Se encuentra usted aquí

Buscan reordenar paseos en Trajinera

Acortar tiempos de espera y facilitar la llegada a los embarcaderos, son dos de las metas a cumplir en Xochimilco
En la zona de canales los embarcaderos son muy cercanos entre sí; en algunos puntos del paseo es tal la cantidad de trajineras que es difícil para los remeros pasar y deben realizar maniobras para no atorarse y aburrir o molestar a los turistas.
08/04/2015
05:44
-A +A

Por Fanny Ruiz-Palacios

La Autoridad de la Zona Patrimonio Natural Mundial Cultural de la Humanidad en Xochimilco, Tláhuac y Milpa Alta, trabaja en un proyecto con la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) para mejorar el servicio turístico que se ofrece en los embarcaderos de Xochimilco y Tláhuac, a través del reordenamiento de las trajineras.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el titular de dicha oficina de apoyo, Gustavo Alonso Cabrera Rodríguez, dijo que el proyecto busca innovar sus servicios.

“Lo que estamos proponiendo es un programa de modernización y reordenamiento de la prestación de servicios turísticos a través de las trajineras”, dijo.

El proyecto consiste en identificar cuántas trajineras debe haber por embarcadero, cuántas deben funcionar, en qué horario, sobre qué canales pueden transitar y qué distancias pueden recorrer por hora, en promedio, para que el servicio pueda ser de mejor calidad.

Cabrera Rodríguez mencionó que en Xochimilco hay nueve embarcaderos: Cuemanco, Salitre 1, Salitre 2, Nativitas, Nuevo Nativitas, Caltongo, Fernando Celada, Puente Urrutia y San Cristóbal; mientras que en la delegación Tláhuac existe el embarcadero de Los Reyes.

De acuerdo con el funcionario, “la cercanía entre ellos provoca que se sature la prestación del servicio, es decir, la cantidad de trajineras que hay en algún embarcadero obstaculiza el servicio. Hay muchas trajineras a la vista y son pocas las que operan, siempre hay muchas estacionadas”.

Indicó que los censos y monitoreos que han realizado, como Autoridad de la Zona Patrimonio, revelaron que los días de más intensidad —domingos y días festivos— trabajan entre 60 y 65% del total de las trajineras.

Por esta razón, “lo que queremos hacer con la UAM, la delegación Xochimilco y la Secretaría de Movilidad, es sacar una densidad, que significa el numero de trajineras que pueden prestar un servicio por canal, identificando cuáles serían los más navegables más adecuados para el servicio turístico”, manifestó.

Gustavo Cabrera resaltó la imposibilidad de que todas las unidades que existen en los 10 embarcaderos operen al mismo tiempo, pues habría “un tráfico terrible”.

Por esta razón, la Autoridad de la Zona Patrimonio labora con la UAM-Xochimilco para generar un modelo de simulación del número de trajineras que deben circular por ciertos canales, “eso nos va a llevar a que haya una distribución más equitativa en la prestación del servicio y la circulación durante el paseo”, aseveró.

Aclaró que no se reducirá el número de trajineras, sólo se busca que todas las que están en función tengan el espacio suficiente en el embarcadero para poder salir, en tiempo, a prestar el servicio.

“Muchas veces los turistas se suben a una trajinera y tardan de 10 a 15 minutos en salir del embarcadero. Cada dirigente de las organizaciones tiene un esquema de cómo y a qué remero le toca el siguiente servicio, lo que queremos es aprovechar esa organización para mejorar, no para disminuir, sino para que existan las trajineras adecuadas y puedan entrar y salir de los canales”, explicó Cabrera.

En todos los embarcaderos hay unidades en condiciones no adecuadas, las cuales permanecen estacionadas en las orillas y, de acuerdo con el funcionario, a esas canoas “hay que darles un destino o reaprovecharlas en otras por el mantenimiento que se les tiene que dar”.

Cabrera Rodríguez aseguró que tras conocer el numero de trajineras que debe haber por embarcadero, lo cual se determinará con base en la anchura y profundidad del canal, se dejará el resto de la zona canalera para los “servicios de agroproducción de servicios ambientales que la zona produce a favor de la ciudad”.

El proyecto, primer eslabón

Gustavo Cabrera aseveró que el plan que propone como Autoridad de la Zona Patrimonio “es un programa maestro de operación que va a ir en una lógica de cadena productiva: desde el que ofrece el servicio a distancia, es decir, los guías reconocidos o no reconocidos”.

El primer eslabón de la cadena es la regularización de los guías turísticos y erradicar a los “piratas”.

“Vamos a llevar a la Secretaría del Trabajo del Distrito Federal el censo y registro de estos prestadores de servicio que lo único que ganan es una comisión; lo que queremos es que el guía esté identificado para evitar irregularidades”, explicó.

Esta medida se tomó porque ha habido casos en que los guías “pirata” llevan a los turistas a sitios irregulares, donde hay algunas trajineras que prestan un servicio “carísimo” y tratan de sorprenderlos o, a veces, hasta de asaltarlos.

“Lo que queremos es que estos guías, a través de la Secretaría del Trabajo, reciban una capacitación e información; buscamos que se conviertan en guías y promotores turísticos oficiales más que ‘enganchadores’ de servicio”, precisó.

La Autoridad de la Zona Patrimonio informó que tras realizar una serie de encuestas, en verano y diciembre del año pasado, se descubrió que 90% de las personas que visitan los embarcaderos no son originarias del Distrito Federal, únicamente 10% dijo ser nativo de la capital.

“Con base en esto, lo que le tenemos que ofrecer al turista foráneo es informarlo y dar claridad en la prestación del servicio. Por eso estamos haciendo el esfuerzo de dar a conocer, a través de mantas, volantes e información en cada uno de los embarcaderos, el costo que tiene por hora el uso de una trajinera: son 350 pesos por hora y no por persona”, mencionó.

Para evitar estos abusos, la Autoridad y la delegación Xochimilco habilitarán una página web donde la gente pueda obtener toda la información y, en algunos casos, hacer sus reservaciones.

Para llegar más fácil

El segundo paso se refiere a la infraestructura. “Lo que vamos a hacer es meter señalización para que la gente sepa cómo llegar a los embarcaderos desde circula sobre Periférico o en cualquiera de los puntos de acceso cercanos para entrar a Xochimilco”, dijo Cabrera Rodríguez.

La instalación de señalamientos hará más fácil llegar a los embarcaderos y el turista podrá elegir entre 10 opciones.

“Buscamos la forma en la que no se saturen los embarcaderos, que no toda la gente se vaya a Nativitas, sino que se pueda distribuir a lo largo de los nueve embarcaderos que tenemos”, explicó la Autoridad de la Zona Patrimonio.

De este modo, los visitantes podrán elegir un embarcadero por su cercanía, tranquilidad o el servicio que le ofrece. Tendrán nuevas alternativas y podrán llegar a ellas gracias a las rutas identificadas.

La Autoridad de la Zona Patrimonio está diseñando una aplicación para que la gente, a través de su teléfono móvil, pueda buscar el lugar y la distancia.

Esta app se vinculará con Google Maps para que guíe a los visitantes por medio de un sistema GPS o algún servicio de orientación, “eso lo estamos desarrollando, no lo hemos terminado, pero queremos aplicar este programa modelo la próxima temporada de verano”, mencionó.

De acuerdo con el funcionario, uno de los principales puntos que los turistas manifestaron en la encuesta es que les cuesta trabajo internarse en las vialidades de Xochimilco porque se saturan y con estas medidas ese problema se resolverá.

El siguiente eslabón corresponde al embarcadero, se está proponiendo la modernización, la limpieza, la ubicación de contenedores suficientes y adecuados para que la basura tenga una ubicación y destino correcto.

También contempla que no halla módulos de información turística del GDF, sino que sean las propias organizaciones de prestadores de servicio quienes, con apoyo, ofrezcan datos históricos y recreativos de los sitios por donde realizan el paseo.

“Se trata de que la gente conozca la hsitoria de los canales. Queremos que los prestadores de servicio digan a los turistas sobre qué zonas van a recorrer y qué es la zona Patrimonio Mundial Natural que la UNESCO reconoció en 1987”, añadió.

La intención es que el remero pueda proporcionar información, que no nada más haga uso de la fuerza física, sino que dé información durante el viaje.

Calidad del servicio

El siguiente eslabón es la prestación y mejora de la venta de comida preparada.

“Proponemos una mejora donde la gente que va a prestar el servicio de comida pueda comprar los insumos entre los mismos productores y chinamperos de la zona para que puedan ofrecer productos originarios del lugar”, explicó Cabrera.

Dijo que algunas personas desconfían de los alimentos que se producen en las chinampas por la contaminación de los canales, por lo cual buscan una manera de dar seguridad al consumidor.

Para incorporar al mercado los productos, la Autoridad de la Zona Patrimonio y la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) promueven la colocación del “sello verde”, en donde se incluirá información como el lugar de procedencia del producto y se hará la aclaración de que el agua que se utilizó para el riego del cultivo tiene una calidad diferente al resto de la zona.

El último eslabón se refiere al término del viaje. La intención es equipar las trajineras con un kit de bolsas de basura.

Esta medida se tomará para que al final del recorrido o durante éste, la gente tire su basura en bolsas, previamente entregadas a cada prestador de servicio, y eviten la contaminación del lugar.

Además, como parte de las acciones para mejorar, al final del viaje se pedirá a los usuarios que completen una encuesta de satisfacción de tres a cinco preguntas.

Cabrera indicó que el programa se echará a andar las próximas vacaciones de verano en los embarcaderos de Cuemanco y Caltongo “porque es con quienes hemos tenido mayor acercamiento de manera cotidiana, pero lo vamos a hacer en todos”.

Seguirá venta de alcohol

El funcionario comentó que el programa no pretende prohibir el consumo de alcohol en las trajineras “porque parte del paseo es la degustación de alimentos y bebidas”.

“Lo que sí podemos hacer es ordenar los horarios y evitar, mediante los programas como el Alcoholímetro, que el consumo se dé de manera exagerada”, agregó.

Dio a conocer que el proyecto contempla una inversión de 3 a 5 millones de pesos. “Vamos a buscar cuantificar lo que va a invertir cada una de las dependencias participantes en recurso económico, humano o material”, detalló.

De acuerdo con la Autoridad de la Zona Patrimonio, si la Secretaría de Turismo no tiene los recursos suficientes, puede aportar experiencia; la Secretaría del Trabajo podría brindar capacitación, mientras que la delegación Xochimilco se encargaría de la relación con las organizaciones de los embarcaderos.

“Nosotros aportaríamos recursos para la compra de señalizaciones y trabajos de impresión de información turística, además de adquirir las bolsas de separación de basura”, indicó. Cabrera dijo que se ha avanzado 70% en el diseño del programa, regresando de Semana Santa se tendrá casi listo el proyecto.

 

 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS