Dejan esperando a galardonados una hora

La cita era a las 8:30 horas; la sesión inició a las 10:10 con 34 de 66 diputados
Entre los homenajeados figuraron Pedro Valtierra, Javier Sordo, Francisco Mata, Adriana Argelia Ramírez, Martha Chapa y Mariana Taibo (LUCÍA GODÍNEZ. EL UNIVERSAL)
19/05/2017
00:57
Diana Villavicencio
-A +A

[email protected]

Y los diputados ¿dónde están? Nos citan desde las 8:30 de la mañana y aún no se puede iniciar esta sesión?

¿Dónde está ese compromiso que es precisamente lo que necesita esta Ciudad?

Así, con esta exigencia fue como ayer el arte conmovió al pleno de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México y no precisamente por la entrega de la Medalla al Mérito en Ciencias y Artes 2016, sino porque la sesión solemne también se convirtió en recriminaciones hacia el actual gobierno de izquierda y reconocimientos a actrices o grupos musicales como Los Ángeles Azules, quienes no asistieron al evento.

La sesión se vio empañada con el retraso de una hora 10 minutos. Familiares de los galardonados como Marina Taibo, hija de Paloma Saiz Tejero, coordinadora de Para leer en libertad A.C., iban de un lado para otro quejándose de la impuntualidad de los asambleístas.

A los condecorados los citaron desde las 8:30 de la mañana. La sesión arrancó a las 10:10 con la asistencia de 34 de 66 diputados.

Trece esculturas de la libertad colocadas al frente de la máxima tribuna estaban listas para ser entregadas. En ninguna estaba contemplada la de la cantante y actriz María Victoria Cervantes Cervantes. La diputada del Partido Verde, Eva Lescas, no tomó nota de esta situación y hasta enalteció su trayectoria.

Tampoco tuvo empacho en decir que nadie ha logrado olvidar aquel personaje de Inocencia, la criada mal criada, y fue justo cuando expresada esto desde tribuna que el cuchicheo entre algunos de sus compañeros no se hizo esperar.

La asambleísta la había regado una vez más porque lo correcto era Inocencia, la criada bien criada.

Y mientras la diputada del Partido Encuentro Social, Abril Trujillo, recibía al historiador y galardonado Héctor Aguilar Camín, quien por cierto llegó a las 11 de la mañana, los resbalones continuaron en el recinto de Donceles y Allende.

Recriminaciones. Panteón Rococó, en voz de Rodrigo Bonilla, le puso sabor a la solemne con “la dosis perfecta”, como dice su canción.

“Creímos en el primer gobierno de izquierda de esta Ciudad con el que se logró retomar las calles y plazas públicas para la música… Hace cuatro años nos negaron hacer la celebración de 18 años de Panteón Rococó en la plancha del Zócalo, esperamos que en el futuro ya no tengan el poder de decisión sobre quién toca y quién no. Si nuestra esperanza de tocar de nuevo en el Zócalo se queda sólo en eso, no pasa nada. Nosotros seguiremos caminando. La cultura no es un lujo. Es un derecho”, dijo a los legisladores.

De inmediato, la voz y semblante del presidente de la Mesa Directiva, Mauricio Toledo, cambió. El perredista no pudo hacer nada cuando Bonilla cuestionó la concesión del foro más importante de la capital: el Zócalo. El intérprete hasta aprovechó para acusar que el grupo fue utilizado y desechado por las autoridades cuando ya no los necesitaron.

El trago amargo pasó pronto porque cuando llegó el tiempo de las fotografías, la mayoría de los legisladores aprovecharon para retratarse con el rockero, y muchos otros se quedaron con las ganas de bailar “desde Iztapalapa para el mundo” con Los Ángeles Azules.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS