distrito Federal, sino seis meses antes de la elección, siempre y cuando existan las condiciones para lanzar su candidatura presidencial.

Por lo pronto, afirma que temas como el de la legalización de la marihuana con fines médicos, o el aumento del salario mínimo, son probadas del tipo de gobierno que haría en caso de llegar a la Presidencia de la República.

En entrevista con EL UNIVERSAL Mancera habla no sólo de la urgencia de legalizar la marihuana para uso terapéutico, sino que asegura que a él no le “asusta ningún cambio de política pública” cuando se le pregunta si estaría a favor de la despenalización del comercio y consumo de la yerba con fines lúdicos.

Asegura que legalizar la marihuana sería un duro golpe para los cárteles de la droga, aunque antes de tomar una decisión de este tipo se tendrían que tomar en cuenta muchos factores.

El jefe de gobierno adelanta algunos temas que vendrán en 2016 para la capital, como la instalaciones de módulos policiales que buscan que los ciudadanos se sientan más seguros y el comienzo de un programa de semaforización con un comando central que permita hacer frente al caos vial que parte se ha recrudecido por el cambio en el programa Hoy No Circula, que de un día para otro lanzó a las calles 400 mil automóviles adicionales.

¿Para el jefe de gobierno 2015 fue un año de más satisfacciones o más frustraciones?

—Creo que es un año de mucho trabajo, es un año de tareas que estamos entregado a la ciudadanía, un año también de complicaciones, sin duda, pero, en el balance diría yo que estamos en la ruta del avance y de varios entregables. Que van consolidándose, que vamos conforme a los tiempos programados, cada vez vamos a ir entregando a los ciudadanos los compromisos que asumimos con ellos.

En el ámbito político, ¿frustraciones o satisfacciones?

—En el ámbito político también hay diferentes expectativas, hay un trabajo que la ciudad de México acaba de consolidar en la reforma política, me parece que es lo más importante para la capital ahora.

Precisamente sobre la reforma política del DF hay quienes hacen críticas y piden a los congresos estatales no aprobar, ¿qué opinión le merece esto al jefe de gobierno?

—Yo creo que la diversidad de opinión y la libertad de disentir siempre es bienvenida, las voces que hoy hacen el llamado para que no se apruebe por las legislaturas locales, son las mismas voces que estuvieron en contra en el debate parlamentario en el Senado de la República, me parece que simplemente es su línea congruente, lo que estaría hoy o que nos llamaría mucho la atención que estuvieran votando a favor o aprobando el cambio, la argumentación que ellos tienen es la misma que se planteó en la tribuna y es muy respetable su punto de vista.

Los argumentos de los que están en contra tiene que ver con la influencia que pudiera tener el Ejecutivo federal y el local en la conformación de los de la Asamblea Constituyente, ¿hay esa posibilidad real?

—Yo no lo veo, van a ser cien, de los cien 60% de entrada es por elección, donde van a participar todas las fuerzas políticas, después habrá 14 del Senado de la República, que otra vez estarán representados por todas las fuerzas políticas, 14 de la Cámara de Diputados y posteriormente las designaciones tanto del Presidente como del jefe de gobierno. Yo lo he dicho claro, en el caso de la jefatura de gobierno estaremos impulsando a que formen parte personas reconocidas, con capacidad probada y también comprometida con la ciudad de México. Eso es lo que vamos a estar proponiendo.

¿La militancia política no va a ser un atributo?

—No, no. De ninguna manera.

Las encuestas señalan que la gente percibe mayor inseguridad, usted tiene los datos duros en la mano y podría decir si es percepción o realmente hay más inseguridad.

—Los datos duros nos hablan obviamente de baja de delitos. Con estos datos duros tenemos que luchar contra la percepción. Cualquier cosa que pasa en la ciudad de México es un evento que mediáticamente se vuelve relevante y que la ciudadanía lo hace suyo en el día a día y nosotros tenemos que estar mostrando resultados, es un trabajo muy arduo.

Acabo de tener un encuentro con el director de OCRA (Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados) sobre vehículos recuperados. Me dice que la ciudad de México sigue bajando el robo, sigue teniendo cifras que son de 1990. El homicidio, es algo que se comenta ahora, la ciudad nunca ha pasado de los dos, 2.5 homicidios al día, hoy mismo acabo de tener el reporte y tuvimos dos homicidios en la noche, es una ciudad donde conviven 20 millones de personas, digamos que en los rangos de otras ciudades del mundo nosotros estamos muy por debajo, pero debemos seguir dando señales positivas de que la seguridad está en una evolución permanente. Yo tengo proyectos para 2016, recién empezando el año y mostrárselos a la ciudadanía, tanto de conclusión de la entrega de cámaras, que se ha mostrado la efectividad, como otras formas de contacto de la policía como tecnológicas en aplicaciones, donde tú tienes la comunicación inmediata, como de puntos de contacto, esta estrategia la vamos a impulsar con mucha fuerza en este año.

¿Entonces considera que es sólo una cuestión de percepción, más que una realidad?

—Es percepción contrario a lo que cree mucha gente…

Habló de proyectos en seguridad para este 2016, ¿podría detallar un poco más?, ¿de qué se tratará?

—La ciudadanía tiene que ver cercana la policía, tiene que saber que está siendo cuidada de forma permanente. Entonces vamos a tener más puntos de contacto, no me interesa tanto que la gente sepa que la policía está en un cuartel, me interesa que la gente pueda ver a esa policía, que sepa que ahí hay un lugar de auxilio, que sepa que es un lugar de vidrios transparentes, donde vea efectivamente como se está trabajando. Que siempre que lo requiera hay un policía y que está en la calle, está al alcance de su mano.

¿Estaríamos hablando de infraestructura, por ejemplo?

—Infraestructura, sí.

¿Son módulos de policía?

—Es un espacio donde tú puedes ver que la policía está trabajando. Que si yo hubiera necesitado algo, seguramente voy y toco ahí y sé que hay un policía y sé que están trabajando. Tenemos que buscar recuperaciones de espacios y tenemos que buscar que la policía esté en lugares, además donde pueda tener contacto, contacto con su comandante, si quiere enviar un correo electrónico, si quiere consultar algo, esto es lo que vamos a trabajar para 2016.

En otro tema y hablando de percepciones. La percepción de unas personas es que una vez que se modificó el Hoy No Circula el tránsito en la ciudad se disparó, se ha incrementado considerablemente, ¿eso también será pura percepción?

—No, la modificación a la disposición del Hoy No Circula lanzó a la calle más o menos 400 mil vehículos. No es percepción, hay más vehículos. Estamos haciendo obra, estamos apurando obras que van a desahogar una buena parte de lo que en este momento son algunos nudos que se forman a la salida a Cuernavaca, Tlalpan-Churubusco, la obra del Metrobús Línea 6 que estamos concluyendo, algunas obras de repavimentación.

¿Ustedes vieron venir este problema del tránsito una vez que se modificara el Hoy no circula?, ¿o los sorprendió?

—Sin ninguna duda era una consecuencia obvia porque pues lanzabas a la circulación todos los vehículos que estaban con una restricción. Entonces ¿qué le queda a la ciudad ahora? Pues tiene que trabajar fuerte en el tema de la semaforización, tenemos un tema en donde en 2016 estaremos impulsando esta tarea, de tener un sistema inteligente de semáforos. Hoy la ciudad de México tiene tres diferentes sistemas y no se comunican entre ellos, eso genera un problema.

Sobre esa falta de coordinación de los sistemas de semáforos y la necesidad de tener un comando central, está identificada la necesidad, ¿hay planes para desarrollar ese sistema y ese comando central?

—Claro. Recién estamos desarrollando un estudio sobre todo esto y después habrá que ir a la implementación, porque reitero, hoy no se tiene un gran centro de comando como debería.

Pero, ¿se construirá?

—Se debe realizar necesariamente.

¿Hay presupuesto, hay proyecto?

—Sí, hay presupuesto, hay proyecto, hay tareas que echaremos a andar.

¿Cuánto costará?

—Aún no tenemos los número finales, pero puedo decir que, digamos que como anteproyecto, necesitas un gran centro de monitoreo y después necesitas poner en comunicación absolutamente todos los semáforos, tiene que haber un cambio también en los equipos, hoy los semáforos que tiene la ciudad de México tiene luz incandescente, gastan una gran cantidad de energía, tenemos que pasar a LED, tenemos que pasar a la posibilidad de que se tengan semáforos que atiendan a las necesidades del tránsito, inteligentes y que puedas manejar como en un tablero de ajedrez toda esta circulación.

Usted ha presentado una iniciativa para legalizar la marihuana con fines médicos y está muy claro de qué se trata pero ¿está usted de acuerdo de que se legalice la comercialización con fines lúdicos?, ¿estaría de acuerdo?

—Creo que para efectos lúdicos el debate tiene que ser mucho más amplio. En este momento no hemos agotado, ni siquiera hemos profundizado un debate para fines lúdicos, a mí no me asusta que puedas tener un cambio en la política pública, siempre y cuando esté sólida, este bien consolidada, se ha dicho mucho que el alcohol tiene efectos más agresivos que la marihuana, que el tabaco puede tener efectos más agresivos que la marihuana, en los primero debates, digamos por los que están a favor, pero también se ha hablado en contra, que es altamente adictiva, que puede llevar a la comisión de delitos, generar dispersión de la juventud. Yo creo que todos estos argumentos son los que tendríamos que llevar a una tarea mayor ¿qué papel juega el Estado o jugará el Estado en esto?, ¿cuáles son las experiencias internacionales?, ¿fines lúdicos en un espacio controlado?, fines lúdicos en donde sea?, ¿cómo puedes abrir la puerta de la distribución?, generalmente se tendría que ver también la producción.

Eso sería ir ya al detalle y por supuesto que habría que tomar todos los factores en cuenta, pero antes de eso se puede o no estar de acuerdo con el uso lúdico, ¿su postura es más cercana al sí o al no?

—Mi postura es siempre de la defensa de las libertades, yo en eso comparto la propia resolución de la corte cuando analiza las libertades del ser humano, yo estoy totalmente de acuerdo, me parece que hoy, no en el debate, no mañana, hoy es legal, hoy cualquier persona puede tener un cigarro de marihuana. ¿Qué problema tenemos hoy y qué problema enfrentamos? Si esa misma persona a la que le permitimos tener cinco gramos de marihuana la encontramos comprándola, la vamos a meter a la cárcel.

Y al que se la vende.

—Y al que se la vende y va a ser delito grave para los dos, además. Entonces esa es una parte que todavía es incongruente en la previsión que se tiene, yo estoy de acuerdo en las libertades. Sí, sí apoyo la legalización.

¿Cree entonces usted que los ciudadanos deben de tener derecho a decidir si consumen o no drogas?, ¿o debe ser el Estado quien tome esa decisión por ellos?

—El Estado debe procurar que no se cause daño. Que cuando tú creas un delito de este tipo de consumos lo haces pensado en la salud pública, entonces el Estado no puede renunciar nunca a cuidar la salud pública.

Pero no a tomar la decisión por el ciudadano.

—Ese es un tema distinto.

¿Usted estaría por?

—La decisión, bueno, siempre la decisión, está hoy permitida, si yo hoy quiero consumir marihuana puedo consumirla y es legal.

¿Se tendrá algún impacto contra los cárteles al legalizar el comercio de la marihuana?

—Pues creo dejaría de ser atractivo para efectos de narcotráfico, algo que tuvieras ya permitido por el Estado.

¿Sería un golpe para las organizaciones criminales?

—Sí sería un golpe, sí.

Prácticamente estamos viviendo una sucesión presidencial adelantada, hay algunos que han dicho que quieren ir por la Presidencia o como usted lo ha señalado, que si hay condiciones en su momento tomará esa definición, no teme qué mientras usted está en ese momento de definición y otros ya están en la pelea se le estén adelantando, ¿no teme quedarse rezagado?

—Los impulsos, las sinergias que se generen, esas pues no las podemos prever, el punto de trabajo y el punto de tarea esa seguirá en 2016 y en 2017. Este trabajo es lo que puede generarte o no el impulso. Quedarte rezagado quiere decir que no tienes preferencias, si no hay preferencias puede decir que no hay condiciones, habrá que ver.

Me refiero a lo que aquellos que por hacerlo abiertamente o al decirlo son medidos o vistos por la gente como presidenciables, yo no sé si tienen oportunidades reales o no, pero están compitiendo, ¿cuándo veremos a un Miguel Ángel Mancera ya como candidato?

—Olvídate nos empiezan a decir que tenemos actos anticipados de campaña. He dicho que sí me interesa, sí está en los planes y va a depender de todas la condiciones que se vayan generando, pero de que estaremos participando yo veo que así será.

¿Los temas como el de la marihuana, los salarios mínimos son, digamos, una probada de lo que Miguel Ángel Mancera propondría si decide ir por la Presidencia?

—Sí, de alguna manera son cosas que muestran nuestra línea de pensamiento, sin duda. El apoyo que hemos reiterado a ciertas causas ahí ha quedado de manifiesto.

Y ahora sí legalmente, ¿cuándo se estaría viendo a un Miguel Ángel Mancera candidato si toma la decisión?, ¿cuándo tomaría la decisión de decir sí voy, y por donde voy, a la Presidencia?

—Ahí están pactados los tiempos legales, de los seis meses previos, de toda la tarea que se tiene que dar, en tanto seguiremos concentrados en el trabajo en la ciudad, en la jefatura de gobierno.

¿Pero no antes del plazo legal?

—No antes del plazo legal.

Pretende estar en la jefatura de gobierno hasta que la ley no le permita ser candidato, ¿es correcto?

—Así es.

 

Comentarios