Expresiones de tequila en San Miguel de Allende

Visitamos los sabores que marcaron tendencia durante el Festival SMAFF
Adriana Silvestre
19/07/2017
21:55
Adriana Silvestre
-A +A

El tequila refleja la cultura, las tradiciones y las raíces de nuestro país, pero también el México moderno. Y es que en todo el mundo se disfrutan sus siete  expresiones: el típico blanco, plata, reposado, añejo, selección especial y directo del alambique. Ya sea para coctelería, maridar o simplemente para disfrutar el momento. 
Una de las tequileras más antiguas del país es Casa Herradura, su historia comenzó hace 150 años: “inventamos el tequila reposado, igual que el extra añejo; ahora la tendencia son los destilados más suaves, para combinar y para la gente que no toma tequila empiece con uno que no le “raspe”, explicó en entrevista, Enrique Gavica, director de mercadotecnia de Brown-Forman.
Para conocer la riqueza de esta bebida, realizamos un recorrido gastronómico y tequilero en San Miguel de Allende. Inició en el restaurante Jacinto 1930, donde el menú incluyó  flautas de maíz con sikil pak; chorizo asado sobre panela frita; lechón al pastor con piel crujiente; pesca del día con mole almendrado y pastel de elote.

Después de la comida, el mixólogo Luis Franklin impartió una clase de coctelería para mostrar la facilidad con la que se puede mezclar el tequila; al primer drink, llamado Ultra C&C, le agregó limón, cilantro y pimiento morrón rojo. El segundo fue una mezcla de tequila  con pepino, albahaca y un toque de limón.

¡Qué siga la fiesta!
La tarde siguió en el Club Hípico Otomí, donde se realizó el San Miguel de Allende Food Festival. Nuevamente Luis Franklin se presentó para dirigir una cata de tequila que se convirtió en una experiencia sensorial. 
Para finalizar el día se realizó la Mesa del Chef: Sartén de Hierro, una cena exclusiva en la que los chefs Duff Goldman, Francisco Ruano, Tomás Bermúdez, Aarón Mizrahi y Donnie Masterton hicieron un menú especial con sopa de almeja con rábano y piñón, pescado al pil pil, torta ahogada y diferentes postres, todo maridado con tequila y la voz del cantante Enrique Allende. 
Al día siguiente concluyeron las sorpresas con un brunch en Mi Bistro 300, donde destacaron los montaditos de higo con roquefort, tacos de rib eye, figurín de atún y patatas bravas con pulpo, entre otros. 

Mantente al día con el boletín de El Universal

 

COMENTARIOS