Autoridades se tiran la bolita por "megabache"

Vecinos tienen más de mes y medio pidiendo arreglen el hoyo
Coyoacán megabache
Los habitantes de la zona afirman que, por las recientes lluvias, el boquete en el cruce de la avenida Miguel Ángel de Quevedo y calle Cerro del Hombre, donde hay un centro comercial y una escuela, se ha hecho más grande./Adrián Hernández-EL UNIVERSAL
02/06/2015
04:00
David Fuentes
Ciudad de México
-A +A

[email protected]

Vecinos de la colonia Romero de Terreros, en la delegación Coyoacán, tienen más de mes y medio solicitado a las autoridades delegacionales, del Gobierno del Distrito Federal (GDF) y a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que concluyan una obra que ha afectado la entrada a la zona, pues abrieron el pavimento para introducir cableado subterráneo y no volvieron a taparlo dejando un boquete de aproximadamente 15 centímetros de profundidad por cinco metros de largo.

El boquete esta en el cruce de la avenida Miguel Ángel de Quevedo y calle Cerro del Hombre, donde hay una plaza comercial y una escuela; en las horas pico el tráfico se intensifica pues quienes ya saben de la obra inconclusa disminuyen la velocidad para evitar afectar sus vehículos, otros pasan a exceso de velocidad, lo que según testigos, ya ha afectado a tres autos compactos.

Por la localización del hoyo, los encargados de la delegación Coyoacán ni la Secretaría de Obras han tomado cartas en el asunto; los primeros dicen que la afectación esta en un arteria principal y corresponde al GDF meter orden, estos últimos aseguran que los encargados de repararla es la delegación o en todo caso, gestionar con la CFE la solución al problema.

Mientras las autoridades definen a quién le toca reparar el daño, los vecinos son los afectados, “me ha tocado ver tres vehículos de los nuevos que se ponchan cuando han pasado, esta profundo y los carritos se raspan, los dueños se bajan encabronados y empiezan a reclamar pero nadie les hace caso, no saben a donde acudir”.

“El trabajo tiene más de mes y medio, desde esa fecha llegaron empleados de la CFE y escarbaron para meter tres tubos de color naranja. En esa ocasión nos dijeron que tendrían que meter cables subterráneos y así lo dejaron, después como a las dos semanas vinieron y lo rellenaron con tierra, pero con las lluvias de las últimos días pues se puso peor y ahora nadie quiere responder”, expuso Enrique, propietario de un puesto de periódicos.

Los más afectados son los vecinos que todos los días tienen que atravesar la obra afectado sus vehículos: “Varios de nosotros hemos levantado la queja en la delegación, ahí en ventanilla única. Pero pasa algo bien curioso, este tramo está en tierra de nadie porque toma un pedazo de Miguel Ángel de Quevedo y de la calle de la colonia, entonces nadie se quiere hacer responsable”.

“En la Comisión dicen que ya tienen la orden de venir a arreglar aquí, de hecho ya vinieron y solo pusieron tierra. Lo único que queremos, como vecinos y personas responsables que pagamos impuestos, son calles dignas, al rato si a alguien se le descompone un carro por esto, ¿quién lo va a pagar o reponer? Nadie, porque si ahorita no se quieren hacer responsables, menos después”, dijo Juan Carlos Medina, vecino que sufre el olvido de las autoridades.

Debido al poco interés que han mostrado tanto la dependencia federal como el gobierno capitalino y delegacional, los ambulantes de la zona, padres de familia y vecinos afectados, amagan con arreglarlo ellos mismos aunque saben que eso también les podría acarrear más problemas.

“Ya estamos organizándonos y entre todos arreglar el pavimento. Entre nosotros como padres de familia que somos los más afectados, los empresarios de la plaza comercial y hasta los ambulantes pues a fin de cuentas aquí vivimos y somos los que pagamos las consecuencias de esto, pero el problema es que ni eso podemos hacer, nos dijeron en la delegación que tampoco la podemos tapar y que si lo hacemos nos metemos en problemas.

“Supuestamente para hacer esta obra hay permisos y toda una cuestión burocrática, es hasta risible que no podemos nosotros mismos arreglarlo ante la incompetencia y el poco interés de las autoridades en un problema tan sencillo, pero que afecta a toda una comunidad”, puntualiza Lorena Mejía, madre de familia que también todos los días atraviesa este lugar.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS