En libertad, el dueño de pitbull que mató a niña

Especialista dice que todas las razas son agresivas si no tienen cuidados; los perros siguen al resguardo de la Brigada de Vigilancia Animal
Las tres mascotas siguen al resguardo de la Brigada de Vigilancia Animal hasta que concluyan las investigaciones del asesinato. (SAÚL LÓPEZ. CUARTOSCURO)
21/07/2017
04:10
Eduardo Hernández
-A +A

[email protected]
El dueño del perro de raza pitbull que asesinó a una niña, en un domicilio ubicado en calles de la colonia San Pablo Tepetlapa, quedó en libertad, mientras que sus tres perros siguen al resguardo de la Brigada de Vigilancia Animal hasta que concluyan las investigaciones de la muerte.
La mañana del jueves se reportó el ataque de un perro hacia una menor de edad, la cual presentaba heridas de gravedad.
Aparentemente, el perro había salido de una jaula donde estaba resguardado por descuido de la persona que lo cuidaba.
El abuelo de la pequeña informó que un perro había mordido a su nieta de tres años de edad, por lo que solicitaron una ambulancia. 
De acuerdo con los primeros reportes, la niña salió del departamento que rentaban en el domicilio referido y se encontró con el can suelto.
Testigos señalaron que dicho domicilio recientemente fue habitado por la pareja, pero que el predio se utiliza normalmente como criadero de perros de la raza pitbull.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Lizeth Narváez, especialista de la Universidad Canina, indicó que este tipo de perros suelen tener comportamientos agresivos, al no contar con los cuidados necesarios, y principalmente sucede con niños, pues en su proceso de socialización no estuvieron con menores.
“Los niños huelen diferente a los adultos, porque no producen progesterona o testosterona; entonces, partiendo de qué todo perro pasa por una etapa de socialización, con niños, con otros perros, con todo lo que quieras que el perro acepte cuando sea adulto, ven a los niños como si fueran de otra especie”, explicó.
Otro de los factores por el que los menores pueden ser agredidos es que los canes desconocen el comportamiento de los niños, lo que genera que el perro se confunda, sumado a su gen de caza.
“Los niños, quienes gritan, corren demasiado, además que no sabemos para qué criaban esos perros, si eran perros de pelea obviamente tenían un instinto de presa demasiado elevado; en si, este tipo de perros tienen esa genética tienen una carga agresiva”, agregó la especialista. 
Comentó que este tipo de razas fueron educados para la caza y pelea, por lo que es un instinto la agresión; pero con una buena educación se puede disminuir.
“Si ese instinto se va inhibiendo, se suprime la agresión desde pequeños y puedes hacer un individuo fantástico, siempre y cuando tengas los conocimientos de ese tipo de raza o incluso de cualquier perro de cualquier raza que este en contacto con niños”, refirió Lizeth Narváez.
Además, dijo, en los primeros meses se debe tener una socialización y en la familia debe de existir una buena jerarquización, para que el perro sepa cuál es su lugar y respete a todos.
“Si la familia no sabe conducirlo de la manera adecuada podría pasar algo similar, y con cualquier perro, obviamente un pitbull es tan fuerte, he visto perros más pequeños con problemas más graves que un pitbull, pero estos son muy poderosos, no es lo mismo que te ataque un maltés a que te ataque un pitbull, esos perros son para personas que tienen mucho conocimiento de la raza y, en general, de los perros”, refirió. 
Indicó que no se debe humanizarlos ni tenerles confianza al 100%, ya que, a pesar de ser especies domésticas, son una subespecie de lobos y comparten 99.8% del ADN con ellos.
“A pesar de que son especies domésticas no podemos negar que tienen está inteligencia y está cuestión es instintiva. Hay que tener cuidado siempre, no son personas, no hay que humanizarlos, eso es lo más importante, nunca hay que confiarse por completo no importa la raza”.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS