“Íbamos sin arma y chaleco antibalas”

El sábado, tras recibir un llamado de auxilio, el uniformado acudió al lugar en el que un conductor era asaltado. Al verlo llegar, delincuentes le dispararon
29/05/2017
05:45
David Fuentes
-A +A

[email protected]

Compañeros que estuvieron con Francisco Meza el día de los hechos, aseguran que el asesinato fue un accidente provocado por una absurda orden de los altos mandos de la corporación, pues ese día los enviaron sin pistolas y chalecos antibalas a resguardar el evento Feria de Seguridad.

Por este motivo, el oficial 763857, de 35 años, se acercó al llamado de auxilio sin el equipo mínimo para realizar de manera correcta su trabajo, aunque lo conminaron a esperar refuerzos.

Explicaron que todo ocurrió cuando a la frecuencia se reportó el robo de un taxista a las 13:25 horas, en el cruce de las calles Villalobos y Lomas de Capula, en la delegación Álvaro Obregón.

El asesinato en cumplimento de su deber del oficial Francisco Meza García, ocurrido el pasado sábado cuando intentó impedir el robo a un taxista en la delegación Álvaro Obregón, caló hondo al resto de la tropa, quienes vestidos con sus trajes de gala y acompañados por los altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública, le dieron el último adiós.

El sábado, tras recibir un llamado de auxilio, el uniformado acudió al lugar en el que un conductor era asaltado. Al verlo llegar, delincuentes le dispararon. 

Al sorprender a los delincuentes y estos darse cuenta de que Mesa García no contaba con la protección necesaria, abrieron fuego contra él en dos ocasiones, hiriéndolo primero en la pierna izquierda y, una vez en el piso, lo remataron con un balazo en el pecho, lo que de inmediato le costó la vida; los médicos sólo confirmaron el deceso.

El informe detalla que tres agresores descendieron de un vehículo Pointer azul metálico con placas de circulación MXT8814, para robar a un taxista, que conducía un Tsuru rosa con blanco placas A303501. Al momento de escapar, también lesionaron de bala en la rodilla izquierda a Adán Cervantes, de 17 años, quien fue trasladado al hospital Pediátrico de Tacubaya.

Después, los responsables huyen hacia la barranca de Lomas de Capula, sin que se tenga hasta el momento idea de su paradero; en la zona no había comparsa activas del C-5, pero se buscan imágenes con los comercios vecinos para tratar de identificarlos.

“Esto paso porque a los jefes les valemos madre, creen que la ciudad sigue siendo tranquila como antes, pero no es así, ya hay mucha delincuencia, mucho vago armado, y por cualquier cosa te disparan”, dijo un oficial quien pidió anonimato.

Este año, tres policías han muerto en cumplimento de su deber; dos atropellados en operativos antiebrios, y tres más han terminado en el hospital por golpizas de parte de ciudadanos.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS