Torre Bancomer, un titán “indestructible”

La Torre Ejecutiva BBVA Bancomer será, literalmente, una fortaleza en el corredor financiero de Reforma. El edificio tendrá 52 niveles sobre rasante y 7 subterráneos
La búsqueda del predio inició en 2008 y dos años más tarde comenzó la construcción de esta fortaleza, cuya inversión fue de 634 millones de dólares (Foto: ARTURO BERMÚDEZ)
02/08/2015
03:40
Diana Villavicencio
-A +A

El corredor financiero del Distrito Federal alberga un edificio que cumple a cabalidad con los reglamentos de construcción, por encima de las normas internacionales en materia de seguridad. Se trata de la Torre Ejecutiva BBVA Bancomer, único inmueble capaz de soportar cualquier siniestro. Su cimentación no rígida sino flexible anula el hecho de que algún día se desplome, debido a la colocación de vigas de acero reemplazables que amortiguan cualquier evento sísmico, permitiendo sólo su deformación pero nunca su caída.

Los responsables de esta construcción afirman que supera la norma sísmica de México, lo que la convierte en la torre más segura de la capital del país y que si alguna vez se derrumba será porque tampoco quede nada de esta ciudad.

Su estructura de acero arriostrada contra incendios permite la evacuación de más de cuatro mil trabajadores en un lapso de hasta tres horas.

Además es un rascacielos que cuenta con un sistema especial de “cortinas contra incendio”, que contribuye a contener el humo y evitar un tiro de chimenea por los ductos.

Estudios a nivel internacional refieren que en la mayoría de los incendios la gente fallece por aspirar el humo que llega a los pulmones. También cuenta con rociadores que se activan al momento de un percance.

La Torre Bancomer se localiza sobre Paseo de la Reforma, esquina Lieja. Es un edificio inteligente y sustentable diseñado para personas con alguna discapacidad. En cada escalera se halla un refugio para discapacitados, en lo que llega la ayuda de bomberos.

Luis Gutiérrez de Cabiedes, director de Compras, Inmuebles y Servicios de Bancomer, habla sobre esta nueva sede y de la importancia que representa el tener edificaciones con certificaciones internacionales.

Gutiérrez admite que no fue difícil adquirir el predio, pero sí una fortuna haberlo encontrado. “Es un predio que sólo se da una vez en la vida y que es irrepetible por la ubicación estratégica e importante que tiene dentro de la ciudad de México”.

La búsqueda inició en 2008 y dos años más tarde comenzó la construcción de esta fortaleza de 6 mil 612.79 metros cuadrados de superficie de terreno, 188 mil 776.78 metros cuadrados construidos y una altura de 223.95 metros.

La Torre Ejecutiva BBVA Bancomer es uno de los edificios más altos que se encuentran en la ciudad de México.

La inversión total de la obra, incluyendo el predio, fue de alrededor de 634 millones de dólares.

Más de dos mil trabajadores laboran de noche y de día para lograr que la primera migración de empleados, que por ahora están en la zona de Coyoacán, arribe a finales de este mes y ocupe los pisos, a partir del 14 al 30.

Se prevé que en cada nivel haya cerca de 190 empleados.

Amplio estacionamiento

A diferencia de otras construcciones, en esta torre los primeros 11 niveles corresponden a estacionamiento. En total se tienen contemplados dos mil 800 cajones.

El arquitecto Miguel Almaraz, director del proyecto y socio de Legorreta, quien está a cargo de la obra desde hace siete años, señala que la vista desde el interior hacia el Bosque de Chapultepec es de una gran transparencia ya que la malla es imperceptible. Se aprovechó la azotea de los estacionamientos para ubicar los comedores de empleados, en este caso se privilegió al usuario y no el automóvil.

En un recorrido hecho por EL UNIVERSAL se constató que la obra presenta un avance considerable.

El piso 17 de esta torre ya está terminado y amueblado. Además los 5 mil planos que fueron entregados la semana pasada a la delegación Miguel Hidalgo lo comprueban.

El edificio es una planta diáfana, donde no hay columnas, sólo espacios que fomentan la luz natural.

Tiene un sky lobby, que funciona como un zócalo o plaza pública, porque en esa área está concentrado el comedor de empleados y un auditorio para 350 personas. La pantalla no será la tradicional de proyección , será un video wall con tecnología nueva, todo digital y habrá cabinas de traducción.

Cuarenta elevadores tiene el inmueble, de los cuales siete están dedicados al personal de servicio (limpieza, mantenimiento, entre otros), incluido uno para traslado de comida y otro para bomberos, en caso de presentarse alguna emergencia.

La construcción quedará concluida en diciembre próximo, a fin de que se incorpore el total de trabajadores; es decir, los dos mil restantes.

Para ello, continúan laborando casi 300 personas entre arquitectos, ingenieros y más de tres mil obreros, de los cuales 40% son mujeres.

Su cimentación no sólo depende del trabajo arduo de estas personas, sino de mega columnas de concreto, muros de rigidez que son capaces de resistir una gran proporción de carga.

El rascacielos contará con 50 niveles de ocupación y dos más de máquinas. Otra torre similar estará en Polanco, casi a un kilómetro de distancia. Ahí se concentrarán otros cuatro mil trabajadores de Bancomer.

Gutiérrez de Cabiedes aclara que no se quiso concentrar en un edificio a los ocho mil empleados que integran este grupo, dado que están en un proceso de transformación y los rascacielos serán la palanca de la innovación.

Por la movilidad

Preocupada desde hace más de seis años en generar acciones a favor del medio ambiente, Bancomer decidió mejorar la zona de Chapultepec.

“Los edificios deben ser mas allá de inmuebles, deben contribuir a mejorar las ciudades”, advierte el arquitecto Miguel Almaraz al apuntalar que este rascacielos promueve la bicicleta y transporte público para inhibir el uso del automóvil.

El director de Compras, Inmuebles y Servicios de Bancomer asegura que sí hubo apoyo para mejorar la zona, específicamente para el Cetram-Chapultepec: “Sí, cualquier construcción de esta envergadura tiene que apoyar a la ciudad, en este caso con medidas de mitigación, de aportar en el entorno alguna mejora”.

A la fecha, se encuentra trabajando con la delegación Miguel Hidalgo para mejorar el entorno, la iluminación y el crucero que circunda la zona.

La Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) anunció que este Centro de Transferencia Intermodal estará listo para 2017.

El proyecto estará conformado por nuevos paraderos, espacios comerciales, un mercado para reordenar a los ambulantes. Se calcula que tendrá una inversión de casi tres mil millones de pesos. Junto con otra empresa, que prefirió no mencionar el nombre, Bancomer forma parte de este proyecto para desarrollar el Cetram-Chapultepec, una iniciativa que está a punto de comenzar.

“El banco no va a promover, no vamos a construir, pero sí ha trabajado hasta este momento para esa iniciativa de transformar ese paradero de transporte y que sea una realidad”, dijo.

Los responsables del proyecto están seguros de que se mejorará la zona y será benéfico para quienes habitarán y visitarán la torre.

Ordenará el espacio público y el sistema de transporte. Habrá un túnel que conectará hacia Lieja y Metro Chapultepec, detalló.

Estadísticas refieren que 60% de la gente que ingresará a la torre se traslada en transporte público, por lo que representa un predio bien conectado y con posibilidad para viajar en autobús, bicicleta o metro.

El banco pidió destinar un lugar para visitas con alrededor de 200 bicicletas. Habrá espacio de sanitarios y regaderas, un sitio donde se puedan guardar y apilar. Estará en el primer nivel.

Aporte sustentable

El rascacielos, cuya fachada integra alta tecnología y protección solar para ahorro de energía, cuenta con la certificación LEED que garantiza los más altos estándares de sustentabilidad del mundo, desde la construcción hasta el funcionamiento.

Ahorra energía de casi 25% respecto a otro edificio similar y el agua que se capta de la lluvia para reutilizarla en sanitarios, jardinería y aire acondicionado permite generar un ahorro de más de 50%.

En caso de quedarse sin energía eléctrica, 100% del edificio podría operar dos semanas con sus propios generadores, con lo que nunca colapsarán sus operaciones. Además la Torre Bancomer cuenta con una planta de tratamiento de aguas residuales capaz de procesar el total de aguas negras generadas por el inmueble.

El arquitecto comenta que toda la iluminación será led, las azoteas verdes y lo mejor de todo es que los trabajadores de Bancomer contarán con cinco terrazas naturales cada nueve pisos. Estarán inspiradas en los jardines de Chapultepec. En cada una se representará los distintos ambientes del área del valle de México. Para evitar el desperdicio de comida, habrá un banco de alimentos para beneficio de fundaciones.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS