Vigilan Metro Atlalilco para que no vuelvan ambulantes

Los vagoneros determinaron seguir operando, aunque no van a vender en los pasillos hasta que mejoren las condiciones
Juan Boites / EL UNIVERSAL
02/07/2015
12:25
Fanny Ruiz-Palacios
-A +A

Tras la gresca generada en la estación Atlalilco de la Línea 8 del Metro la tarde del martes, entre policías y vagoneros, la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) puso en marcha un operativo de vigilancia, con el propósito de impedir que los ambulantes regresen.

A pesar de los esfuerzos de la Policía, los vagoneros se presentaron a la Línea 8 y trabajaron con normalidad. Sólo en Atlalilco unos cuantos se mostraron discretos, pero en el resto de las estaciones iban de un vagón a otro con la mercancía en las manos.

La presencia de uniformados de la Policía Auxiliar y de la Bancaria e Industrial no los intimida y advierte un vagonero: "Nosotros no nos dejamos y vamos a trabajar normal".

El joven con una bocina colgada a su espalda menciona que sus compañeros están muy unidos y organizados. "Si el líder nos dice: no se dejen que se los lleven, no nos dejamos. El trabajo de ellos (los policías) es sacarnos y nuestro trabajo es vender y eso, pero no nos dejamos que nos lleven".

El vendedor de discos musicales comenta que los uniformados terminaron por "agarrarles el modo" y los dejan trabajar: "Luego hasta ellos se acoplan a nosotros, y si nosotros les decimos que no nos vamos, no nos vamos. Además, si yo me agarro con un policía ya no me lleva golpeado, ni él se puede ir así".

De acuerdo con el joven, la riña se generó porque los policías "llegaron y tiraron toda la mercancía". Pero esta no fue la única vez que se enfrentaron, pues "hace como seis meses nos peleamos en Constitución, por eso hay más vigilancia allí, pero aquí me dijo un policía que sólo van a estar hoy".

Tras la trifulca, la SSPDF dio a conocer que siete personas fueron detenidas. Sin embargo, el vagonero aseveró que ninguno de ellos fue detenido, "sólo hubo dos heridos, pero a nadie se llevaron".

Denuncian detenciones arbitrarias

Dueños y empleados de puestos semifijos, instalados en inmediaciones de la estación Atlalilco, mencionaron que los vagoneros lograron escapar a bordo de un microbús: "El problema fue abajo, se puso muy feo. Yo vi cuando los vagoneros subieron del Metro, todavía no sabíamos qué había pasado, salieron del Metro, pararon micros, bajaron a la gente y se fueron ellos".

Recuerdan que la calzada Ermita Iztapalapa y la calle Antiguo Camino se llenaron de policías y patrullas. Todo era caos.

Después de los vagoneros subieron a la vía pública, policías con boinas rojas y azules, "y se fueron contra la gente que nada tenía que ver con los vagoneros". 

Según testigos, los oficiales "agarraron a gente que ni siquiera tenía que ver, como a los despachadores de taxis y combis que no tenían nada que ver con el problema de abajo. Les están cargando cargos de los de abajo, los que se fueron".

A consideración de los comerciantes, quienes tienen más de diez años trabajando en la zona, el problema fue que los uniformados detuvieron a personas que no participaron en el enfrentamiento.

"Se llevaron a los pobres muchachos que ni siquiera tienen que ver nada, porque ni son vagoneros, ni son comerciantes, son los despachadores", comentaron.

La gente que presenció el arresto del despachador, a quien conocen como Jair, alertó a los familiares del joven y el conflicto creció. "Como estaba su familia, se armó un lío porque no dejaban que se lo llevaran y al final se llevaron a varios que nada tenían que ver con eso".

Los policías no hicieron bien su trabajo, acusaron, porque no arrestaron a ningún vagonero, "no sé qué se imaginaron ellos, ¿qué los iban a estar esperando aquí o qué?".

Taxistas comentaron que se llevaron detenidos a dos despachadores, uno logró salir tras pagar una multa y el otro sigue detenido.
 

Continuarán operando
 

Luego de una reunión a las afueras del Metro Atlalilco, los vagoneros determinaron seguir operando, aunque no van a vender en los pasillos hasta que mejoren las condiciones.

Dijeron que, de momento, no harán nada para regresar a la estación, pero continuarán trabajando de manera normal porque es su manera de subsistir.

Ayer, la estación Atlalilco amaneció custodiada por decenas de policías y algunos vigilantes del Sistema de Transporte Colectivo.

En los pasillos y escaleras, donde solían colocarse algunos vendedores de dulces, calendarios, pan, libros, comida china y chatarra, lucieron vacíos. 

Aunque la mayoría ve que los vagoneros comienzan a instalar sus puestos entre 01:00 y 03:00 de la tarde, esta ocasión no se presentaron, para no generar más enfrentamientos.

Para los usuarios y comerciantes instalados afuera del Metro, no es normal ver a tanto policía en Atlalico. Saben que están ahí para evitar la presencia de vagoneros y no por otras cuestiones de seguridad.

"En Constitución sí hay, pero aquí nunca. Hay veces que suben a los vendedores, los sacan de la estación, pero no había pleitos como el de ayer, es la primera vez que pasa algo así de fuerte, porque sí los sacan y a veces se los llevan, pero no a golpes", comentaron.

ahc

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS