“Llegamos al Metrobús, pero Rubén regresó al departamento”

En su declaración, Antonio dijo que la última vez que vio a su amigo, el fotoperiodista Rubén Espinosa, salieron juntos del edificio de la Narvarte
Se conoció que los homicidas del fotorreportero y cuatro mujeres en un departamento en la colonia Narvarte usaron un pelador de papas para realizarles cortes en diferentes partes del cuerpo antes de dispararles (REUTERS)
12/08/2015
04:30
Arturo Ortiz Mayén
-A +A

[email protected]

A unos metros de llegar a la estación Centro SCOP del Metrobús, en Avenida Xola, el fotorreportero Rubén Espinosa le dijo a su amigo Antonio que se iba a regresar al departamento de Nadia, con la que habían estado durante toda la madrugada. Se abrazaron para despedirse. Esa fue la última vez que Antonio vio con vida a Rubén.

De acuerdo con la declaración ministerial del amigo de Rubén, el viernes 31 de julio, aproximadamente a las 9:00 de la mañana los dos salieron del departamento de la activista Nadia Vera. Habían llegado ahí alrededor de las 2:00 de la madrugada.

Al estar en la calle, como no conocían la zona, se acercaron a un módulo de policía para preguntar por la estación del Metro o Metrobús más cercana.

Cuando avanzaban a la estación Centro SCOP, Rubén cambió de opinión. No era la primera vez que lo hacía esa mañana. Según el testigo, él se iba a marchar solo, pero en la puerta del departamento 401 del edificio ubicado en el 1909 de la calle Luz Saviñon, Rubén le dijo que mejor se iba con él.

“Me despedí de Nadia y Rubén me dijo que se iba conmigo, motivos por los cuales también se despidió de Nadia y bajamos por el elevador y Nadia desde su departamento mediante el interfon nos abrió la puerta del edificio, en ese momento caminamos hacia el Eje Central”, dijo ante el agente del Ministerio Público.

También se conoció que los homicidas del fotorreportero Rubén Espinosa y cuatro mujeres en un departamento en la colonia Narvarte usaron un pelador de papas para realizarles cortes en diferentes partes del cuerpo antes de dispararles en la cabeza.

Ese instrumento de cocina, con mango rojo, fue localizado por los peritos de la Procuraduría capitalina dentro de una de las recámaras. Con excepción de Olivia Alejandra Negrete, quien acudía al departamento a realizar la limpieza una o dos veces por semana, todos los cuerpos tenían cortadas en cuello, hombros y brazos.

Por otra parte, autoridades del Instituto de Ciencias Forenses del Distrito Federal (Incifo) entregaron la tarde de ayer a las autoridades consulares de Colombia el cuerpo de la mujer asesinada junto con otras cuatro personas el pasado 31 de julio en la colonia Narvarte.

El trámite se hizo entre los cónsules de México y Colombia, pues familiares de la mujer identificada como Milé Virginia Martín, indicaron que no tenían los recursos económicos para viajar a este país.

INFORMACIÓN RELACIONADA

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS

NOTICIAS DEL DÍA