Crónica. Se vacunan constituyentes en Xicoténcatl contra la influenza

Secretaría de Salud local realiza jornada a cuatro días de finalizar Carta Magna
28/01/2017
01:04
Gerardo Suárez
-A +A

[email protected]

Luego de que dos diputados enfermaran de influenza y de que otros legisladores, así como trabajadores, presentaran síntomas de enfermedades respiratorias, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México llevó a cabo una jornada de vacunación en la Asamblea Constituyente.

La inmunización se realizó de manera emergente a cuatro días de la fecha límite para aprobar la Constitución Política de la capital del país, que es el próximo 31 de enero.

“Resulta que hay dos o tres compañeros que ya cayeron por influenza, entonces me parece que se toma la medida antes que nos quedemos sin quórum”, bromeó Javier Jiménez Espriú, uno de los constituyentes de Morena que acudió a vacunarse.

La semana pasada el diputado del Partido Verde, Alejandro Bustos, pidió licencia temporal para ausentarse debido a que se enfermó de influenza; René Cervera, legislador de Movimiento Ciudadano, se ausentó desde esta semana debido al mismo problema.

Desde las 10:00 horas algunos asesores y trabajadores visitaron el consultorio ubicado en la planta baja de la Casona de Xicoténcatl para ser inyectados en el brazo izquierdo.

Una hora más tarde y casi al mismo tiempo, llegaron los diputados Gabriel Quadri, de Nueva Alianza, Javier Jiménez Espriú, de Morena y Alejandro Encinas, presidente de la Mesa Directiva, quienes también fueron vacunados.

Coincidieron en que lo ideal era inmunizarse desde noviembre, o al menos semanas antes para desarrollar los anticuerpos a partir de la vacuna, pero ante los casos de resfriado e influenza, apoyaron la medida.

Bertha Luján, diputada de Morena, incluso comentó que esta bancada era la que más enfermaba por estar “en la montaña” o parte más alta del pleno, pues “ahí pega” el aire climatizado.

Alejandro Encinas comentó que una queja recurrente de los diputados es el aire acondicionado demasiado frío en el salón del pleno, por lo que en momentos se desactiva y luego se vuelve a encender.

Una desventaja del pleno, añadió, es que es un lugar pequeño, cerrado y con mucha gente, lo que provoca mayor posibilidad de transmitir el virus.

“Hay que tomar por lo menos una previsión para evitar mayores contagios”, dijo Encinas Rodríguez.

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS