Crónica. Joven lleva el sabor de la alegría al helado

Con este postre, Mauricio logra un lugar en el concurso Sabores y Raíces
Mauricio Gallegos, con su helado sabor amaranto, es el tercer lugar del concurso Sabores y Raíces Ciudad de México, que busca promover y preservar la elaboración de platillos que utilicen los cultivos nativos de la capital del país (IRVIN OLIVARES)
20/02/2017
00:46
Phenélope Aldaz
-A +A

[email protected]

Una sola c ucharada basta para sentir el sabor de la alegría en el paladar. La combinación del amaranto y la miel, bajo una consistencia cremosa y fría, llevaron a Mauricio Gallegos y su helado a ser uno de los ganadores del concurso Sabores y Raíces Ciudad de México, cuya premiación es hoy.

Aunque nunca antes lo había preparado ni había acercado a las bondades del amaranto, este alimento originario de la capital del país, podría llevarlo incluso a surcar los mares.

“El primero en probarlo fui yo, la verdad sí me agradó porque tiene tal cual el sabor de la alegría y después le di a probar a mi amigo Jorge Herrera, también le gustó. Lo bueno es que sí tiene el sabor de la alegría, no cambia nada. Nunca había probado un helado de amaranto y por eso fue la idea; a muchos les agradó”, afirma.

Aunque en la edición anterior de este concurso, que organiza la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec), había participado sin éxito, este año volvió a intentarlo, luego de que una amiga le comentara sobre la convocatoria.

La mezcla de la crema batida, yemas de huevo, azúcar, vainilla, amaranto, cacahuate, pasas, miel y 40 minutos de preparación, le valieron a Mauricio el reconocimiento de los jueces, y colocarse en el tercer lugar de la categoría platillos dulces.

“No me lo esperaba, porque revisé la página y no aparecían resultados, sólo algunas fotos. Hasta después me marcaron y me dijeron que era ganador, no lo creía”, comenta.

El helado de amaranto no sólo fue bien recibido por los jueces sino también por quienes acuden a Tuti, un pequeño negocio que emprendió con su amigo Jorge Herrera, ubicado en la colonia Popotla y en el que también se puede degustar de otras de sus creaciones, como jamaica con vino tinto, limón con cerveza, chocolate Oaxaca a base de agua y piña con menta.

Mientras terminan de alistar el negocio, a la espera de los clientes, el técnico en gastronomía se prepara para recibir su premio y destinar el dinero a continuar con su capacitación.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS